Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

12 pasos para desarrollar el apego seguro en niños, clave para criar hijos resilientes

El factor que determinará cómo se desenvuelven en la escuela y en la vida es la fuerza de la relación que él o ella tenga con el padre, la madre o cuidador principal

Tanto las madres como los padres persiguen un objetivo principal en la educación de sus hijos: que sean felices. El objetivo está claro pero el cómo conseguirlo no es tan sencillo y no siempre sabemos cómo hacerlo. La investigación nos demuestra que aproximadamente un 60% de la población tiene un apego seguro, mientras que el 40% restante tiene un apego inseguro. El objetivo de que nuestros hijos alcancen la felicidad no es exclusivo de los padres, sino que toda la sociedad debería remar en esa misma dirección. Como reza un famoso proverbio africano “para educar a un niño hace falta la tribu entera”. ¡Cuánta verdad! Es por ello por lo que aquí se presentan algunas ideas que nos pueden servir para reflexionar o para poner en marcha con los más pequeños con el objetivo de desarrollar un apego seguro en los niños:

1. Transmitirles protección y seguridad: la característica que mejor nos define como especie en el momento de nacimiento es la inmadurez. Somos el animal que nace más inmaduro y el que más tiempo necesita para valerse por sí mismo. Por esa razón resulta imprescindible que, ante la inmadurez del recién nacido, haya, al menos, una persona que se encargue de darle protección, seguridad y cariño. Esta figura generalmente suele ser la madre, aunque puede ser cualquier persona. Este proceso, como bien sabéis, dura bastantes años.

2. Fomentar la autonomía: a las pocas semanas de haber nacido, el ser humano ya muestra una emoción básica y que nos conduce hacia el aprendizaje: la curiosidad. Tan importante para el pequeñín es sentirse protegido y querido como permitirle que sea curioso y fomentar su autonomía. Al principio mostrará su curiosidad con la mirada para meses más tarde comenzar a voltearse, reptar, gatear, andar, etc. Todo lo que está su alrededor le llama la atención, puesto que nunca lo ha visto, tocado o explorado.

3. Explicarles aquellos sucesos que no entiendan: “mamá, ¿por qué esos niños se están peleando?”, “Papá, ¿por qué Rajoy ya no es el presidente?” o “profe, estoy muy nervioso por el examen de mañana”. ¿Os suenan estas frases? Los niños son muy curiosos como veíamos antes y una de las funciones que tenemos que cubrir tanto familiares como maestros es la darles respuestas a sus preguntas. Debemos tener en cuenta la edad y la situación del niño para adaptar nuestra respuesta.

4. Ser vistos: cuando nuestros hijos o alumnos nos dicen “mamá, mira lo que tengo” o “profe, mira lo que estoy haciendo” quieren llamar nuestra atención y quieren que les observemos. Piden a la figura de autoridad o de apego que le observen y que le den un feedback sobre cómo lo están haciendo. Es fundamental que nuestros hijos sean vistos y que les dediquemos suficiente tiempo de calidad.

5. Ponerles límites de forma sensible: el establecimiento de límites en los niños es un aspecto fundamental en cualquier familia. Cuando decimos “no” a nuestros hijos o alumnos y les damos una explicación coherente y sensible, les estamos diciendo implícitamente “no te dejo hacer esto o aquello porque te quiero”. Aunque nos cueste denegarles algo, es imprescindible el establecimiento de límites para su correcto desarrollo y autoestima.

6. Sintonizar emocionalmente con ellos: ¿recordáis cómo eran las antiguas radios? Teníamos que ser muy precisos en el dial de la emisora que buscábamos para poder escucharla bien. Pues lo mismo para con las emociones de nuestros hijos. Debemos identificar bien y de forma precisa lo que necesitan o la emoción que están experimentando. La empatía es una herramienta muy útil en estas situaciones.

7. Debemos actuar de manera responsiva: Una vez que hemos sintonizado con las emociones de los más pequeños, ya estamos en disposición de entenderles y ayudarles a recuperar la calma poco a poco. Una vez identificada la emoción en cuestión, ya podemos cubrir sus necesidades. Por ejemplo, si nuestro hijo tiene miedo a un perro que le ladra en la calle, una vez que hemos sintonizado con su miedo, seremos capaces de actuar de manera responsiva, es decir, dar respuesta a lo que ellos precisan en ese momento.

8. Respetar y permitir la expresión de sus emociones: por todo ello, es imprescindible que seamos respetuosos con las emociones que están experimentando nuestros hijos y que permitamos la expresión de las mismas. Cualquier emoción que sientan nuestros hijos es legítima, pero no toda conducta asociada debe ser permitida o aceptada. Por ejemplo, es comprensible y legítimo que nuestro alumno esté enfadado por haber perdido su balón en el patio, pero eso no le da derecho a empujar a sus compañeros de clase. Por lo tanto, la emoción siempre ha de ser permitida y legitimada, pero la conducta asociada no siempre es adecuada.

9. Mostrarnos disponibles: para que los padres, las madres y los educadores en general puedan llevar a cabo estas funciones, deben mostrarse presentes y disponibles. Es importante mostrar una actitud positiva y respetuosa con el menor, entendiendo que el proceso de aprendizaje es una carrera de fondo que requiere de mucha paciencia y perseverancia.

10. Seamos predecibles y coherentes: ¿conoces a alguna persona que tiene una manera de relacionarse contigo muy cambiante? No sabemos de qué depende, pero estas personas a veces se muestran maleducadas y frías, y en otras ocasiones, se nos acercan de forma agradable, comunicativa y empática. ¿Verdad que te deja una sensación de impredecibilidad? Pues esto es lo que queremos evitar como figuras de apego de nuestros cachorros. La anticipación, el mostrarnos predecibles y coherentes les ayudará mucho. Por ejemplo, en el apego ansioso-ambivalente, un tipo de apego inseguro, una de las características más sobresalientes de estos padres es que son muy ambivalentes, es decir, responden a sus hijos de manera irregular en función de muchas variables que se escapan al control de los niños.

11. Empoderamiento: es muy importante para la autoestima de nuestros pequeños (y no tan pequeños) que confiemos en que lo van a hacer bien en diferentes ámbitos (escolar, familiar, social, comportamiento, etc). En esto consiste empoderar, en creer y en confiar en nuestros hijos y alumnos. Las investigaciones llegan a la conclusión de que el factor que mejor predice la calidad de vida de nuestros hijos es la autoestima, así que animaos a fomentarla en ellos.

12. Mirada incondicional: el resumen de todos los puntos que hemos descrito es lo que conocemos como mirada incondicional. Queremos a nuestros hijos por el simple hecho de que son nuestros hijos. No hay ningún condicionante que haga subir o bajar nuestro cariño o amor hacia ellos. No queremos más a nuestros hijos por el hecho de que saquen mejores notas ni les queremos menos por el hecho de haberla liado en una fiesta. En este punto, debemos aprender de los animales que muchos de nosotros tenemos en casa. Su mirada es incondicional.

En conclusión, aunque todo lo que acabamos de ver pueda parecer difícil de llevar a cabo, es importante tener en cuenta que sois las mejores madres y los mejores padres que pueden tener vuestros hijos. No hay otros mejores. Por todo ello, ánimo, en la aventura de educar a vuestros pequeños cachorros.
 
Rafael Guerrero Tomás es psicólogo y Doctor en Educación. Director de Darwin Psicólogos. Profesor de la Facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), de la Universidad Rey Juan Carlos y del Centro Universitario Cardenal Cisneros. Experto en Psicoterapia breve con niños y adolescentes. Miembro de la Sociedad Española de Medicina Psicosomática y Psicoterapia.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información