Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo calendario Pirelli empodera a las mujeres

El fotógrafo Albert Watson renueva la publicación y retrata aspiraciones femeninas con cuatro historias de mujeres protagonizadas por Gigi Hadid, Laetitia Casta, Misty Copeland y Julia Garner

La bailarina Misty Copeland y el fotógrafo Albert Watson durante la sesión del calendario Pirelli.
La bailarina Misty Copeland y el fotógrafo Albert Watson durante la sesión del calendario Pirelli.

El calendario Pirelli es un proyecto en constante evolución. Empezó a romper barreras cuando se publicó por primera vez en 1963. Y vuelve a hacerlo en su 46 edición de la mano de Albert Watson. El fotógrafo escocés apuesta por tomar una dirección completamente diferente a sus predecesores en un momento cultural y social dominado por movimientos tan rotundos como #MeToo.

Watson está considerado como uno de los grandes creadores de imágenes que evocan elegancia. Es reconocido también por ser uno de los mayores retratistas contemporáneos, con icónicas imágenes que irradian energía como la que hizo a Steve Jobs antes de morir o a Michael Jackson. Tiene un profundo talento estético y cuida hasta el último detalle de la composición para que las figuras se comprometan en armonía con el entorno mientras juega con la luz.

Laetitia Casta, que encarna a una pintora, y Sergei Polunin durante la preparación de una de las imágenes del calendario Pirelli 2019.
Laetitia Casta, que encarna a una pintora, y Sergei Polunin durante la preparación de una de las imágenes del calendario Pirelli 2019.

“Es un proyecto precioso”, señala en una conversación en su estudio neoyorquino en Tribeca, “uno de los grandes encargos que un fotógrafo puede recibir”. Trabajó sobre varias ideas. Al final se decantó por una narrativa que utiliza como paraguas los sueños, las aspiraciones. “Son mujeres, pero también hombres, que piensan en cómo serán sus vidas mañana, la próxima semana y el año que viene”. Ninguno de los protagonistas le mira, “porque piensan en el futuro”.

El calendario Pirelli se presenta este año como cuatro películas producidas a base de imágenes congeladas que relatan la historia de cuatro mujeres. Y en lugar de 12 fotografías tradicionales, lo integran 48 imágenes. Para explorar los sueños, eligió a dos mujeres mayores y a dos más jóvenes. Dos de ellas tienen novio y las otras dos se apoyan en amigos.

Julia Garner da vida en el calendario Pirelli a una fotógrafa especializada en botánica.
Julia Garner da vida en el calendario Pirelli a una fotógrafa especializada en botánica.

La bailarina Misty Copeland protagoniza el que podría haber sido el origen de su carrera. En el calendario Pirelli vive en Miami en una casa Artdeco con su novio, también bailarín, Calvin Royal, con el que practica en un pequeño escenario y hace ejercicios en una piscina. Sueña con actuar algún día en París, Berlín, Londres, San Francisco y Nueva York. Por las noches actúa en un club de stripers para ganar el dinero que necesita para financiarse una audición.

El autor quiere que este calendario se recuerde por la pureza de la fotografía. La segunda protagonista es la actriz y supermodelo Laetitia Casta. También vive en Miami. Su esperanza es ser una pintora famosa y exponer en galerías por todo el mundo. Su novio es el bailarín Sergei Polunin. Julia Garner, la tercera, interpreta a una fotógrafa botánica en Miami, en una pequeña casa con un enorme jardín tropical en el que retrata a su amiga, la modelo Astrid Eika.

Gigi Hadid en la historia para el calendario Pirelli afronta el rol de una mujer de éxito, que tiene todo pero no está contenta con su vida.
Gigi Hadid en la historia para el calendario Pirelli afronta el rol de una mujer de éxito, que tiene todo pero no está contenta con su vida.

La cuarta historia salta a Nueva York. La modelo Gigi Hadid da vida a una joven rica que reside en un penthouse en el hotel Carlyle. El diseñador de moda Alexander Wang es su confidente, un amigo que actúa de psiquiatra personal que intenta sacarla de su tristeza. “Los diferentes escenarios", explica, "y el juego con las luces permite hacer las fotos más interesantes”.

El calendario 2019 es una especie de retorno a la sensualidad, por la manera con la que utiliza la luz y los personajes. Muestra siluetas muy fluidas y los desnudos que aparecen son sutiles, suaves, incorporados en la historia. Watson es el maestro de las capas, lo que permite inyectar más tensión y emoción a las imágenes, sin hacerlas pesadas.

Albert Watson evita hacer simples fotos de mujeres superguapas o famosas. El fotógrafo acumula más de un centenar de portadas en Vogue, 40 en Rolling Stone y dirigió campañas para Chanel o Prada. Representa el blanco y negro de la personalidad de modelos como Naomi Campbell, Kate Moss o Cindy Crawford. También retrató a Mick Jagger, Andy Wharhol y es el autor de la imagen de Alfred Hitchcock con ganso muerto, que lanzó su carrera. La diversidad de su trabajo no tiene paralelos. Photo Distric News, la biblia de la industria, le considera uno de los más grandes junto a Irving Penn y Richard Avedon. Watson considera que la fotografía “se está volviendo vaga”. Él estudia minuciosamente a las personas que se ponen ante las cámara para conocer su historia.

El diseñador Alexander Wang es la segunda vez que trabaja con Watson, esta vez ante el objetivo. Cuando le pidió participar en el proyecto creyó que quería que vistiera a las modelos. “Después pensé que quería fotografiarme vestido de mujer”, reconoció. El taiwanés es el primer diseñador que aparece en el calendario. El resultados final, valora, “es muy especial. Tiene un sentido increíble del detalle”.

El momento, añade, para hacer algo así también es muy oportuno. Señala el hecho de que Pirelli decidiera distanciarse, quizás de una forma deliberada, de los desnudos que le dieron fama. “Que tome esta dirección dice mucho de hacia donde va la cultura”, explica Wang, “al introducir una historia, un contexto en el calendario va más allá de mostrar a bellas mujeres. No se limita a hacer una foto”. 

Gigi Hadid frente a su espejo

La cita tuvo lugar hacia el final de la sesión de fotografía con Albert Watson en el barrio del Upper East Side neoyorquino. Gigi Hadid se presentó descalza, con un jersey largo beige oscuro a modo de albornoz, sin pintar y el pelo recogido. “Me identifico claramente con el personaje”, se sincera. “Viajo mucho, estoy rodeada de mucha gente y con muchas cosas que hacer”, continúa, “pero cuando llego al hotel estoy sola, en un lugar desconocido y la diferencia horaria te impide llamar a los amigos”. La conversación revela sentimientos enfrentados. Como el personaje que interpreta en el calendario Pirelli, viene de una familia y una vida muy privilegiada. Podía haberse dedicado a cualquier cosa. Pero cuenta que se enamoró del mundo de la moda precisamente por la fotografía. “Crecí viendo imágenes”, recuerda, “entiendo la composición de las fotos, me enseñó mi madre. Y ahora tengo a los profesores en el trabajo”. Su madre la preparó también mentalmente para esta vida y le enseñó a organizarse. Hadid reconoce el papel que juega el calendario Pirelli para empoderar a la mujer. “Las muestra con un carácter muy fuerte”, explica. Lo interesante de la composición hecha por Watson, añade, es que refleja “las dificultades que tienen para tener éxito en la vida. Eso también es empoderamiento”, argumenta Hadid. “Incluso cuando las cosas parecen bonitas, siempre hay algo oscuro y ahí puedes encontrar fuerza para luchar por lo que te mereces”.