Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Aventura BLOGS Por Rosa Cullell
y Javier Martín del Barrio

Los horarios españoles soliviantan a los escolares portugueses

El Instituto Español de Lisboa implanta aulas de 8.20 a 15.15 sin tiempo para almorzar

Comer a las tres de la tarde puede ser normal en Madrid, pero si Portugal va con una hora menos, en cuestiones del almuerzo va con tres. A las 12 se come, y punto. La ruptura con este hábito ha soliviantado a los padres del alumnado del Instituto Espanhol Giner de los Ríos, instalado en las proximidades de Lisboa.

Este colegio es el más antiguo de los centros españoles en el exterior y en Lisboa goza de buen prestigio. Sin embargo, a comienzos de este curso, la dirección implantó la jornada continua para los alumnos mayores de 11 años. El horario va de 8.20 a 15.15, ha desaparecido la hora del almuerzo y hay dos recreos de 15 minutos para siete horas de aulas. El cambio obliga a que, entre unas cosas y otras, los chicos no coman antes de las cuatro de la tarde, cuando llegan a sus casas. Se acabó la cantina y ha estallado una nueva guerra luso-española.

La mayoría de los padres de los alumnos se enteraron del cambio una semana antes del comienzo del curso. El primer día hubo protestas en el patio del colegio y después largas charlas con la dirección, que acabó por aceptar realizar una encuesta entre los padres: el 72% está en contra de la novedad. Pese a ello, nada mudó en la decisión de la dirección, que califica el nuevo horario de “experimental” durante este curso. Antes del próximo se evaluará su implantación.

El largo historial del colegio español —con más de mil alumnos en la actualidad— parece no ser suficiente para adaptarse al país en donde está instalado, ni por el horario nuevo ni por pensar que una cosa así se disolvería con el tiempo. Nada de eso. Si en España, los Ministerios de Educación y Exteriores se lavan las manos y en Lisboa sus respectivos ministerios no tienen autoridad para intervenir, el asunto no acaba ahí. En Portugal siempre hay un organismo al que acudir y que se toma muy en serio cualquier asunto.

Es la hora de la Comisión Nacional de Promoción de los Derechos y Protección de Niños y Jóvenes (CNPDPCJ), de Portugal, que ha tomado cartas en el asunto. Y no es para tomárselo a broma, hace un año este organismo consiguió que la televisión dejara de emitir la versión portuguesa del programa Supernanny, que ha pasado por un montón de países sin mayores problemas.

Pues ahora el Instituto Español portugués está en manos de esta comisión, que después de un detallado informe señala que los niños de primaria tienen una hora para almorzar (a la una de la tarde), lo que no ocurre en el caso de los alumnos de la ESO.

La citada CNPDPCJ señala que ese horario continuo puede poner en peligro el desarrollo, bienestar y la salud de los niños, “en un periodo de crecimiento y desarrollo físico particularmente exigente, y que puede perjudicar incluso su rendimiento escolar”.

La comisión pide al Instituto Español que pondere la alteración de los horarios para adaptarlos a los “derechos de los niños”, y envía copia del expediente a la Embajada española y al Ministerio portugués de Educación.

Al parecer, la decisión del colegio de que los alumnos se coman un bocata en el recreo de 15 minutos no entra en la Convención de los Derechos del Niño. Esto no acaba aquí.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información