Evan Rachel Wood cuenta que intentó suicidarse

La actriz de 'Westworld' habla sobre su decisión de ingresar de forma voluntaria en un psiquiátrico y sobre la importancia de desestigmatizar los problemas de salud mental

La actriz Evan Rachel Wood.
La actriz Evan Rachel Wood.CORDON PRESS
Más información
Los famosos contra el estigma de las enfermedades mentales
“Creí que iba a morir”: Evan Rachel Wood relata sus abusos sexuales frente al Congreso

A sus 31 años, Evan Rachel Wood es una de las actrices más prometedoras de su generación. Empezó su carrera a mediados de los noventa, cuando solo era una niña, y hoy acumula más de medio centenar de series y películas en su haber, con títulos tan exitosos como Los idus de marzo o Westworld. Pero esa carrera precoz también le ha pasado factura. Hace un año ella misma relató que fue violada ante el Congreso de Estados Unidos.

Ahora, la actriz ha retomado su historia y ha dado detalles de los problemas que ha pasado, que en su juventud la llevaron a un hospital mental e incluso a pensar en el suicidio. Lo ha contado ella misma en un ensayo que ha escrito para la revista Nylon, explicando los estigmas que tienen las enfermedades mentales y cómo trata de romper con ellos. "Tendemos a sentir más simpatía por un brazo roto que por un ataque de tristeza profunda", relata, y continúa. "La simple mención de la enfermedad mental asusta a la gente".

Según cuenta la actriz, sufrió trastorno por estrés postraumático que "había sido causado por múltiples violaciones y una relación abusiva que se alargó durante 10 años". Wood cuenta que supo que tenía que cuidar su salud mental cuando, hace casi una década, sufrió un intento de suicidio.

"No soy una experta en salud mental, pero puedo compartir con vosotros mi experiencia al respecto. Cuando tenía 22 años, decidí ingresar en un hospital psiquiátrico por mi propio pie, y no siento absolutamente ninguna vergüenza por ello. Mirando atrás, fue lo peor y lo mejor que me pudo pasar", cuenta la actriz, que ha estado nominada tres veces a los Globos de Oro. Para ella estar en el ojo público "ha sido un gran privilegio y un terrible peso". En ese ojo la han situado tanto su trabajo como su vida personal: salió con Marilyn Manson entre 2007 y 2010 y estuvo casada con el actor Jamie Bell (que ahora comparte su vida con la intérprete Kate Mara) entre 2012 y 2014, con quien tiene un hijo en común. Después salió con la actriz Katherine Moennig y más tarde llegó a comprometerse con el actor y cantante Zach Villa, hasta finales de 2017.

Evan Rachel Wood, en un fotograma de 'Westworld'.
Evan Rachel Wood, en un fotograma de 'Westworld'.CORDON PRESS

En su escrito, de más de 5.600 palabras, la intérprete afirma que despertó una mañana y se sintió como si la hubiera "atropellado un camión". Entonces decidió pedir ayuda y  en un momento de lucidez llamó a su madre. "Mamá... soy yo. He intentado suicidarme. Necesito ir a un hospital", le dijo. "Mi pobre madre, ¿Qué estaría pensando? ¿Cómo se sentiría? Dios mío, debía estar histérica. Cuando la vi, esperaba que se derrumbara en mis brazos en un mar de lágrimas. La sujetaría y le diría que estaba bien. Así es como me preocupo por los demás y no por mí misma. Casi muero, pero la culpa y la responsabilidad que sentía por los demás era brutal", escribe.

Wood relata que no había "comido ni dormido en tres días" y que se sentía agotada, pero que tuvo valor por primera vez en su vida para pedir ayuda. Cuando su madre le preguntó por qué lo había hecho, ella contestó: "Quería un poco de paz". Por eso ingresó en un hospital donde pasó mucho tiempo durmiendo, sin salir de la cama, y luego siguiendo una rutina, comiendo todo lo que quisiera ("¿Dos postres? ¿Gluten? ¿Lácteos? Que le den. Hecho"), con visitas pautadas, haciendo actividades sencillas ("jugando a las cartas, pintando, con el Conecta 4... cosas que encontraríais en una escuela"), paseando y fumando en el patio.

Además, Wood también hace un alegato en favor de normalizar los problemas psicológicos, también en cuanto a facilidad de acceso; afirma que cuando volvió a casa de su madre para que la cuidara, llamaron a distintos hospitales y no había cama en ninguno ellos, y además todos era muy caros: "La salud mental no debe ser un lujo para ricos. Soy una privilegiada. Imaginad lo duro que puede ser para alguien sin seguro de salud, dinero o recursos". 

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS