Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Victoria Beckham ahora también es comisaria de arte

La diseñadora y excantante ha colaborado con Sotheby's en una exposición de retratos de maestros de la pintura que se subastarán en julio

Victoria Beckham posa en su tienda ante un retrato pintado por el círculo de Leonardo da Vinci.
Victoria Beckham posa en su tienda ante un retrato pintado por el círculo de Leonardo da Vinci.

La capacidad de reinvención de Victoria Beckham no conoce límites. La ex Spice Girl, reconvertida en diseñadora de moda y empresaria acaba de añadir la pestaña "comisaria de arte" a su versátil currículo, y se ha estrenado en su nueva faceta ni más ni menos que con una colaboración con Sotheby's. Fue Beckham quien tomó la iniciativa hace alrededor de medio año, proponiendo a la casa de subastas que hicieran algo juntos y el resultado, como casi todo en estos días, ha sido bendecido con su propio hashtag: VBXOMP (Victoria Beckham X Old Masters Paintings).

La diseñadora ha seleccionado 16 obras procedentes de un lote mayor de maestros de la pintura que Sotheby's pondrá bajo el martillo los próximos 4 y 5 de julio, y las ha expuesto en su tienda insignia londinense entre el 22 y el 27 de junio, coincidiendo con el Mayfair Art Weekend. Flanqueados por los vestidos de su colección de prefall 2018, y distribuidos en los tres pisos de su hipermoderna boutique (diseñada por Farshid Moussavi en hormigón y acero), entre los cuadros escogidos por Victoria hay obras desde el siglo XV al XIX firmadas por Rubens, William Larkin o Lucas Cranach el Viejo. Tal vez como un reflejo inconsciente de su propia sobreexposición pública, se ha centrado solo en retratos. "Me encanta cómo esos cuadros cuentan una historia", ha explicado la británica en una entrevista con The Telegraph. "Es realmente interesante ver cómo vestían, sus joyas...".

La diseñadora descubrió a los Maestros Antiguos en una visita a la Frick Collection de Nueva York el año pasado, aunque ha admitido que todavía está "aprendiendo" sobre ellos. "Este es un proyecto bastante sorprendente para mí, pero cuando abrí mi tienda lo hice con el sueño de mostrar aquí el trabajo de otras personas. Colaborar con Sotheby's, que han sido tan generosos con su tiempo, supone todo eso y mucho más", ha explicado Victoria a la edición británica de Vogue.

Victoria Beckham posa entre dos cuadros, de Cranach el Viejo (izquierda) y del círculo de Leonardo da Vinci (derecha). ampliar foto
Victoria Beckham posa entre dos cuadros, de Cranach el Viejo (izquierda) y del círculo de Leonardo da Vinci (derecha).

Para la casa de subastas, que nunca antes había organizado una exhibición en un espacio de moda, la asociación con Beckham puede servir de puente con una audiencia (entre ellos, los 21 millones de personas que la siguen en Instagram) que tal vez no se había interesado antes por los maestros de la pintura. Según Chloe Stead, especialista en Old Masters de Sotheby's, la exposición aspira a generar “un diálogo alrededor de la magia del retrato pictórico y su eterno atractivo, incluso en esta época sobrecargada de selfies”.

Hasta ahora, Victoria se había concentrado en el arte contemporáneo, una pasión que comparte con su marido, David Beckham. A lo largo de los últimos años, ambos han amasado una colección privada cuyo valor, según The Telegraph, ascendería a decenas de millones de libras, y que incluiría obras de Damien Hirst, Banksy, Tracey Emin, Julian Schnabel, los hermanos Chapman o Sam Taylor-Wood. Además, la power couple también puede presumir de ser una pieza de museo en sí mismos: juntos o por separado, aparecen listados en nueve obras —en los formatos de fotografía y videoarte de la National Portrait Gallery.

No es la primera vez que la tienda de Victoria Beckham en Dover Street se convierte en una sala de exposiciones; en 2015, una instalación del ganador del premio Turner Martin Creed la llenó con 37.000 globos blancos, y los ingleses Eddie Peake y Emily Young también fueron invitados en el pasado a intervenir el espacio. Pero lo que nunca había colgado de sus paredes es un cuadro que, como en el caso del Retrato de un noble veneciano de Rubens (que data de alrededor de 1620), podría llegar a venderse por 4,5 millones de euros.

Precisamente este último es su favorito de entre todos los que ha seleccionado y expuesto durante la pasada semana. Si los Beckham pujarán o no por él el 4 de julio aún está por ver, pero lo que no sería improbable es que el eco de esta experiencia acabe permeando de un modo u otro la inspiración para su próxima colección, con la que celebrará el décimo aniversario de su firma. Ella misma lo sugería así en Vogue: "Sin duda, me siento motivada por la riqueza y el drama de estos cuadros".