Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kate Middleton cumple 37 años más cerca del trono y envuelta en polémica

La esposa del príncipe Guillermo de Inglaterra celebra su aniversario y afronta una etapa en la que afianzará su papel como consorte real con las encuestas a su favor

Kate Middleton, en un hospital de Londres el 11 de diciembre de 2018.
Kate Middleton, en un hospital de Londres el 11 de diciembre de 2018. CORDON PRESS

Kate Middleton cumple 37 años. Este 9 de enero, la esposa del príncipe Guillermo de Inglaterra celebrará su cumpleaños junto a su marido y sus tres hijos, sin compromisos oficiales a la vista. Middleton es uno de los miembros más queridos de la familia real británica, y de los que más importancia y seguimiento tienen. Pero, ¿cómo afronta la duquesa de Cambridge este nuevo año?

El afianzamiento de Guillermo 

Los Cambridge, tanto Kate como Guillermo, tienen cada vez un mayor peso institucional y en la monarquía de su país. Según una reciente encuesta, la mitad de los británicos quieren que Guillermo, y no Carlos, herede el trono cuando fallezca la reina Isabel II, de 92 años. Sea el uno o el otro, lo que está claro es que en los próximos años la familia real pivotará alrededor de Carlos, Guillermo y, en menor medida, Enrique. Los otros hijos de la reina perderán peso para dar paso a los hijos del futuro rey. De ahí que el papel de Guillermo, y de su esposa, sea fundamental en los próximos años.

En 2018, Middleton ha sido la cuarta en las encuestas de popularidad. Un papel consolidado y que pavimenta así su camino al trono, del que su marido es segundo en la lista de sucesión al trono. Ser esposa del heredero o reina consorte será su siguiente gran tarea.

Un trabajo a tiempo completo

En 2018, Middleton ha realizado un total de 87 actos públicos, aproximadamente uno cada cuatro días. Una cifra elevada, más teniendo en cuenta que ha estado varios meses de baja de maternidad. La duquesa está muy implicada en todo lo relativo a niños y su cuidado, así como en salud mental. También está muy interesada en el deporte y los beneficios de la actividad física y en las artes, y por ello es miembro y patrona de hasta 15 organizaciones y causas benéficas, tanto escogidas por ella como cedidas por Isabel II, que está dejando algunas de las mismas.

Por ejemplo, el pasado marzo Middleton se convirtió en la primera patrona real del Museo Victoria and Albert de Londres. Además, en diciembre se anunció que se convertiría en patrona de un hospital infantil de Londres. "Siempre es un placer venir a encontrarme con los pacientes y sus padres", afirmó Middleton. "Es todo un privilegio formar parte de esta organización y espero con ganas estar al frente durante muchos años".

Tres hijos

Para Kate Middleton, su papel como madre también es fundamental y en el nacimiento de su último hijo, Luis, el pasado abril, demostró que cada vez cobra más peso al cogerse la baja de maternidad durante varios meses, hasta otoño. Cuando nació su primogénito, Jorge, solo descansó durante cinco semanas, aunque al nacer la segunda, Carlota, si decidió cogerse varios meses.

Aunque tiene ayuda de niñeras, en concreto de la española María Teresa Turrión, es habitual ver a la duquesa con sus pequeños en parques, fiestas o de viaje. De hecho, cuando acompaña a Guillermo en algún viaje oficial la pareja no duda en llevarlos. 

Ver esta publicación en Instagram

Thank you everyone for all your lovely messages on The Duchess of Cambridge’s birthday! 📷PA

Una publicación compartida de Kensington Palace (@kensingtonroyal) el

La llegada de Meghan Markle

Desde 2010, cuando se anunció su compromiso con Guillermo, Middleton se había convertido en uno de los miembros más perseguidos de la familia real. Un protagonismo que solo ha disminuido con la novedad que ha supuesto el aterrizaje en los Windsor de Meghan Markle, esposa del príncipe Enrique. Ambas han aparecido juntas en algunos actos oficiales, pero en las últimas semanas la prensa británica ha publicado informaciones que afirman que su relación no es del todo cordial, y que se complicó con los preparativos de la boda de Markle. 

En la misa de Navidad celebrada en Sandringham, ambas trataron de dar fe de su buena sintonía. También es cierto que, como explica una periodista británica especializada en monarquía, "la tentación de situar a estas modernas duquesas como rivales es difícil de resistir". "Las diferencias obvias entre sus personalidades permiten una narrativa fácil: ¿qué tendrían en común, después de todo, una señorita británica y casera madre de tres hijos con una exactriz estadounidense que se siente más a gusto en alfombras rojas que en las desangeladas mansiones reales?".

Icono de estilo

Lo que no ha empañado la llegada de Markle, que ha desembarcado en Buckingham con su carísimo y cuidado armario, es la fuerza de Middleton como icono de moda. Con escasas oportunidades de hablar y de expresar sus pensamientos y opiniones, la ropa es lo único que usa como símbolo. Por ejemplo, para la boda de Meghan Markle decidió ponerse un vestido que ya había lucido en otras ocasiones, para evitar restarle protagonismo a la novia. Aún así, su vestidor sigue siendo muy poderoso —en 2018 estrenó 117 prendas, con un precio de más de 80.000 euros— y uno de los que más seguidores tienen. Las prendas que usa se convierten en icónicas y suelen ser copiadas por firmas de bajo coste, que logran agotarlas rápidamente. Ni su cuñada ni su pequeña hija Carlota, de tres años y también todo un icono, logran hacer frente a Kate Middleton.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >