Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS Coordinado por JORGE RODRÍGUEZ

Las cabras enanas animan las fiestas de Los Ángeles

Una empresa alquila a Spanky y Pippin para asistir a bodas, cumpleaños, barbacoas y clases de yoga

Spanky, a la izquierda, y Pippin, en una fotografía publicada en Facebook.
Spanky, a la izquierda, y Pippin, en una fotografía publicada en Facebook.

Spanky y Pippin son profesionales de las fiestas. Su trabajo consiste en asistir a bodas, cumpleaños y barbacoas, aunque también están disponibles para rodajes de cine y televisión, o para pasear por el campo. Otra de sus ocupaciones es participar en clases de yoga y posar con gracia junto a los alumnos. Son dos cabras enanas de Nigeria que acuden a cualquier evento en Los Ángeles por una tarifa básica de 99 dólares (84 euros) la hora.

La empresa que gestiona el alquiler de las cabras, Party Goats LA, fue fundada en 1997 por Scout Raskin, una mujer que se presenta como "la mamá de las cabras". Spanky es de color marrón y Pippin, blanca. La primera es valiente e inteligente; la segunda, dulce y graciosa. Ambas nacieron y fueron criadas en California y comparten el mismo carácter "extremadamente amable", explica su página web.  

Dos mujeres juegan con una de las cabras, en una imagen publicada en Facebook.
Dos mujeres juegan con una de las cabras, en una imagen publicada en Facebook.

"Las cabras ni se inmutan con la música a todo volumen o en lugares abarrotados", señaló Raskin. "Hemos estado en fiestas con DJ. Yo estaba preocupada por su reacción, pero Pippin se quedó dormida. El ruido no parecía lastimar sus oídos", dijo. Lo mismo acuden a reuniones al aire libre que en locales cerrados, pero con la condición de que no estén enmoquetados. 

Spanky y Pippin son, literalmente, "party animals" (fiesteras) en el ambiente nocturno de Los Ángeles. El estudiante Torian Mylott, de 20 años, dijo a Reuters que la experiencia con las cabras fue divertida y terapéutica. "Son muy amables y resulta tan agradable tenerlas cerca. Puedes decir que quieren a los humanos y son muy divertidas", declaró.  

Una de las actividades más celebradas en las fiestas a las que acuden es fotografiar a los invitados arrodillados a cuatro patas mientras las cabras saltan por encima o posan subidas a su espalda. Buen material para las redes sociales. También se ofrecen para sesiones de terapia con discapacitados, toxicómanos o pacientes con estrés postraumático, como en ocasiones se hace con caballos. La ventaja, destacan en su web, es que las cabras enanas se pueden trasladar hasta donde se encuentren las personas que las necesitan. 

Las cabras fiesteras parecen ser un buen negocio. Entre sus clientes, destacan algunas celebridades de los medios de comunicación californianos y del deporte, como el jugador de baloncesto Blake Griffin, jugador clave de los Clippers traspasado el pasado enero a los Pistons. La empresa tiene ya cerradas las reservas para todos los fines de semana de octubre. "Los laborables están generalmente disponibles", informan en su web.

Más información