Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los casos de cáncer aumentan un 28% en seis años ante el crecimiento y el envejecimiento de la población

La longevidad y los hábitos de vida asociados al desarrollo socioeconómico explican en parte el incremento en todo el mundo

Personas con cáncer se manifiestan para tener mejores tratamientos en La Paz (Bolivia). En vídeo, declaraciones de especialistas de la OMS y la AIIC.

El cáncer es un amargo indicador del desarrollo socioeconómico, como muestra el último informe mundial de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer. Sus estimaciones calculan que en 2018 habrá 18,1 millones de nuevos casos y 9,6 millones de muertes a causa de esta enfermedad en el planeta. Uno de cada cinco hombres y una de cada seis mujeres en el mundo desarrollan un tumor a lo largo de su vida. Y uno de cada ocho hombres y una de cada 11 mujeres morirá por la enfermedad, pero el panorama es brutalmente diferente por regiones.

Europa registra el 23% de los casos y el 20% de las muertes, con solo el 9% de la población mundial. América cuenta con el 21% de la incidencia y el 14% de los fallecimientos, con el 13% de los habitantes del planeta. África, con casi 500 millones de habitantes más que Europa, no llega al 6% de los casos. “En sociedades más desarrolladas la esperanza de vida es más alta y hay mayor incidencia de cáncer. En países menos desarrollados viven menos y mueren más por causas infecciosas [VIH/sida y malaria]”, explica Rafael Marcos-Gragera, epidemiólogo del Instituto Catalán de Oncología.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer calcula que en 2018 habrá 9,6 millones de muertes por tumores

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, dependiente de la Organización Mundial de la Salud, publica sus estimaciones periódicamente, basándose en los escasos datos de los registros nacionales y en extrapolaciones. En su anterior informe, de 2012, calculó 14,1 millones de nuevos casos (un 28% menos que ahora) y 8,2 millones de fallecimientos (un 17% menos). “La incidencia del cáncer y la mortalidad están creciendo rápidamente en todo el mundo. Las razones son complejas, pero reflejan tanto el envejecimiento como el crecimiento de la población, así como los cambios en la prevalencia y la distribución de los principales factores de riesgo, varios de los cuales están asociados con el desarrollo socioeconómico”, señalan los autores del nuevo informe, encabezados por el epidemiólogo Freddie Bray.

Puesto que ocupa el cáncer entre las principales causas de muerte de los menores de 70 años.
Puesto que ocupa el cáncer entre las principales causas de muerte de los menores de 70 años.

El presidente de la Sociedad Europea de Oncología Médica, Josep Tabernero, recuerda que “el 40% de los casos de cáncer se podría evitar adoptando hábitos saludables”, como reducir el tabaquismo, la obesidad y el consumo de alcohol. Tabernero, director del Vall d’Hebron Instituto de Oncología, urge a las autoridades a poner en marcha “campañas de educación y políticas que penalicen el tabaco, las bebidas azucaradas y las grasas saturadas”. En opinión del experto, “tratar es muy caro, hay que luchar por prevenir”.

El oncólogo Josep Tabernero pide políticas que penalicen el tabaco y las bebidas azucaradas

El nuevo informe calcula que en el mundo ya hay casi 44 millones de personas que siguen vivas cinco años después del diagnóstico de un cáncer, un tiempo que en muchos casos se considera curación. “Cuantos más haya, mejor, pero hay que recordar que los curados o los largos supervivientes a veces son estigmatizados o sufren secuelas por los tratamientos. Hay muchas personas curadas que ya no vuelven a conseguir un trabajo”, advierte Tabernero.

El tabaquismo sigue siendo el enemigo público número uno. El cáncer de pulmón es el tumor más habitual, con el 11,6% de los casos, y es la principal causa de muerte, con más del 18% de los fallecimientos, sumando hombres y mujeres. El cáncer colorrectal (881.000 muertes, 9,2%), el cáncer de estómago (783.000, 8,2%), el cáncer de hígado (782.000, 8,2%) y el cáncer de mama (627.000, 6,6%) son los siguientes tumores malignos más letales.

“La mortalidad aumenta menos que la incidencia, lo que quiere decir que la mortalidad disminuye”, apunta Tabernero. En los países ricos, la supervivencia al cáncer a los cinco años del diagnóstico ha aumentado de manera generalizada en las últimas décadas. En España, por ejemplo, alcanza el 90% en próstata, el 87% en melanoma, el 85% en mama y el 65% en cuello de útero. La desigualdad, sin embargo, es escandalosa por países, según demostró un estudio internacional publicado en enero. La supervivencia a los cinco años de un niño diagnosticado con un tumor cerebral es del 36% en México, del 66% en España y del 80% en Suecia.

Más información