La monarquía de Malasia vuelve a rotar

Abdul Halim Muadzan, de 84 años y sultán de Kedah, se ha convertido esta semana en rey de Malasia por segunda vez. Los más de 27 millones de habitantes del país han visto con cierta nostalgia cómo el popular Mizan Zainal Abidin, de 49 años y sultán de Terengganu, entregaba el cetro a su sucesor tras cinco años de reinado, según establece la Constitución de este país del sureste asiático y única monarquía rotatoria existente.

La colorida ceremonia de entronización del 14º rey de Malasia, celebrada el martes y transmitida por todas las televisiones nacionales, siguió a la de despedida de Mizan Zainal Abidin y su esposa, la sultana Nur Zahirah. Miles de personas salieron el lunes a las calles de Kuala Lumpur, la capital federal -la administrativa es Putrajaya-, para decir adiós a quienes hasta ahora son los únicos monarcas nacidos tras la independencia de Reino Unido en 1957.

Nueve sultanes

En el trono se suceden los nueve sultanes de la federación de Malasia, cuyo territorio está dividido por el mar del Sur de China. Los sultanatos están en la Península occidental, donde también se encuentran las dos capitales. Este peculiar sistema de distribución temporal de la monarquía está determinado por la Constitución, que se puso en marcha para evitar fricciones en la etnia malaya, la mitad de la población de Malasia. La coronación se realizó en el Palacio Nacional de Kuala Lumpur. Abdul Halim Muadzan es el 27º sultán de Kedah y previamente reinó en Malasia desde septiembre de 1970 a septiembre de 1975.

Malasia experimentó un enorme crecimiento durante los Gobiernos del poderoso primer ministro Mahathir Mohamad (1981-2003), cuando el país se convirtió en uno de los llamados pequeños dragones asiáticos. Mahathir también recortó considerablemente el poder de los sultanes y de esta monarquía constitucional que es fundamentalmente representativa.

Los reyes de Malasia.
Los reyes de Malasia.AP

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS