Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Matthew Perry lleva tres meses hospitalizado

El actor ha informado de su situación en las redes sociales. Su prolongado ingreso se debe a complicaciones tras una perforación gastrointestinal

El actor Matthew Perry.
El actor Matthew Perry. GTRES

Matthew Perry, el popular Chandler Bing de la serie Friends de 49 años, ha sorprendido a sus seguidores con un escueto tuit en el que ha informado que lleva tres meses hospitalizado. El mensaje llegó a las redes la noche del viernes sin más información y creó una ola de apoyo hacia un querido intérprete que siempre ha sido honesto con sus diferentes problemas de salud, incluida su pasada adicción al alcohol y los barbitúricos. En esta ocasión Perry sufrió una perforación gastrointestinal seguida de una operación quirúrgica que le llevó a permanecer hospitalizado estos tres meses. Según los diferentes medios consultados no hay nada inusual en la prolongada hospitalización. La dolencia, que puede ser debida a numerosas causas incluida una apendicitis, tiene lugar cuando se forma una perforación, bien en el estómago o en el intestino, y si no es tratada a tiempo puede llevar a serios casos de infección.

El pasado agosto su publicista informó que Perry había superado con éxito una operación gastrointestinal como consecuencia de la perforación que había sufrido sin ofrecer más detalles sobre la dolencia o su convalecencia. En el mismo comunicado agradeció en nombre de su cliente la preocupación de sus seguidores, pero el publicista también subrayó el deseo de Perry de “proteger su intimidad” durante su estancia en el hospital de Los Ángeles donde estaba ingresado. El tuit del actor este fin de semana fue su primer contacto social en casi seis meses.

Con una carrera no demasiado extensa en cine, su trabajo junto a Jennifer Aniston, Courteney Cox, Lisa Kudrow, Matt LeBlanc y David Schwimmer durante las diez temporadas de la serie Friends fue suficiente para convertirle en uno de los rostros más conocidos de la cultura popular de toda una generación. Además, Perry siempre fue muy honesto a la hora de hablar sobre sus problemas con el peso y más especialmente de sus problemas con la adicción a diferentes sustancias. “No podía parar”, confesó a la revista People en 2013, explicando que su dependencia llegó a tal extremo que le fue imposible ocultarlo. “Todo el mundo lo sabía”, se sinceró entonces.

Tras sufrir numerosas recaídas Perry se convirtió en uno de los líderes de Hollywood contra la drogadicción y ejemplo del “sí se puede”, sí es posible continuar una vida alejado de las adicciones. “No en 28 días”, como bromeó en la revista The Hollywood Reporter, tras lo que resumió como un problema de décadas y que necesitó de numerosos ingresos e intervenciones personales en centros de desintoxicación. “Recuperar la sobriedad es algo realmente duro de conseguir”, subrayó en 2015 cuando recibió el premio Phoenix Rising del último centro de desintoxicación en el que estuvo por la valentía demostrada durante su recuperación. “Soy un alcohólico victorioso”, resumió entonces con humor quien lleva sobrio los últimos 17 años.