Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los contribuyentes británicos se niegan a pagar la boda de Eugenia de York

Una plataforma recoge más de 30.000 firmas para exigir que los gastos del enlace de la nieta de Isabel II, que se celebra el 12 de octubre en Windsor, corran a cargo de la familia real

La princesa Eugenia de York, en julio de 2018 en Nueva York.
La princesa Eugenia de York, en julio de 2018 en Nueva York. GTRESONLINE

 Eugenia de York es hija de príncipe y tiene título de princesa. Nieta de la reina Isabel II de Inglaterra, forma parte de la familia real y, en ciertas ocasiones, realiza tareas oficiales para la misma. De ahí que su boda, que se celebrará el próximo 12 de octubre en el castillo de Windsor, sea todo un evento para la familia. Pero no tanto para los británicos, para quienes el enlace es más una carga que una fiesta.

Así lo piensan, al menos, 32.000 de ellos, que han decidido firmar una misiva en la que exigen que todos los gastos de la boda corran a cargo de la familia real británica. Según explica este grupo en una página web llamada Republic.org (ya sólo el nombre indica por dónde van los tiros), "una boda real es un evento privado y personal revestido como si de una ocasión nacional se tratara". "Ello implica", afirman, "que las bodas reales se usen como ejercicios de relaciones públicas y que se espere que el contribuyente pague buena parte de los costes". 

La boda de Eugenia y el financiero Jack Brooksbank tendrá lugar en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor, el mismo lugar en el que se casaron hace apenas cuatro meses el príncipe Enrique y Meghan Markle, ante 1.200 personas invitadas a los terrenos del castillo. Después de la ceremonia los novios darán un pequeño paseo en un carruaje por la zona y después se ofrecerá una recepción, también en el mismo lugar, por parte de la reina, por lo que será ella quien correrá con los gastos del enlace.

Sin embargo, hay gastos que se cargarán al erario público. Según esta página, la boda de Guillermo y Kate Middleton en 2011 costó 24 millones de libras (27 millones de euros), y la de Enrique y Meghan unos 35 millones (39,3 millones de euros), mientras que el coste de la de Eugenia y Jack será de unos dos millones de libras, 2,25 millones de euros. "Los costes exactos son secretos, pero sabemos que esos se requerirán cierres de carreteras y actuaciones policiales muy caras. Y sabemos que los ayuntamientos y los contribuyentes lo acabarán pagando". Así, aseguran que "quienes pagan impuestos no deberían financiar una boda privada, se case quien se case". 

Además, este nutrido grupo argumenta que —aunque Buckingham asegura que pagará los costes de la boda— "los fondos reales están en el límite entre el ingreso público y el privado". Así, elevan una petición a la Cámara de los Comunes para "asegurar los más altos estándares de aperturismo y transparencia en relación con la aportación de fondos de la boda de la princesa Eugenia y Jack Brooksbank". 

Otra de las polémicas de esta boda ha estado en su retransmisión. Al fin y al cabo, no es la boda de un hijo de la reina, ni de un heredero, ni de un hijo de un heredero: es la de la hija menor del segundo hijo de Isabel II, la novena en la línea de sucesión al trono británico, y su interés resulta menor. De ahí que la BBC no haya querido retransmitirla.

Así, en un primer momento los británicos se iban a quedar sin ver el enlace por televisión. Sin embargo, apenas tres días antes, la cadena privada ITV aseguró que se quedaría con los derechos de la ceremonia y que realizará una retransmisión a todo el país el viernes desde las 9.30 de la mañana. Tienen complicado superar los 13 millones de espectadores que siguieron el enlace de Enrique y Meghan en el Reino Unido. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >