Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ‘it girl’ “rebelde” que no se cambió de traje en un mes

El movimiento por escapar de la presión de la moda cuenta cada vez con más adeptos

Imágenes del Instagram de Marina Testino.
Imágenes del Instagram de Marina Testino. INSTAGRAM

La modelo y diseñadora Marina Testino, sobrina del fotógrafo Mario Testino, ha utilizado el mismo traje durante todo un mes para criticar la obsesión por el consumismo y la presión constante de estar a la última. Con un único dos piezas rojo, de americana y pantalón, la it girl ha querido rebelarse contra el "tabú" de repetir vestimenta, una práctica que está dejando de estar mal vista entre las referentes de estilo.

Con el hashtag #OneDressToImpress (Un atuendo para impresionar), la campaña que ha lanzado en Instagram persigue "despertar el debate sobre lo que parece ser una creciente obsesión por lo último", según explica en su página web. Afirma que la sociedad "presiona a las personas con la moda para que siempre usen algo nuevo", y reconoce haber sido una de las afectadas. "Cuando entré en la industria, sentí la presión de estar constantemente a la moda".

Hiding 👀 #onedresstoimpress

Una publicación compartida de Marina Testino (@marinatestino) el

Todas sus conclusiones sobre este experimento son positivas. Para Testino, creadora de la marca Point of View, "ha sido totalmente liberador elegir NO elegir". Se ha sentido empoderada y liberada, y no ha caído en la monotonía. Compara vestir su traje rojo a diario con "tener una pizarra en blanco todos los días para jugar con los accesorios". Pocos complementos y muy sencillos han sido suficientes para despertar la creatividad y adaptar su look a cualquier contexto, desde comprar en el supermercado y montar en monopatín hasta ir a la playa o a una presentación en una galería de arte

La modelo —que tiene raíces peruanas, reside en Nueva York, donde nació en 1994, y ha vivido en Francia, Reino Unido y España— defiende que "vestir una prenda con confianza destaca más que seguir la última tendencia" y asegura que es posible de la mano de la limpieza al vapor, más sostenible que la habitual lavandería. No pretende que la gente deje de seguir la moda ni pase a vestir el mismo atuendo todos los días, sino inspirar, despertar el debate y que los consumidores se planteen "comprar conscientemente y aquello que haga sentir bien y con poder".

En una de sus fotografías, en la que aparece sonriente tumbada en un césped, con el traje rojo y su combinación más repetida —camiseta y zapatillas blancas—, denuncia que el consumismo obliga a comprar cosas con el único propósito de tenerlas. “Desafío a todos a tomarse un momento y contar cuántas zapatillas blancas, vestidos negros y gafas de sol tienen, y preguntarse a sí mismos: cuando surge una nueva tendencia, ¿es necesario salir a comprarla?”

La iniciativa de Testino se hermana con otros movimientos que rechazan la idea convencional de la belleza, como mostrarse sin maquillaje en las redes sociales o quitarse los tacones en la alfombra roja, y es la última llamada a replantearse la forma de vivir la moda, con menos presión social y más cuidado por el medio ambiente. Ya no está mal visto que las famosas repitan vestimenta —los hombres no están sometidos a la misma presión— y muestra de ello son los gestos de Kate Middleton o Cate Blanchett. La duquesa de Cambridge repitió atuendo por cuarta vez —un vestido blanco vainilla que estrenó en el bautizo de su hija Carlota— nada menos que en la boda de Meghan Markle y el príncipe Harry, en un gesto que se ha entendido como deferencia hacia la novia, para cederle todo el protagonismo.

Si hay una voz crítica en Hollywood sobre la presión que soportan las mujeres por su aspecto es la de la actriz Cate Blanchett. La ganadora de dos Oscar —El aviador (2005) y Blue Jasmin (2014)— y presidenta este año del jurado en Cannes se ha alzado como icono feminista tras años reivindicando igualdad y exigiendo que las mujeres no sean juzgadas por su aspecto físico, sino por su talento. Es una de las promotoras de la campaña #AskHerMore, con la que las actrices de Hollywood reclaman desde hace un par de años que se les hagan preguntas más allá de sus elecciones estilísticas.

“Para mí, los verdaderos iconos de estilo son esas mujeres que siempre han sido ellas mismas sin pedir perdón, a quienes su aspecto físico y estético está integrado en lo que son. Mujeres que saben que su imagen no es lo que ellas son en realidad, sino solo una extensión de sí mismas, se trata de que las mujeres se sientan libres de vestir lo que quieran cuando quieren y como quieran”, afirmó Blanchett el año pasado un un aplaudido discurso al recibir el premio Icono de estilo que le otorgó la revista InStyle.