Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amalia de Holanda cumple 15 años y se presenta como una heredera adolescente

La primogénita de Guillermo y Máxima se enfrenta en su día a día a críticas por su imagen y a rumores sobre sus amistades y relaciones

La princesa Amalia de Holanda, el pasado julio.
La princesa Amalia de Holanda, el pasado julio. CORDON PRESS

Amalia de Holanda, primogénita de los reyes Guillermo y Máxima, cumple este viernes 15 años. Pasará el día estudiando porque es temporada de exámenes en la secundaria, y tendrá una fiesta privada el sábado. No comparecerá oficialmente como princesa heredera hasta que cumpla 18 años, y sus apariciones están ahora reguladas: posa para los fotógrafos en invierno y verano, y durante el cumpleaños de su progenitor, en abril, que es fiesta nacional. A sus compañeros de colegio se les ha pedido que no cuelguen fotos o textos sobre ella en las redes sociales, pero se sabe que le gusta cantar, el hockey y montar a caballo. Que es buena estudiante, y empieza a sentar precedentes en la moda. Este verano, el vestido rojo y blanco que llevaba en una imagen familiar fue copiado sin pausa por presentadoras, cantantes y actrices nacionales.

Cuando Catharina-Amalia, Beatrix, Carmen Victoria, suceda a su padre en el trono, será la cuarta soberana de su país, de una lista de ocho monarcas. Los reyes han decidido que estrene su título con la mayoría de edad.“Para estar en público hay que conocerse bien a uno mismo primero. Si no, es imposible cumplir una función así. Es lo que siempre le digo a Amalia: aprende y comete errores”, aseguró Guillermo en 2017, al hablar del futuro de su primogénita. A partir de su 18 cumpleaños, Amalia recibirá un sueldo de casi 1,5 millones de euros, de los que podrá utilizar 263.000 para sus necesidades. Una cantidad esta última que el Parlamento consideró excesiva en 2016. Entretanto, ella sigue con sus estudios en el Gymnasium Sorghvliet, de La Haya, un instituto público preuniversitario de inspiración cristiana (protestante). Los alumnos se eligen en función de las notas obtenidas al final de la primaria, y para seguir allí es preciso tener un buen expediente. Amalia está en cuarto curso, uno más de lo que le corresponde por edad en Holanda, y no tiene problemas con el temario. Su hermana Alexia, de 13 años, acude al mismo centro. La pequeña, Ariane, está en primaria.

Amalia es un nombre todavía poco común en su tierra: hay solo 464 holandesas que se llaman como la princesa, que habla también en español en casa con Máxima, lo mismo que sus hermanas. Ya no usa los vestidos conjuntados que solían lucir las tres niñas. En sus experimentos estilísticos, ha pasado de aprovechar ropa de su madre, sobre todo pantalones, blusas y abrigos, a atreverse con modelos más personales. El pasado 28 de abril, después de las fiestas del Día del Rey, Twitter se llenó de mensajes sobre su supuesto sobrepeso. Amalia llevaba un conjunto de blusa y pantalón naranja pálido, y participó con entusiasmo en todos los juegos y actividades de la jornada. La Casa Real guardó silencio, lo mismo que tras las últimas fotos oficiales del pasado mes de abril, cuando se puso un vestido azul de manga corta con medias negras tupidas, que mostraban un gusto más personal. Los tuits aconsejando una dieta resurgieron, cuando el estirón de la adolescente era evidente.

Al crecer en un entorno tan protegido, los rumores acerca de sus amistades o ilusiones sentimentales han asomado a su vez en la prensa rosa nacional. “Si ha tenido un primer amigo especial es algo que ignoro, y si lo supiera, no lo diría. Hay que dejarla en paz y que tenga margen de maniobra”, ha dicho este viernes, Marc van der Linden, uno de los periodistas especializados en la Casa Real más conocidos del país. Sí quedó constancia de su asistencia, en junio pasado, al concierto de la cantante estadounidense Beyoncé, y su esposo, Jay-Z, en Ámsterdam. Amalia fue con Máxima.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información