Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La resurrección de Luis Miguel: el artista que gustaba a tu madre es hoy el gran héroe de Netflix

'Luis Miguel. La serie' ha conseguido enganchar a varias generaciones de espectadores por motivos diferentes y, lo más importante, revitalizar la carrera del misterioso cantante

Luis Miguel en una de sus actuaciones. En vídeo, tráiler de la serie.

“¡Luis Miguel estaba muerto y lo han desenterrado!”, comenta extasiado el estilista y colaborador Josie. Y no, no se refiere a todas las veces que Internet ha dado sepultura al rey de los boleros, sino al éxito que está cosechando desde que Netflix emitió en abril el primer capítulo de su serie. “Durante décadas muchas personas han hablado de mi vida, pero ha llegado el momento de que mi verdad salga a la luz”, advertía Luis Miguel en el primer tráiler de la ficción, y su historia no se sale del guion que él mismo ha supervisado -incluso se atreve a desafiar la lógica narrativa con un cameo al estilo Hitchcock-, pero tiene todos los elementos para engancharse a ella y negarlo después: un padre controlador, una madre desaparecida y un éxito precoz aderezado con romances, adicciones y alguna que otra balada.“Parece una tragicomedia de Dickens en Acapulco”, puntualiza el estilista.

Luis Miguel Gallego Basteri (San Juan, Puerto Rico, 1970) estaba más próximo al ostracismo que al estrellato repentino. “Es tan hermético y llevaba tanto tiempo sin grabar nada que ya parecía un artista de otra época”, explica el periodista musical Luis Troquel. “El año pasado sacó un disco con mariachis, pero dentro de los números de Luis Miguel, que es un artista planetario, no pasó gran cosa”. Acabar con el silencio y el misterio que siempre le ha rodeado, ha sido su billete a la salvación. Gracias a la serie, las reproducciones de sus canciones en México han aumentado un 64 por ciento en Spotify; Culpable, el tema que suena en el cuarto episodio, está entre lo más popular de la plataforma, y cada domingo el hashtag #LuisMiguelLaserie es trending topic.

El actor mexicano Diego Boneta tiene la misión de humanizar a Luis Miguel y defender ese complicado 'mullet'.

Nadie pone en duda la importancia de su figura. “Es un gigante de la música popular y a él más que nadie le debemos la pervivencia del bolero en posteriores generaciones. La gente joven del primer OT –la gente normal, no la gente cool– estaban locos por él”, recuerda Troquel. Pero encontrar a alguien que se declare fan abiertamente del cantante sin sentir cierta culpabilidad es mucho más difícil. “Luis Miguel siempre nos ha parecido una cosa un poco de pureta o que lo escuchaba el servicio doméstico. Una cosa muy extraña y para nada cool. Pero la serie nos ha descubierto a un mito viviente. Ahora mismo ir a uno de sus conciertos es como ver a Elvis en Las Vegas”, apunta Josie.

Que los prejuicios pesan más que su carrera meteórica, lo ha podido comprobar también el guionista de la ficción, Daniel Krauze. “Me parecía que en México hacía falta abordar a nuestras figuras pop sin ánimo de escarnio. Luis Miguel –icono involuntario de los “Mirreyes”, intérprete que ha atravesado tantas facetas, mezcla irrepetible de estilos, nacionalidades y culturas– era el artista natural para ese análisis”, explicaba en una columna publicada en EL PAÍS. Sin embargo, ninguna publicación llegó a interesarse en el tema. “Yo creo que el problema tiene que ver con el machismo que hay respecto cierto tipo de productos, como puede ser el caso de Luis Miguel, considerados de temática femenina”, explica la periodista Henar Álvarez. “En una sociedad patriarcal, todas las cosas que están dirigidas a nosotras como público se consideran de menor categoría. El hecho de que Luis Miguel sea el protagonista hace que mucha gente vea la serie con recelo”.

¿Thriller o culebrón?

Ni el más sádico de los escritores sería capaz de trazar una historia como la de Luis Miguel. Su padre, el gaditano Luisito Rey, es un gánster de manual. Un artista fallido y manipulador que acabó pagando sus frustraciones con su hijo hasta convertirlo en una estrella. Sus tácticas escandalizarían a los servicios sociales y sus formas de hacer negocios rozan el delirio. Es capaz de todo, desde drogar a su hijo adolescente a gritarle por teléfono al mismísimo Michael Jackson. Por otro lado, su madre está en paradero desconocido. Nadie sabe qué ha pasado con la italiana Marcela Basteri, ni los motivos de su desaparición. ¿Viva o muerta? La duda y las especulaciones actúan como hilo conductor de la serie.

Óscar Jaenada da vida al gran villano de la serie, Luisito Rey.
Óscar Jaenada da vida al gran villano de la serie, Luisito Rey.

La historia tiene todos los elementos para ser un auténtico drama, pero ¿por qué nos referimos a ella como un simple culebrón? “Creo que aquí quizá entran en juego ciertos prejuicios raciales, por el acento de los personajes o las tramas amorosas”, defiende Álvarez. “Precisamente las tramas más importantes de Luis Miguel son la explotación infantil y la desaparición de Marcela. El romance y la vida de Luis Miguel es importante, pero no es el que más pesa. Yo antes lo definiría como un thriller o la historia de un mafioso”.

De lo que sin duda no hay que avergonzarse es de la delicia estética que suponer ver la serie: ese filtro ochentas bañado en excesos latinos. Johann Wald no pudo evitar reseñar los looks. “¿Existe algún blog o web con archivo de este fenómeno? Creo que hemos pasado por alto una verdadera reserva de tesoros estilísticos, y va siendo hora de rebuscar en los álbumes de nuestros amigos chingones”, preguntaba en su Facebook. “El mullet de Luis Miguel en directa y empatada competencia con el de Joe Keery en Stranger Things. ¿Será el momento de que la juventud vuelva a lucir orgullosa el peinado que sugiere seriedad por delante, fiesta por detrás?”.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información