Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos desorientados

Pertenezco a un colectivo de personas ya de cierta edad, que durante toda la vida hemos votado a la izquierda. Creemos en la educación y sanidad públicas, universales y gratuitas, en la justicia social, en el reparto equitativo de cargas y beneficios, y en la tolerancia con los que piensan diferente. Pero no vamos en bicicleta, no decimos miembros y miembras, no somos vegetarianos, respetamos a cazadores y pescadores, nos gusta el fútbol, entendemos los festejos taurinos populares, no creemos que cuando vienen los emigrantes “otros” sean los que se encarguen de su acomodo, y hasta creemos que no podemos retener por la fuerza a alguien que se quiere marchar.

Pero actualmente nos encontramos desamparados, perdidos, vamos cabizbajos sin decir nada por miedo a que nos tachen de reaccionarios o fachas, nos avergonzamos de que nuestras ideas puedan calificarse de derechas. Y en el momento íntimo y privado de depositar el voto, muchos de nosotros nos quedaremos en casa; otros, como en el cuento de Hans Cristian Andersen, diremos que el rey no lleva ningún traje de tela mágica, diremos que el rey va desnudo.

Rafael Jarque Soriano. Valencia

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >