Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se hace la luz en Sierra Leona

El país africano tiene una de las tasas de electrificación más bajas de todo el planeta: un 20%. Tres jóvenes emprendedores han diseñado un sistema de lámparas y sistemas solares domésticos

Dos de los agentes encargados del cobro en Sierra Leona.
Dos de los agentes encargados del cobro en Sierra Leona.

Si pensamos en Sierra Leona, lo primero que se nos viene a la cabeza no es muy halagüeño; guerra civil, ébola, diamantes de sangre, corrupción.. Es una de las naciones más pobres del mundo, con más del 60% de su población por debajo del umbral de la pobreza extrema.

También está a oscuras, Sierra Leona tiene una de las tasas de electrificación más bajas de todo el planeta según el informe de acceso a la energía del Banco Mundial. Únicamente alrededor del 20%, de sus 6,4 millones de habitantes, tienen acceso a la electricidad. Estando, además, concentrados en ciudades. ¡La tasa de electrificación de las zonas rurales es de apenas el 1%! Cuando cae la noche se empiezan a encender linternas a pilas o lámparas de queroseno en las que llegan a emplear hasta un 30% de su ínfimo ingreso y que además son nocivas para su salud. Con una renta per cápita en Sierra Leona de 684 dólares, tener que gastarse anualmente 120 en luz y 60 adicionales en cargar la batería del móvil es indignante, más cuando en los países desarrollados gastamos entre un 1 y 2% de nuestra renta. Con más de dos tercios de la población sin empleo, sus ciudadanos sobreviven sobre todo gracias a la economía informal, con la minería irregular como una de las pocas formas de ganarse la vida.

Acceso a la energía significa luz y seguridad, más tiempo para estudiar, para trabajar y generar ingresos. Significa acceso un cargador de móvil, un ventilador, e incluso a una nevera o un pequeño negocio. Significa acceso a la información. Significa ahorro de unos ingresos preciados por el menor coste de la energía, pero también una mejora sustancial en la salud por la supresión de la inhalación de humos del queroseno. Significa poder salir de casa sintiéndote más segura.

En este corto periodo de tiempo ha pasado de iluminar a 500 personas a más de 50.000 y han creado 90 puestos de trabajo

En 2016, tres jóvenes emprendedores se propusieron cambiar esta realidad y apostar por un futuro mejor para el país. Alexandre Tourre, Nthabiseng Mosia and Eric Silverman fundaron Easy Solar con la visión de iluminar un país que ha estado a oscuras durante demasiado tiempo. Como ellos mismos dicen, la misión de Easy Solar es “transformar la forma en la que viven, trabajan y juegan las comunidades sin conexión a la red, haciendo la energía solar de alta calidad, disponible y asequible para todos”.

Y lo están consiguiendo. En este corto periodo de tiempo ha pasado de iluminar a 500 personas a más de 50.000 y han creado 90 puestos de trabajo, lo que significa un ahorro de más de un millón de dólares.

La empresa distribuye una amplia gama de productos solares, desde las lámparas más sencillas a 20 euros a sistemas domésticos. La tecnología no es nueva, ni los productos tampoco. Se pensaba que las soluciones, modelos de negocio y productos y servicios exitosos en África Oriental se podría reproducir en África Occidental, pero nada es fácil en Sierra Leona. Superar diferencias en el contexto, tales como el acceso al dinero móvil o la voluntad de pago lo ha hecho todo mucho más complicado.

La clave del éxito está en su sistema Rent-to-own (alquila para tener en propiedad), con el que los clientes tienen la posibilidad de pagar su sistema en cuotas asequibles para su bolsillo. Una vez han terminado de pagar la lámpara es suya. En 4 o 6 meses pueden ser capaces de repagar la lámpara que tiene una vida útil de varios años.

Dinero remoto

Hay otro modelo: pay-as-you-go (paga según avanzas). Los usuarios pagan un depósito inicial para llevarse el producto, y lo repagan en un periodo de tiempo. Para aquellos que nunca saben cuanto dinero van a tener al día siguiente está es una condición indispensable. La compañía controla el uso de la lámpara en remoto, y la activan cuando el cliente paga su cuota semanal o mensual. En ese momento el cliente recibe un SMS con el código de desbloqueo. Este sistema se ha aplicado con mucho éxito en Kenia o Uganda. En Sierra Leona no es posible, por lo que han tenido que desarrollar una red de agentes que además de las ventas se ocupen de recaudar los pagos.

Este es justamente uno de los retos más grandes a los que se enfrenta la empresa, el desarrollo y gestión de la amplia red de agentes que han tenido que construir para poder llegar a los más remotos. Los agentes tienen que recolectar el dinero y pagarlo a través de unos teléfonos provistos por la compañía, lo que genera un gran esfuerzo en gestión de cobros pero que también les ha permitido estar más cerca de los ciudadanos, conocer sus inquietudes y resolver sus problemas in situ.

Dos ciudadanos colocan bombillas en su negocio.
Dos ciudadanos colocan bombillas en su negocio.

Una ventaja adicional de este sistema de pago, clave para las personas de bajos recursos en países en desarrollo, es la posibilidad que les ofrece de generarse un histórico de repago. Para estas personas, la mayoría sin conocimientos ni experiencia financiera, demostrar un historial de pago es uno de los mayores activos que pueden generar.

Como explica Nthabiseng Mosia, directora financiera y de marketing y cofundadora de Energy Solar, “nuestro producto va mucho más allá de un producto asequible y una oportunidad de ahorrar, estamos vendiendo por un lado una relación con una empresa en la que puedes confiar que entrega productos de alta calidad en tu casa y por otro un crédito que te forma a nivel financiero y que te incluye en el sistema financiero formal”.

En un país con un desempleo juvenil de más de 70%, y una esperanza de vida de 48 años, tener energía a un precio asequible, multiplica las opciones de generar ingresos o labrarse un futuro, desbloqueando además un conjunto de dispositivos y sistemas que pueden cambiar su vida y generar la confianza suficiente en el progreso.

Sin luz, el desarrollo es totalmente imposible. Sierra Leona empieza a ver la luz.

María López Escorial es profesora en el Instituto de Empresa desde 2002 y consultora independiente especializada en innovación social, mercados de la base de la pirámide y soluciones empresariales para combatir la pobreza. Además, es presidenta de la Fundación Compromiso y Transparencia.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información