Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una transición en escena

La obra 'Como un guante' explora la reasignación sexual desde una perspectiva emocional

Adryen Mehdi interpreta a André en 'Como un guante'
Adryen Mehdi interpreta a André en 'Como un guante'

André tiene un sueño: quiere convertirse en un boxeador de éxito. Su entrenador, Rulo, confía en su potencial y lo prepara día y noche para conseguir que gane un combate que podría hacerlo saltar a la fama. Pero André en realidad no es André. Su verdadero nombre es Adén y su sueño es poder convertirse en mujer y ser por fuera del mismo modo que se siente por dentro. Así es Como un guante, una obra estrenada en mayo en el Teatro Lara, que explora la transición de un cambio de sexo desde una perspectiva emocional.

Marcelo Soto, el director adjunto de la obra fue contratado para escribir el final de la misma y aportar una mirada desde lo LGTBIQ. Este profesor y dramaturgo ha estado involucrado desde los ochenta en la lucha por los derechos de la comunidad trans y ha colaborado en grupos como COGAM (Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid)  y Radical Gay. Soto explica que la pieza más que hablar desde la transexualidad habla hacia ella. "Está escrita hasta donde sabemos", comenta.  "Como un guante habla de la pelea contra la masculinidad, el adiós al macho. Es un proceso de duelo hacia una masculinidad hostil, rota. Por eso no contamos qué hay después de ponerse el vestido. Contamos lo que hacemos para romper con lo masculino. Lo de luego será la palabra de otra persona. Alguien deberá tomar el testigo y contar eso", explica el dramaturgo. 

La idea de la obra se le ocurrió a Andryen Mehdi, que interpreta a André/Adén sobre las tablas. Mehdi practica Muay thai, también conocido como boxeo tailandés, y pensó en la premisa de Como un guante mientras trabajaba con su entrenador. Para escribirla llevó a cabo un profundo proceso de documentación y se movía por ambientes trans y era aconsejado por ellas para luego plasmarlo en la pieza. 

"No es una obra que use el género de forma comercial", explica su director, José Luis Sixto (conocido por Hoy no me puedo levantar o Jesucristo Superstar). "No nos interesaba venderla como la historia de una chica trans y de como encuentra su identidad porque la idea es normalizarla. Queremos hablar más de la transición y de un cambio de género desde una perspectiva emocional y como un gancho".

Sixto, estaba interesado en trabajar en el proyecto porque siente que hay muchos prejuicios en todas partes y que para llegara reflejar la sociedad tal y como es hay que tratar más este tipo de personajes en el teatro y luchar por la normalización de lo diverso. El director echa de menos en las carteleras de cine y teatro "puntos de vista 100% humanizados", afirma. "Querría que la cartelera estuviera llena de personajes que no estuviesen condicionados por su identidad sexual. Algún día llegaremos a eso, pero aún queda mucho camino por delante".

Marcelo Soto tiene claro de cuál es el camino a  seguir. "Una de las cosas que yo pediría sería más solidaridad. No quedarnos callados nunca, levantar la voz y avergonzar al transfóbo. La homofobia no es un problema de los gays sino de los homófobos".

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información