Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El yerno de la millonaria Hélène Pastor ordenó su muerte

Wojciech Janowski confiesa a través de su abogado que encargó en 2014 el asesinato de la matriarca de la segunda dinastía más rica de Mónaco y afronta una pena de cadena perpetua

Wojciech Janowski y su esposa Sylvia Ratkowski-Pastor, hija de Hélène Pastor, en Mónaco, en 2003.
Wojciech Janowski y su esposa Sylvia Ratkowski-Pastor, hija de Hélène Pastor, en Mónaco, en 2003. EL PAÍS

La prensa francesa es unánime: lo sucedido este martes en la sala del tribunal francés que juzga a los presuntos asesinos de la multimillonaria monegasca Hélène Pastor, a horas de que se conozca el veredicto, fue un auténtico golpe de efecto. Después de negar insistentemente los hechos durante años y de volver a repetir ante los magistrados que no tuvo nada que ver con la muerte de su suegra, el abogado de Wojciech Janowski, principal acusado del crimen que conmocionó Mónaco hace cuatro años, reconoció que su cliente sí ordenó la muerte de la matriarca de la segunda dinastía más poderosa del rico principado.

“Wojciech Janowski es culpable de haber ordenado el asesinato de Hélène Pastor. Esas palabras que ustedes esperaban que pronunciara él, salen de mi boca. Esas palabras, él ha intentado decirlas, ha querido expresarse pero no se le ha creído, durante todo el proceso ha afrontado un menosprecio permanente, un desprecio de clase”, afirmó el abogado estrella Eric Dupond-Moretti, encargado de la defensa de Janowski, según la Agencia France Presse. El que fuera la pareja durante casi tres décadas de Sylvia Ratkowski, la hija mayor de Pastor, es el principal acusado por la muerte a tiros de su suegra y del chófer de esta, Mohamed Darwich, cuando salían en coche de un hospital de Niza en mayo de 2014.

La policía descartó rápidamente la teoría inicial de un asunto de mafias y pronto cercó a Janowski. Tras su detención, el antiguo hombre de negocios y cónsul honorario de Polonia en Mónaco, confesó haber ordenado el crimen de su suegra, pero después se retractó y atribuyó su declaración inicial a un error de traducción. Durante años mantuvo esa tesis y, hace menos de tres semanas, cuando le llegó el turno de declarar ante el tribunal de Aix-en-Provence, en el sur de Francia, que lo juzga, fue de nuevo enfático: “Jamás ordené ninguna cosa”, insistió Janowski.

Mientras este martes su abogado reconocía que su cliente mintió durante todos estos años, por primera vez desde que comenzara el juicio a mediados de septiembre, el acusado principal mantuvo la cabeza baja y lloró, destacó el diario Le Parisien. Con su revelación en el alegato final antes de que se pronuncie una sentencia, probablemente este mismo miércoles, el abogado Dupont-Moretti busca aligerar la previsible dura condena de su cliente. La semana pasada, la acusación reclamó la pena máxima —cadena perpetua con la obligación de cumplir, al menos, 22 años de cárcel— para Janowski.

Una imagen de la millonaria monegasca Hélène Pastor en 1999. ampliar foto
Una imagen de la millonaria monegasca Hélène Pastor en 1999. GTRESONLINE

Por un lado, quiere que su defendido sea absuelto del asesinato del chófer de Pastor. Otro de los acusados principales y, a la par, principal testigo de cargo contra Janowski, su antiguo entrenador personal y el hombre al que encargó el asesinato de su suegra, Pascal Dauriac, había asegurado que el empresario polaco también le dijo que matara al chófer de la millonaria y que robara el bolso de esta para que la policía creyera que se trataba de un robo.

Además, de acuerdo con la prensa francesa que ha seguido paso a paso el juicio, el abogado intenta convencer al tribunal de que Janowski actuó para proteger a su pareja, que asegura era maltratada psicológicamente por su madre, y no por motivos económicos. El juez de instrucción que llevó el caso concluyó que Janowski, quien al poco de ser investigado se descubrió que mantenía una fachada de hombre de negocios tras la que se escondían numerosos fracasos empresariales, vivía a expensas de los generosos pagos que Pastor hacía a sus dos hijos, de medio millón de euros mensuales, de los que él habría desviado cuantiosas cantidades durante años. Cuando a la hija de Pastor, Sylvia Ratkowski, le diagnosticaron un cáncer, Janowski temió quedarse sin dinero en caso de que su pareja muriera, ya que nunca quiso casarse con él. De ahí, según la instrucción, que ideara el asesinato de su suegra con la “maquiavélica” intención de asegurarse de que Sylvia heredaba una fortuna de la que pudiera aprovecharse antes de que ella también muriera. En total, ante el tribunal comparecen una decena de acusados de haber participado en el crimen ideado por Janowski, tal como ha acabado reconociendo ahora el sospechoso principal a través de su abogado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >