Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Exilio, escarnio y 111 millones de multa: los tres meses más misteriosos de Fan Bingbing

La actriz más famosa de China pide perdón en las redes sociales y alaba las “excelentes políticas” del Partido Comunista tras 100 días desaparecida

En el vídeo, los detalles de la reaparición de la actriz china Fan Bingbing. REUTERS

La estrella más famosa del cine chino, la actriz y productora Fan Bingbing, ha reaparecido después de tres meses en paradero desconocido. Y su regreso ha confirmado su caída en desgracia: la Hacienda de su país le reclama una multa de 883 millones de yuan (unos 111 millones de euros) por evasión de impuestos y otros delitos relacionados, según ha informado la agencia de noticias estatal Xinhua.

Si la diva de 36 años —también conocida en Occidente por películas como X-Men, Días del Futuro Pasado (2014)— paga la cantidad dentro del plazo establecido, no se presentarán cargos penales contra ella al carecer de antecedentes, precisa la noticia.

“He padecido un dolor y tormento como nunca en la vida”, ha escrito la actriz en un largo mensaje de disculpa colgado en sus cuentas en las redes sociales chinas, y en el que tiene buen cuidado de expresar su lealtad al sistema político. “Sin las excelentes políticas del Partido (Comunista de China) y el país, sin el cariño de la gente, no existiría Fan Bingbing”, agrega la estrella, cuya carrera se extiende cerca de dos décadas y cuyo rostro —que el gusto chino considera emblema de la perfecta belleza— era hasta ahora ubicuo en carteles y campañas publicitarias.

Los problemas de Fan habían comenzado en mayo pasado, cuando el presentador de la televisión pública CCTV Cui Yongyuan denunció en Internet que la estrella había cometido un importante fraude fiscal. Según adelantaba Cui, la actriz utilizaba contratos conocidos como “yin-yang”, de dos partes: en una se indicaba la cantidad real a percibir por su trabajo, y en la otra, la que veía Hacienda, se mostraba una cifra muy inferior.

La denuncia se ha visto confirmada. En su última película, Unbreakable Spirit, que coprotagoniza junto a Bruce Willis y que en su versión internacional se ha llamado Air Strike, su contrato real estipulaba una retribución de 20 millones de yuan (2,52 millones de euros); el oficial reducía ese monto a 10 millones (1,26 millones de euros), lo que le permitió evadir 7,3 millones (unos 920.000 euros) en impuestos, apunta Xinhua.

Entre rumores sobre sus problemas con las autoridades fiscales chinas, la última aparición pública de la diva ocurrió el 1 de julio. Desde entonces, no se la había vuelto a ver, pese a que su película se encontraba en plena promoción. Otra pista de sus dificultades la dio el que la marca australiana de vitaminas Swisee, que la había contratado como la cara de su campaña publicitaria, rompiera sus vínculos con ella. Fan, hasta entonces muy activa en las redes sociales —en Weibo, el Twitter chino, cuenta con 62 millones de seguidores—, enmudeció súbitamente en Internet.

Mientras arreciaban los rumores sobre su paradero y su desaparición se convertía en noticia mundial, Fan se encontraba detenida en un balneario de la provincia de Jiangsu, en la costa china, según ha publicado el periódico de Hong Kong South China Morning Post. El procedimiento bajo el que se encontraba retenida, conocido como “vigilancia residencial en un lugar designado” (RDSL, por sus siglas en inglés), se aplica habitualmente a los sospechosos de corrupción y a los disidentes políticos.

En la investigación de Hacienda ha quedado detenido uno de los asesores de Fan, acusado de la destrucción de documentos para encubrir a su cliente, puntualiza Xinhua. Los inspectores encontraron que la actriz y sus empresas habían dejado de pagar cerca de 255 millones de yuan (32 millones de euros) en impuestos, de los que 200 millones (25 millones en euros) están clasificados como evasión fiscal.

Fan y sus compañías tendrán que desembolsar ese dinero y más de 600 millones de yuan (75,65 millones de euros) como multa. Una fuerte suma que parece calculada para servir de advertencia a otras celebridades —y al público llano— contra el fraude fiscal o la tentación de creerse más fuerte que el Estado. Según precisa Xinhua, la investigación se ampliará al resto del mundo del cine y la cultura, pero quienes se pongan al día voluntariamente con Hacienda no sufrirán represalias.

En su mensaje de disculpa, Fan afirma aceptar el castigo de las autoridades y se compromete a pagar la multa. “He meditado sobre mis acciones. Me avergüenzo de lo que he hecho, y lo lamento profundamente. Pido disculpas a todo el mundo”, sostiene.

Fan Bingbing, protagonista tanto de películas de culto como No soy Madame Bovary (2016), del director Feng Xiaogang, o de Lost in Beijing (2009) como de populares series de televisión y comedias románticas, está considerada la actriz mejor pagada de la China continental. Forbes calcula que el año pasado ingresó cerca de 300 millones de yuan (37,8 millones de euros), una cantidad que solo supera el hongkonés Jackie Chan con 330 millones. Entre 2003 y 2016, según Forbes, la actriz ganó unos 1.400 millones de yuan (176 millones de euros). 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >