Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así es Hussein bin Abdalá II de Jordania, anfitrión del príncipe Guillermo

El enigmático heredero hachemí es licenciado en Historia Internacional por Georgetown y estrella emergente de Instagram

El príncipe Guillermo de Inglaterra y el príncipe Hussein bin Abdalá II de Jordania viendo el partido Panamá-Inglaterra.
El príncipe Guillermo de Inglaterra y el príncipe Hussein bin Abdalá II de Jordania viendo el partido Panamá-Inglaterra. REUTERS

La visita del príncipe Guillermo de Inglaterra a Jordania deja imágenes insólitas, como la del duque de Cambridge bromeando con jóvenes emprendedores jordanos, charlando con refugiados sirios o paseando entre las ruinas de Gerasa, la ciudad romana del siglo I donde posó en el mismo lugar que lo hiciera su esposa, Kate Middleton, cuando visitó el lugar, con apenas cuatro años. Cuando era una una niña, la duquesa de Cambridge vivió tres años en Jordania, donde su padre trabajaba para la compañía British Airways.

Pero quizás la imagen que más curiosidad suscitó fue la del apuesto joven con una sonrisa permanente que lo ha acompañado a todas partes durante su corta estancia, de poco más de un día, en Jordania: la del príncipe Hussein bin Abdalá II, de 23 años. El heredero al trono jordano fue el encargado de recibirlo a pie de pista en el aeropuerto militar de Marka y de hacer de anfitrión de la real visita porque su padre, el rey Abdalá II, de 56 años, se encuentra de viaje oficial en Estados Unidos.

El príncipe Hussein —en todo momento atento con su invitado pidió incluso que grabasen el partido Inglaterra-Panamá que se celebró el domingo en Rusia en el marco del Mundial de Fútbol porque, por problemas de agenda, Guillermo no pudo disfrutar del encuentro en directo. El segundo en la línea sucesoria a la corona británica pidió sus acompañantes que no le desvelaran el resultado del encuentro porque tenía intención de verlo más tarde.

Tras la cena, el palacio de Kensington hizo públicas unas imágenes en su cuenta de Twitter oficial en las que podía verse a los dos jóvenes príncipes disfrutando del partido en una pantalla gigante de una de las salas del Palacio Beit al Urdun (Casa de Jordania, en árabe), situado a las afueras de Amán.

El enigmático heredero hachemí —que fuera de Jordania suele acompañar a su padre en los viajes oficiales, pero permanece en un discreto segundo plano— es licenciado en Historia Internacional por la Universidad de Georgetown, en Washington. El año pasado se graduó en la academia militar de Sandhurst, en el Reino Unido, un centro en el que también se formó su padre y del que igualmente fue alumno su ilustre huésped, el príncipe Guillermo. Amante de pilotar helicópteros y de los deportes de aventura, contrariamente a lo que pudiera parecer su vida es de todo menos privada.

Él mismo gusta de colgar las fotos de sus peripecias, viajes y proyectos en su cuenta de la red social Instagram, donde tiene más de 1,4 millones de seguidores. Puede vérsele desde cocinando en el desierto, pilotando un caza, rapelando en un wadi, jugando al fútbol o boxeando hasta tocando la guitarra española junto a su hermana, la princesa Salma. Una vida de aventura de la que sus futuros súbditos no pierden detalle gracias a las nuevas tecnologías. Su Instagram está plagado de aventura, pero también de fotos completamente informales de la familia real jordana.

Su dinamismo en pro de la modernidad y su afán por integrar a los jóvenes en la vida económica y política de Jordania son un valor añadido para el futuro monarca de un país donde más de la mitad de la población en menor de 25 años. Es un fiel defensor de esas nuevas tecnologías que tanto utiliza. Posee su propia página web de internet y no pierde oportunidad de ampliar horizontes para acercarse a la juventud a través de la iniciativa Haqiq, un programa de apoyo a jóvenes patrocinado por la fundación del príncipe Hussein que fomenta el pensamiento democrático, el espíritu de equipo y el desarrollo personal. También creó un programa en colaboración con la NASA para que los jóvenes jordanos puedan completar su formación en la famosa agencia espacial estadounidense.

Con tan solo 15 años fue nombrado heredero al trono. Su padre siempre ha supervisado personalmente la formación del príncipe y por eso lo ha llevado con él por todo el mundo. Para prepararlo a fondo, para el día en que le toque reinar. La familia real jordana está considerada descendiente del profeta Mahoma y según la página web del príncipe heredero, Hussein sería la generación 42º de esa dinastía. Una dinastía que brilla con luz propia en el firmamento de las casas reales árabes, entre las que Hussein se posiciona como la estrella emergente.

مع سلمى Jamming with Salma

Una publicación compartida de Al Hussein bin Abdullah II (@alhusseinjo) el

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis. Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público

Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros).

Suscríbete a los hechos.

Suscríbete