Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estas son las complicaciones frecuentes en los bebés prematuros

Irene Montero da a luz a sus mellizos tras seis meses de gestación. Cuanto más semanas pase el bebé dentro de la madre, más desarrollado estará

Irene Montero ha dado a luz este martes a los seis meses de gestación a sus dos niños mellizos, Leo y Manuel. Esto significa que han nacido de manera prematura. Sin conocer la semana exacta a la que han nacido los pequeños, el nivel de prematuridad podría variar y tendría distintas consecuencias. Si los pequeños han venido al mundo antes de la semana 28 son considerados extremadamente prematuros; si fuera, por el contrario, entre la semana 29 y la 32 se considerarían grandes prematuros. Son bebés con un desarrollo todavía inmaduro porque no han alcanzado la maduración inherente a una gestación a término que es de 39 a 40 semanas. La inmadurez requiere más cuidados...

Según los últimos datos publicados por el INE, en el año 2014 nacieron más de 31.000 niños de forma prematura en España. Entre 1996 y 2013 el número de estos bebés aumentó un 36%. Normalmente, en estas situaciones, hay que acelerar el parto y muchos tienen que pasar días e, incluso, semanas en la incubadora y en las unidades de cuidados intensivos. Cada año nacen 15 millones de bebés antes de tiempo en el planeta. Y la OMS señala que el bebé prematuro se puede enfrentar a diversos problemas de salud, como son la pérdida de calor corporal, tener más dificultades para alimentarse y padecer con más frecuencia infecciones graves. También aumenta el riesgo de fallecimiento. 

El doctor Máximo Vento, presidente de la Sociedad Española de Neonatología y Chairman del European Board of Neonatology (EBN), expone algunas claves sobre qué es lo que significa realmente para el bienestar de los mellizos de Montero e Iglesias haber nacido antes de tiempo.

"En estos casos, hay que tener en cuenta varios factores que van a influir en el pronóstico de los pequeños como son: si han nacido antes o después de la semana 28 de gestación; si el parto ha sido vaginal o por cesárea o si han nacido en un hospital de nivel 3º o no", explica por teléfono el médico del Hospital de la Fe de Valencia. Estos últimos centros están preparados para recibir nacimientos prematuros, el personal de enfermería y el médico están especializados y se dispone de la infraestructura necesaria para la estabilización de estos pequeños pacientes. En el caso de gemelos o mellizos hay que resaltar que hacen falta dos equipos completos con las pertinentes instalaciones para poder atender correctamente a ambos.

Complicaciones de los bebés

Cuando los niños nacen antes de la semana 28 pueden padecer tres complicaciones fundamentales.

1. El desarrollo pulmonar es inmaduro. Los pequeños necesitarán ventilación artificial gracias a máquinas (respiradores) que les ayuden a expandir sus pulmones para permitir el intercambio de gases con la sangre. Los obstetras administran cortisona a la madre para estimular el desarrollo del pulmón fetal y sulfato de magnesio para proteger el cerebro. Los neonatólogos administran surfactante en las primeras horas de vida para facilitar la estabilidad del pulmón y así tener una menor dependencia del respirador y del oxígeno que es muy tóxico para estos pacientes.

2. El aparato digestivo también está poco desarrollado, muy inmaduro. "No pueden comer por sí solos. Podemos empezar con un poco de calostro por sonda. Pero puede no ser suficiente. En estos casos la disponibilidad de un banco de leche procedente de donantes y pasteurizada facilita enormemente el desarrollo de estos bebés inmaduros. Estos bancos están cambiando drásticamente el panorama de la alimentación de estos bebés. Todos los grandes hospitales deberían disponer de una instalación así. Hay que ir alimentando a los pequeños con leche humana e ir estimulándoles el apetito y la deglución".

3. El tercer punto son las infecciones. "El sistema inmune tarda en desarrollarse. Además, cuando el niño está dentro de la madre está protegido por unas membranas que le aíslan de las infecciones. Estos bebés tienen una mayor probabilidad de infectarse. Tiene que haber un equipo muy preparado, que actúe de inmediato, porque las consecuencias pueden ser muy graves, y programas que llamamos de bacteriemia cero para implementar en todo lo posible la higiene más extrema".

Los bebés prematuros necesitan a sus padres. Las unidades neonatales están abiertas las 24 horas para que haya una interacción entre los padres y los bebés lo más estrecha posible. La vinculación es un factor altamente estimulante para el desarrollo del bebé y disminuye notablemente el estrés que siempre es perjudicial cuando se cronifica.

"En definitiva, hay que tener en cuenta que en los partos prematuros cada semana de diferencia es crucial", explica Vento. "Se habla de que cada semana que pasa el bebé dentro de la madre, este se desarrolla de media un 5% más. Por lo que es muy diferente que los mellizos de Iglesias y Montero hayan nacido antes o después de las 28 semanas de embarazo. Nacer en la semana 29 o 30, significa, por ejemplo, que los niños tendrán más peso, más desarrollo, necesitarán menos oxígeno... un mejor pronóstico. Estas próximas semanas, van a ser una época difícil para Montero e Iglesias, pero pueden estar seguros de que el nivel de la Neonatología en nuestro país es equiparable en sus resultados a la de los mejores centros internacionales", concluye el experto.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información