Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europeos de pleno derecho

Nos unimos a Portugal y Grecia al pasar por las urnas este año. Se aproxima una sacudida en el sur del continente

Desde la izquierda, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Casado.
Desde la izquierda, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Casado.

Las dos familias políticas tradicionales en crisis, emergencia de nuevos partidos, volatilidad electoral o fragmentación parlamentaria que hace difícil formar gobierno. No, no es España, es toda Europa. Y es que en realidad Spain is not different como es dado a pensar el excepcionalismo ibérico. Quizá sólo dos aspectos, la fortísima crisis territorial y lo abrupto de todos estos cambios, nos hacen singulares.

Convocadas las elecciones generales para el 28 de abril, nos unimos a Portugal y Grecia al pasar por las urnas este año. Se aproxima una sacudida en el sur del continente. Por lo que nos afecta a nosotros, si miramos los sondeos todos son congruentes en señalar que, respecto a 2016, mejorarán PSOE, Ciudadanos y VOX, mientras que empeorarán Partido Popular y Podemos. ¿Cuánto? ¿Cuál será la distancia entre ellos? ¿Cambiará algún orden de llegada?

Imposible de augurar cuando casi el 30% de los electores deciden el voto en las últimas dos semanas y se cruzan infinitas contingencias de camino a las elecciones. Al fin y al cabo, la batalla no es estatal, sino que se da provincia a provincia y de su resultado depende qué pactos podrán articularse después.

Hoy los sondeos apuntan que un pacto “a la andaluza”, con PP y Cs gobernando apoyados por VOX, acaricia la cifra mágica de 176 diputados. Justamente por eso la pugna entre naranjas y azules por el podio en su bloque es clave; el orden de los factores altera la presidencia.

Ahora bien, esta suma puede depender mucho de en qué medida el sistema electoral penalice más o menos a VOX. Si este último partido no tiene el voto bien territorializado y sigue debajo del 15% estatal, su número de votos sin representante sería ingente, dificultando esta fórmula.

Si bien en Andalucía ir divididos podía multiplicar, a nivel estatal el importante efecto reductor de las provincias por debajo de 9 diputados puede pasar más factura a la derecha que a la izquierda.

Ante esta situación todo son incógnitas. ¿Podrá el PSOE crecer para compensar la caída de Podemos, quedando primero en las suficientes circunscripciones medianas y pequeñas para poder sumar con ellos y los nacionalistas no independentistas?

Que las izquierdas a nivel estatal alcancen 166 diputados parece complicado, así que, si el “pacto del abrazo” entre PSOE y Ciudadanos no cabe, no suma o ambas, quedaríamos bloqueados: Sánchez encabezando la lista más votada, pero sin poder sumar, mientras que Rivera o Casado siendo incapaces de conseguir apoyo de nacionalistas o independentistas para completar una absoluta con VOX.

Todo, además, con las mesas de negociación abiertas en ayuntamientos y comunidades pues el 26 de mayo ya se habrá atravesado. Y es que es verdad, nos hemos vuelto europeos de pleno derecho.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >