Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Tendencias BLOGS Coordinado por MARÍA JESÚS ESPINOSA

Diez claves para analizar los 'daily podcasts'

Este nuevo género de periodismo informativo y narrativo cosecha gran éxito en los medios de EEUU, Canadá y Reino Unido.

Algunas de las portadas de los principales 'podcasts' diarios del ámbito anglosajón.
Algunas de las portadas de los principales 'podcasts' diarios del ámbito anglosajón.

En las últimas semanas Apple ha ofrecido su selección anual de los mejores podcasts tanto en España como en EEUU. The New Yorker, por su parte, ha publicado también su lista, mucho más argumentada y reflexiva que la de Apple. En ambos lugares destaca The Daily, el podcast diario de The New York Times, conducido por Michael Barbaro, cuya escucha se ha convertido en una tradición mañanera de millones de americanos y, por qué no decirlo, en una suerte de refugio intelectual para comprender aquellos acontecimientos convulsos que constituyen nuestra actualidad.

Michael Barbaro. 'The New York Times'.
Michael Barbaro. 'The New York Times'.

The Daily es el verdadero precursor de este género -el daily podcast o podcast diario- que vive un momento de absoluta eclosión: si el 1 de noviembre The Guardian lanzaba Today in Focus, la apuesta por el género de este diario legendario en Reino Unido, el 3 de diciembre lo hacía The Washington Post con Post Reports, el show informativo que pretende desbancar o, al menos, acercarse a la popularidad entre los americanos de The Daily. Sin embargo, hay otros ejemplos que convienen ser analizados. Es el caso del refrescante y vanguardista Today, Explained de Vox Media o el sofisticado Monocle Daily que, con branded nativo de UBS, se ha convertido en el estandarte de la oferta de audio de esta interesantísima y ecléctica revista londinense.

Pero, ¿cómo podría definirse exactamente este género? Podemos convenir que es un formato informativo y narrativo al mismo tiempo; que tiene una duración bastante determinada (en torno a los 20-25 minutos); que tiene una narración muy particular que queda definitivamente fijada por la voz elegida en cada medio; que emula o, al menos, intenta hacerlo, la personalidad del medio que lo produce; que es diario (de lunes a viernes) y que se distribuye por internet. Esta sería una definición más o menos aproximada que, como todas, tiene sus matices y recovecos.

A juzgar por las métricas y por estos ejemplos, es obvio que los medios impresos, inmersos en sus procesos de transformación digital y, por tanto, acuciados por la necesidad de explorar nuevos canales para ofrecer su contenido, han capitalizado en el ámbito anglosajón el formato del audio narrativo dedicado a la información o, el también llamado, ‘audio periodismo’. No obstante, la radio, con su indudable experiencia y maestría en tratar el audio desde hace décadas, ha sabido también incorporar este formato en su versión digital, como un complemento perfecto a lo ofrecido por la antena. Dos de las principales compañías radiofónicas de ámbito anglosajón ya tienen su propio ‘daily podcast’.

Up First es el spin-off de Morning Edition, el programa matinal de NPR (la radio pública norteamericana) que dura varias horas. Algunos de sus fieles oyentes se quejaron de que, debido a su larga duración, no podían conocer en detalle los hechos más relevantes del día, pues antes de hacerlo llegaban a su trabajo y debían desconectar sus dispositivos o apagar el transistor. Para cubrir esta necesidad se ideó en el verano de 2017 Up First, el podcast de 10 minutos con las historias más importantes del día que se lanza a las 6 de la mañana, justo cuando la ciudad despierta. Uno de los datos más relevantes es el rejuvenecimiento de su audiencia: según la propia NPR, alrededor de 66% de los oyentes de Up First tienen entre 25 y 44 años.

La CBC-Radio Canadá estrenó hace un par de meses Front Burner, un podcast diario que, como el de NPR, sale de lunes a viernes a las 6 de la mañana y está liderado por Jayme Poisson, una joven reportera de investigación que intenta explicar cada día de forma profunda las grandes historias que vida a Canadá y al mundo.

Pero, ¿dónde radica el éxito de este nuevo formato que ha cautivado a millones de oyentes en Estados Unidos, Reino Unido y Canadá? ¿Es un éxito exportable? Y, sobre todo, ¿cuáles son los ingredientes principales para hacer un buen ‘daily podcast’? Proponemos diez cuestiones fundamentales.

1.- ¿Quién es el anfitrión?

Esta es, probablemente, una de las decisiones más complicadas que un medio debe tomar si se decide a probar suerte con este formato. No es casualidad, por tanto, que esté situada en la primera posición. En un formato de escucha diaria y con una pretendida relación íntima con el oyente conviene que el presentador o el ‘host’ -como se dice en inglés y cuya traducción, anfitrión, ya da buena cuenta de este matiz cercano, entrañable y acogedor- sea muy cuidadosamente elegido. Tengo la firme convicción de que The Daily jamás habría sido el show que hoy es sin Michael Barbaro. Si han visto la extraordinaria serie documental El cuarto poder (Movistar +) sabrán a qué me refiero. En El cuarto poder, el espectador accede a la redacción de The New York Times para vivir, con cierto vértigo y estupor, los primeros cien días de la presidencia de Donald Trump. Y allí está Michael Barbaro preparando el que será su primer episodio (nada más y nada menos que unas horas después de la toma de posesión de Trump como Presidente de los EEUU), cuando no atisbaba siquiera el enorme poder de influencia que tendría entre los ciudadanos de su país.

The Guardian ha elegido a Anushka Asthana como anfitriona que, cada día, está acompañada de la copresentadora India Rakusen. Ambas son periodistas británicas con experiencia dilatada en el mundo de la televisión, de la radio y de los diarios. Unos días antes del lanzamiento del primer episodio, Asthana dio la bienvenida a sus nuevos oyentes con una carta en la que comenzaba revelando algo íntimo que ofrecería la temperatura exacta que ella quiere imprimir a su show: contó que estando de baja por maternidad tomó la decisión de abandonar su papel de editora política adjunta para presentar Today in Focus, el nuevo podcast diario de The Guardian.

The Washington Post también ha querido que sea una mujer la que relate las noticias todos los días en Post Reports. Se trata de Martine Powers, periodista del diario desde 2016 y presentadora del podcast político Post Can Do Do?. Powers tiene un perfil muy interesante y demandado en en audio-periodismo, pues es productora de audio y graduada en periodismo de audio por el Transom Story Workshop.

Sean Rameswaram es el conductor de Today, Explained, el daily que nació también como competencia de The New York Times que pretende que sus show sea una inmersión profunda a través de las historias más importantes del día.

2.- ¿Cuánto equipo tiene?

Un buen podcast diario exige un equipo cualificado, con un ritmo de trabajo elevado y con unas tareas bien definidas. En el podcast diario, cada pieza debe encajar como un enorme rompecabezas sonoro. Post Reports tiene un equipo de nueve personas fijas: Powers como anfitriona, una productora ejecutiva y siete productores. The Daily, por su parte, tiene un equipo más amplio con diecinueve personas: Michael Barbaro como anfitrión, doce productores, tres editores de audio, una productora ejecutiva, una directora editorial, un gerente técnico y un ingeniero de sonido. The Guardian, por último, tiene un equipo algo más reducido de seis personas: a los dos anfitriones principales (Anushka Asthana y Jonathan Freedland), se le unen dos productores y dos productores ejecutivos.

3.- ¿Cuál es su tono y estilo? ¿Qué duración deben tener estos episodios?

Esta pregunta es crucial porque el tono y el estilo define la personalidad de un podcast de estas características. Cuando hablamos de tono no pensamos únicamente en si tiene un enfoque informativo y algo distante o si, por el contrario, se permite la ironía o la emoción en su narración, también los referimos a la textura sonora de la propia voz: ¿qué transmite? ¿cuál es la temperatura de la misma? ¿y su entonación? Y en cuanto al estilo: ¿de qué manera se utiliza el silencio? ¿cómo se relaciona el anfitrión con los invitados, con los otros periodistas que intervienen en sus episodios? ¿cómo es la introducción de cada episodio?

Analicemos el tono y estilo de los cuatro ‘daily’ principales. Empezamos por el inconfundible Michael Barbaro, el más veterano de todos y, por tanto, el que más ha podido desplegar su particular estilo. Barbaro ejemplifica esa rara avis de nuestro tiempo que es un optimista bien informado. Hay algo es su voz pausada, en ese modo de acariciar las palabras, de ser sutil e implacable si el tema (generalmente Trump) la merece, en el empleo estratégico de los silencios para que el oyente tenga tiempo de comprender que lo hace único. Ejerce un liderazgo en su amplio equipo que lo ha convertido ya una estrella del periodismo. Por otra parte, su apabullante sensatez traspasa cualquier tipo de dispositivo: “Estamos aquí porque este momento exige una explicación”, afirmó en su -ya legendario- primer episodio. Y este tiempo no ha hecho otra cosa que explicar y analizar.

Anushka Asthana, la anfitriona del daily de The Guardian ha demostrado en pocos episodios su estilo y personalidad. Su acento británico, lejos de resultar pomposo, es tremendamente cercano. La suavidad de su voz no es obstáculo para que suene contundente pero también fresca, nueva. Y hay algo de Asthana que se adivina en episodios como el dedicado a la violencia entre padres e hijos en Reino Unido. En la conversación con Lesley, una madre que vive a diario con la violencia de su hijo mayor, la anfitriona muestra una empatía y una cierta emotividad que conecta con el oyente. Probablemente, el rodaje de nuevos episodios dará a Asthana un estilo propio con el que diferenciarse, por ejemplo, de la BBC, la gran institución del audio en Reino Unido.

Sean Rameswaram tiene un estilo informal, creativo y divertido, mucho más vanguardista, exuberante e innovador que Barbaro y con un tratamiento sonoro mucho más trabajado en el que el diseño sonoro juega un papel fundamental con la incorporación de sonido 8D, efectos y realización musical.

4.- ¿Existe tensión narrativa en su modo de contar y producir las historias?

Algunas de las preguntas que despierta la escucha de este género son: ¿de qué manera la realización sonora trabaja para el contenido, cómo se produce el lanzamiento de cortes, existe variedad en las transiciones, qué estructura tiene el episodio, se repite, es una narración que envuelve o inspira?

En un episodio de Recode Media, Barbaro contaba algunos detalles de su show y explicaba de qué modo lo sustancial es la historia que narran. Cada episodio es como una pequeña fábula, bien estructurada, con un momento epifánico en el que el oyente -de pronto- lo comprende todo, siendo consciente de que las audiencias -ni siquiera hablan ya de oyentes- se relacionan de un modo distinto con los medios de comunicación. En The Daily siempre hay una historia que traslada una idea, que cuenta quién es un determinado personajes o se realiza un viaje emocional muy concreto. En este sentido, cada capítulo puede entenderse también como la respuesta a una pregunta sencilla que cada día se (nos) formulan: ¿Quién es Boko Haram? ¿Por qué pagamos impuestos? ¿Quién es Brett Kavanaugh? En otra entrevista, Barbaro confesó que el podcast nunca se realiza sin un Google Docs, es decir, mientras se lleva a cabo la entrevista, Barbaro y sus productores están reescribiendo preguntas sobre la marcha, protegiendo al máximo la narrativa de ese episodio, llevando la historia por el camino, tono y estilo que desean. Es, en definitiva, el famoso ‘estilo This American Life’.

Post Reports, por su parte, ha optado por una estructura clásica en tres partes bien definidas: un segmento donde cuenta alguna noticia de actualidad, un segundo tema en profundidad y un tercer fragmento más corto y directo. Da la sensación, tras las primeras semanas de escucha, que le falta algo de la épica, emoción y personalidad de Barbaro o de Rameswaram, el anfitrión de Vox Media que presenta shows repletos de radio, dramatización, cortes inesperados, clips, piezas no narradas, etc. Uno de sus últimos capítulos, dedicado a la guerra de Tumblr contra el sexo, supone uno de los inicios más innovadores de un podcast informativo mezclando efectos de sonido cinematográficos, la voz de Elmo, y fragmentos que hacen referencia a la nave Enterprise. Una auténtica locura sonora repleta de ritmo, energía y diversión.

En definitiva: si sabes que después de escuchar un episodio de The Daily habrás entendido algo muy complejo, tras la descarga de un episodio de Today, Explained, uno espera con ansiedad conocer con qué locura comenzará Sam la historia de ese día.

5.- ¿Qué empleo hace de la música? ¿Existe una personalidad sonora?

Casi todos los ‘daily podcast’ tienen, por supuesto, una sintonía original que refleja el estilo de su podcast. Todos optan por temas musicales con armonías fácilmente reconocibles, cortas y contundentes. Todos tienen un cierto aire ‘periodístico’. Sin ir más lejos, Post Reports tiene un inicio similar al que podría tener una película o una serie sobre periodistas: hay una cuerdas, hay un mix de voces de periodistas, hay sonidos de teléfono y, para terminar, una campanilla que anuncia que el show comienza. Todo, hermosamente clásico.

En el otro lado estaría la música del daily de Vox, sin sintonía propia, adecuando el género musical a la historia que cuenta, pero siempre con un tono electrónico, urbano y transgresor. Todo, vanguardísticamente coherente.

6.- ¿A qué hora del día lanza los episodios?

Esta es también una decisión que fundamentará la propia narrativa del episodio, pues no es lo mismo arriesgar en una propuesta que la audiencia escuchará a las siete de la mañana camino del trabajo que a las seis de la tarde, después de una dura jornada laboral. En este sentido, cada daily ha optado por una franja horaria para diferenciarse de la competencia: si la NPR, The Guardian y The New York Times han optado por las 6 de la mañana con hora crucial de lanzamiento, The Washington Post y Vox Media han decidido hacerlo a las 5 y 4 de la tarde respectivamente.

7.- ¿Qué posición tiene el episodio del día en la home del medio?

De poco sirve tener un podcast informativo y narrativo de primer orden si tu gran escaparate, es decir, la home de tu medio, no lo destaca. Es evidente que la industria del podcasting se caracteriza por una gran multidistribución y atomización del contenido, de manera que uno debe saber que estar presente en el mayor número posible de plataformas es una buena decisión. Sin embargo, allí donde el contenido nace y vive es fundamental. En este sentido, por ejemplo, tanto The New York Times como The Washington Post destacan en sus cabeceras cada episodio, otorgándoles una posición privilegiada en las tres horas posteriores a su lanzamiento. Es el mejor modo de que la audiencia conozca el tema de ese episodio y decida si quiere o no escucharlo o descargarlo.

8.- ¿Cuál es el objetivo y la filosofía de ese podcast?

A la hora de tomar cualquier decisión que impacte directamente en la transformación digital de un negocio es fundamental conocer qué objetivo persigue: ¿se trata de un canal de comunicación nuevo? ¿ese episodio va a ampliar un artículo principal? ¿tiene entidad por sí mismo? ¿revela algo que el diario no recoge en otro formato? ¿busca ser relevante en la conversación nacional o internacional de ese día? ¿a qué tipo de oyente aspiramos? ¿queremos ser amables y profundos al mismo tiempo sin perder un particular sentido del humor que también nos haga rigurosos? Las decisiones, en este aspecto, son fundamentales. Un podcast no puede contener todos los atributos que deseamos para nuestro medio o, por lo menos, no al mismo tiempo y no desde un inicio. Esta es una carrera de fondo.

9.- ¿Tiene patrocinio? ¿Cuáles son sus métricas de descarga y sus ingresos?

La industria del podcasting en Estados Unidos goza de buenísima salud. Según los últimos datos que ofreció une studio de PwC’s Global Entertainment & Media Outlook, el negocio del podcasting mueve actualmente en Estados Unidos más de 600 millones de dólares y se espera que en 2022 alcance los 1600 millones, unas cifras muy notables si tenemos en cuenta que hace solo cinco años, apenas registraba 45 millones.

Según un artículo de Vanity Fair, The Daily ingresa alrededor de 290.000 dólares al mes con una media de cinco millones de descargas. Emilio García-Ruiz, editor jefe del Post y responsable del desarrollo digital, afirmó en su lanzamiento que el equipo de ventas del diario tenías “grandes planes” para Post Reports y que se estimaba un millón de descargas al mes en un inicio. Otros shows, como el daily de Monocle, nace ya con branded incluido de UBS, un banco privado suizo cuyas principales actividades consisten en la gestión de riquezas, la gestión de activos y la banca de inversión. Es decir, un branded perfectamente alineado con el tipo de audiencia -elegante y sofisticada- a la que se dirige Monocle.

10.- ¿El podcast traduce adecuadamente la personalidad del medio al que pertenece?

Los medios deben atender a la vida, a lo que en ella sucede. Y cada uno de ellos tiene su particular modo de prestar atención y de discernir entre los millones de sucesos que cada día acontecen en el mundo. Ese modo de atender a la vida debe ser único y personalísimo. En cierto sentido, los ‘daily’, pueden entenderse también como un podcast que narra la marca del medio al que que pertenecen. La función enunciativa de un podcast diario debe, por tanto, explicar el mundo, consolarnos de su inmensidad y conservar intacta una de las primera funciones del periodismo: mantenernos alerta.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >