Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pau Donés desaparece del todo

El cantante de Jarabe de Palo, que el pasado enero se despidió de la música, ha eliminado todo su rastro en las redes sociales

Pau Donés, en un concierto en Tres Cantos (Madrid) en junio de 2018. En el vídeo, el legado del cantante.

Con la llegada del nuevo año, Pau Donés cumplía su palabra: cerraba la puerta y tiraba la llave. Como había anunciado el pasado mes de agosto, se retiraba del mundo de la música, en el que llevaba dos décadas al más alto nivel sacando canciones, vendiendo miles de discos y dando conciertos por todo el mundo. Así, el 4 de enero de 2019 el vocalista de Jarabe de Palo colgaba un emotivo vídeo en el que daba las gracias a su público por la conexión y la unión que había tenido con sus fans durante todos esos años. 

Sin embargo, la desaparición de Pau Donés ha sido total. No queda ni rastro de él ni siquiera en sus redes sociales, muy activas antes de su adiós, en las que solía colgar fotos, vídeos y bromas con sus seguidores. Desde el anuncio de su marcha el pasado 4 de enero, no solo ha dejado de subir contenido, sino que estas han desaparecido.

Ni en Twitter, ni en Facebook, ni en Instagram. Ni Pau Donés ni Jarabe de Palo tienen ya perfiles en las principales plataformas. Sus imágenes no se ven y sus usuarios han dejado de existir. Un paso más en la desaparición total de Donés, que no quiere dar más pistas acerca de su paradero ni de su dedicación una vez apagados los focos. Por ahora, la única plataforma en la que pueden seguir encontrándose sus actuaciones y trabajos es en YouTube, donde el canal oficial del cantante tiene más de medio millón de suscriptores y su último vídeo, el de su adiós, casi 200.000 visualizaciones. En las imágenes, el cantante insistía en que este adiós era solo un hasta luego. Pero no parece que el retorno del mismo vaya a ser inmediato.

El propio Donés había contado en octubre y en una entrevista con EL PAÍS que, a sus 52 años y tras llevar más de tres con un cáncer de colon, se iba a retirar para dedicarse a su hija. “No es por el cáncer. El primer concierto de la gira del año pasado lo hice con la bomba de infusión puesta y no importó. El cáncer me hizo parar, sobre todo por las secuelas de las operaciones, pero esta decisión la tenía tomada desde hace tiempo”, explicaba a este diario. 

“Me toca, me lo merezco. Llevo 20 años a tope y necesito hacer un cambio”, reflexionaba entonces, asegurando que “el 1 de enero paraba y se iba lejos”. “Cada vez hago menos planes y me fijo más en el presente. Hago las cosas que me apetece y no hago lo que no quiero. El nivel de conformismo en el que vivimos está muy bajo, enseguida nos contentamos con cualquier cosa”, aseguraba. “Tengo ganas de arreglarme e ir al cine, ir a comer con amigos, pasear por la montaña, hacer surf, pero sobre todo, de estar con mi hija”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >