Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esta es la mujer que cambió la vida del rey de Malasia

El sultán Mohamed V de Kelantan es el primer monarca que abdica del particular trono rotatorio malasio desde la independencia del país. Su renuncia llega dos meses después de su boda con la joven rusa Oksana Voevodina

Oksana Voevodina tras ganar el certamen de belleza Miss Moscú en 2015.
Oksana Voevodina tras ganar el certamen de belleza Miss Moscú en 2015. REUTERS

La renuncia al trono de Mohamed V de Kelantan ha cogido por sorpresa a casi todos en Malasia. El ya anterior jefe de Estado del país asiático apenas llevaba ejerciendo este cargo durante dos de los cinco años de su mandato y, en su carta de renuncia, no dio ninguna pista sobre los motivos que le han llevado a abdicar. Pero durante los meses anteriores a su salida, varias circunstancias pueden dar pistas sobre sus motivos por dejar el puesto. Una, su baja médica de más de dos meses para recibir tratamiento por una dolencia no especificada. Dos, su boda con la joven rusa Oksana Voevodina, nombrada como la mujer más atractiva de Moscú en el año 2015.

Mohamed V, de 49 años y que seguirá reinando en Kelantan —su estado de origen— se casó con Voevodina, de 25 años, el pasado 22 de noviembre en una lujosa sala de eventos cerca de Moscú. El enlace nunca fue confirmado por el Palacio Nacional, la residencia oficial del rey de Malasia, pero se filtraron numerosas fotografías del enlace en las redes sociales que dejan pocas dudas sobre su autenticidad. En esas instantáneas, la que fue Miss Moscú posa con un inconfundible vestido blanco de novia.

Los detalles de la relación entre Mohamed V y Voevodina son escasos. Los tabloides ingleses aseguran que se conocieron hace un año y medio en Europa, cuando coincidieron en un evento en el que ella estaba promocionando relojes. Además de su pasado como miss, poco más se conoce de la modelo, más allá de que es hija de un cirujano ortopédico ruso y de una reina de la belleza de los años 90 de ese país, y que se licenció en Empresariales en una universidad de Moscú. Según señala The Daily Mail, desde que empezaron a salir, la joven aceptó convertirse al islam —tras su boda pasó a llamarse Rihana Oksana Gorbatenko— y, como otro de sus cambios, borró todas sus cuentas en las redes sociales eliminando de este modo cualquier rastro de vida anterior al matrimonio.

A Voevodina también se le atribuyen algunas declaraciones que sugieren que su boda con el sultán malasio la ha transformado en una mujer de perfil conservador, más acorde con ciertas costumbres malasias; de asegurar que de joven era un poco “bandida” y que le gustaban los hombres que practicaban deportes de riesgo –algo que al parecer sí cumple el rey malasio–, la modelo habría acabado defendiendo que es el varón quien “debe ser el cabeza de familia y, por supuesto, no ganar menos que una mujer”.

Mohamed V ocupaba el trono malasio desde 2016, cuando fue designado por un cónclave de sultanes, la llamada Conferencia de Gobernantes, que se celebra envuelto en secretismo y hace rotar el puesto cada cinco años, una fórmula basada en una monarquía constitucional electiva que es única en el mundo. El poder del rey en la confederación de Malasia, de 27 millones de habitantes, es limitado y en muchos casos su papel meramente simbólico. Aunque representa la unidad del reino, su figura es especialmente prestigiosa entre la mayoría malaya y musulmana, para quien el monarca es responsable de preservar los valores del islam. Es la primera vez desde la independencia del país del Reino Unido en 1957 que un rey malasio deja el trono.

Oksana Voevodina mientras es coronada como Miss Moscú 2015. ampliar foto
Oksana Voevodina mientras es coronada como Miss Moscú 2015. REUTERS

Mohamed V acababa de retomar su agenda oficial después de dos meses de baja médica, periodo durante el cual se casó con Voevodina. Los rumores sobre su abdicación se dispararon la semana pasada después de que varios periódicos regionales aseguraran que la Conferencia de Gobernantes se había reunido de forma extraordinaria para discutir “un asunto relacionado con la monarquía”. Pese a haber escrito una carta formal de renuncia, se desconoce si el monarca dejó el trono por su propia voluntad o fue obligado a ello por el citado cónclave que se reparte la jefatura de Estado.

Si bien esta boda podría haber supuesto el cruce de una línea roja para los sectores más conservadores, a Mohamed V se atribuía además una relación tirante con el primer ministro del país, el nonagenario Mahatir Mohamad. En mayo, durante su toma de posesión, el flamante ganador de las elecciones tuvo que esperar casi cinco horas al monarca para su ceremonia de juramento. En su blog personal, Mohamad aseguró la semana pasada que “desde los gobernantes, hasta el primer ministro y los ministros, los funcionarios públicos y los ciudadanos comunes” están sujetos a la ley. Ya en 1993, durante su primera etapa como primer ministro malasio, el político cambió la constitución del país para eliminar la inmunidad legal de los sultanes y derogó las leyes que impedían criticar al rey.

La Conferencia de Gobernantes anunció este lunes que nombrará al sucesor de Mohamed V el próximo día 24 de enero para que este tome posesión el último día de mes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >