Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salir de la zona de confort

En este momento emergente, los protagonistas son los que entienden el poder de lo inesperado. Diego Armando es un hombre acabado, Maradona es un mito que alimenta redes

Maradona gesticula durante el partido del Mundial que enfrentó a Argentina con Nigeria, en San Petersburgo.
Maradona gesticula durante el partido del Mundial que enfrentó a Argentina con Nigeria, en San Petersburgo. Getty

Me encantan los Mundiales de fútbol, porque pasan cosas. Se mezcla lo deportivo con el azar, la vida, el respirar. Corea del Sur destronando a Alemania. Ese Maradona, puestísimo, que se infla de emoción ante el gol de Messi que salvó a Argentina de regresar a casa con las manos vacías. El momento Maradona es desagradable porque es la coronación de un divismo insaciable. Le arrebata el titular al deportista con un aparatoso gesto de histrión. Pero en este momento emergente, los protagonistas son los que entienden el poder de lo inesperado. Diego Armando es un hombre acabado, Maradona es un mito que alimenta redes y engorda rodeado de gente equivocada. Basta ver ese vídeo, donde lo trasladan al interior de una sala VIP del estadio donde se desmayó y, una vez apoyado en una butaca y atendido por paramédicos rusos, uno de sus acompañantes se come varios canapés viendo la escena tan pancho.

Es posible que tus amistades reflejen parte de ti. Maradona está endiosado y abotargado, todo en él es una sobredosis. Y solo pueden acompañarle personas que sepan aprovecharse de eso. Maradona es detestado por la oposición venezolana, por ejemplo, porque se ha dejado acariciar la panza tanto por Chávez como por Maduro. A los fans de Maluma, el nuevo ídolo musical colombiano, les incomodó la acaramelada imagen del cantante junto al astro argentino en un avión privado. Después de alojarse en el hotel Four Seasons de Moscú, al autor de Felices los 4 le sustrajeron joyas por un valor de 700.000 euros. Ese es el problema del bling-bling, que como tienes que ponerte todas las joyas juntas, viajar se convierte en un riesgo. Le robaron casi tanto como a Kim Kardashian en París el año pasado y puede deberse no solo a la ostentación sino a la permanente exhibición en Instagram. Esta juventud no sigue el consejo de las antiguas estrellas del glamour exagerado, como Zsa Zsa Gabor, que igualmente jamás llevaba pocas joyas pero las que llevaba nunca eran auténticas. De hecho, las fabricaba su madre en un taller de Hollywood y las verdaderas se guardaban en el banco. Lo que pasa es que en la época de Zsa Zsa, llevar joyas significaba que te las regalaban hombres poderosos. Hoy en día el poder de un logo, de una marca es una revalidación de ti mismo. Ser nuevo rico ya no está mal visto y tiene que ser exhibido como la brillante realización de tus sueños. Un vicio del que no podemos desprendernos.

Retrato de estudio de la actriz Zsa Zsa Gabor realizado entre 1950 y 1955.
Retrato de estudio de la actriz Zsa Zsa Gabor realizado entre 1950 y 1955. Getty Images

Brillos y vicios hay en todas partes. Y, como no, en el PP también empiezan a aflorar unos cuantos gracias al escándalo de las afiliaciones hinchadas como el ego de Maradona. Parece que siguen afiliadas personas que ya no están vivas, algo que en realidad no debe sorprender mucho en un partido político, porque si le eres fiel a una ideología aquí, también deberías serlo en el más allá. Bromas aparte, Pablo Casado, el aspirante con la sonrisa ilimitada, ha sabido aprovechar el regate para convertirse en el hombre bisagra, es decir, ese elemento imprescindible que estará sujetando la puerta de Cospedal o de Sáenz de Santamaría, porque como no habrá mayoría, cualquiera que gane lo necesitará. Pablo, seguramente por los másteres que ha hecho, sabe adelantarse y hacerse necesario. Lo escuché una mañana muy jovial y congeniando con Pepa Bueno, encantado de llamarla Pepa y confesando, en plan tierno que a sus mítines no viene mucha gente. Distendido pero concreto. Y mientras tanto Soraya, que ya debería tener una serie de televisión al estilo de Paquita Salas, insiste en que todo el tema de los afiliados hinchados es algo a lo que debe responder el aparato del partido, que es Cospedal y del que ella, en plan infanta Cristina o Ana Mato, no sabe nada. Mal, Soraya, mi amor (que es como debería llamarse el serial), es como que si no te hubieras dado cuenta de que las cosas no es que están cambiando, es que han cambiado. Soraya corres peligro de no transmitir un mensaje renovado. Haz como Paula Echevarría, que en Pronto revela que con la edad, “me gusta salir más de mi zona de confort. Divertirme, tirarme al suelo y comer polvo y tierra”. ¡Esta entrevista deberían hacerla suya Soraya y Begoña Gómez, la esposa del presidente Sánchez! Estamos en la era de abandonar la zona de confort. Y comer polvo. Y tierra.