Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cada cinco segundos muere un menor de 15 años en el mundo

Unos 6,3 millones de niños fallecieron en 2017 por causas casi siempre prevenibles. La mayoría de ellos no llega a cumplir un lustro de vida

Una niña de cuatro meses en Nepal.
Una niña de cuatro meses en Nepal.

En 2017, 6,3 millones de niños menores de 15 años murieron por causas en su mayoría prevenibles como la diarrea o la neumonía, según las nuevas estimaciones de mortalidad publicadas este martes por Unicef, la Organización Mundial de la Salud, la División de Población de las Naciones Unidas y el Grupo del Banco Mundial. Un niño cada cinco segundos. A pesar de los enormes progresos registrados desde 1990, 56 millones de menores de cinco años se enfrentan a la muerte de aquí a 2030, la mitad de ellos recién nacidos.

La mortalidad infantil sigue la tendencia a la baja. Mientras que en 1990 fallecieron 12,6 millones de niños antes de cumplir los cinco años, en 2017 fueron menos de la mitad: 5,4 millones. El número de muertos entre cinco y 14 años se redujo de 1,7 millones a menos de un millón en el mismo periodo. No obstante, nacer en algunos países puede significar enfrentarse a un riesgo hasta 60 veces mayor de no alcanzar los cinco años en comparación con otros lugares del mundo.

Es en esta franja de edad en la que se concentra la gran mayoría de los fallecimientos (5,4 millones), especialmente en África subsahariana. En esta región, uno de cada 13 niños no supera el primer lustro de vida, mientras que en los países de altos ingresos, son uno de cada 185. Los expertos señalan como principales causas factores que se pueden evitar o tratar, como complicaciones durante el parto, neumonía, diarrea, sepsis neonatal y paludismo, y que podrían ser limitadas en parte con un mejor acceso a agua, saneamiento, una nutrición adecuada o servicios básicos de salud.

En África Subsahariana, uno de cada 13 niños no llega a cumplir cinco años

El primer mes de vida representa el periodo más arriesgado y es, de hecho, la franja de edad en la que la reducción de la mortalidad es más lenta. En 2017, 2,5 millones de recién nacidos murieron a lo largo de los primeros 30 días de vida. En África subsahariana o en Asia meridional, la probabilidad de morir en esta época es nueve veces mayor que en un país de altos ingresos.

Entre los cinco a los 14 años, las lesiones constituyen la principal causa de muerte entre las 900.000 víctimas, especialmente ahogamientos y accidentes de tráfico. Una vez más, África subsahariana encabeza la clasificación de los sitios más peligrosos. Aquí el riesgo de muerte es 15 veces mayor en comparación con Europa.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información