Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oportunidad

Este Gobierno socialista desbarata la propaganda de la derecha, que ya no podrá presentar a Sánchez como un peligroso izquierdista radical

Primer Consejo de Ministros del nuevo Gobierno celebrado en el Complejo de la Moncloa. Foto de familia.
Primer Consejo de Ministros del nuevo Gobierno celebrado en el Complejo de la Moncloa. Foto de familia.

Los acontecimientos se suceden a tal velocidad que no hay tiempo para análisis minuciosos. Sin embargo, creo que un Gobierno en solitario del PSOE es un buen negocio para los intereses de la izquierda. Quizás me equivoque pero, en mi opinión, Podemos no ganaría nada con un Gobierno en coalición. Si el objetivo común sigue siendo impedir la mayoría absoluta de Ciudadanos en las próximas elecciones, la situación actual me parece muy preferible. Este Gobierno socialista, diseñado para reconquistar el centro, y no mucho más, desde posiciones progresistas, desbarata la propaganda de la derecha, que ya no podrá presentar a Sánchez como un peligroso izquierdista radical. Es una propuesta inteligente, dirigida a recuperar el voto socialista que en los últimos tiempos ha inflado las encuestas a favor de Rivera y, por eso, lo más probable es que deje bastante margen para hacer oposición por la izquierda. Ese espacio, que un gobierno de coalición habría dejado desierto, puede ser mucho más rentable para Podemos que un par de ministerios. Porque una oposición firme, siempre que sea leal y no arriesgue la frágil estabilidad del Gobierno, no solo les permitiría recuperar el voto que, increíble pero cierto, también les ha arrebatado Ciudadanos, sino incluso crecer a costa del previsible desencanto del electorado más izquierdista del PSOE. Y hay más. Hasta si Rivera dejara de meter la pata con el entusiasmo que ha mostrado últimamente, dos años de Sánchez en La Moncloa ofrecerían al PP tiempo para refundarse, y no existe noticia mejor que la fragmentación electoral de la derecha. Cuando menos lo esperábamos, casi de milagro, resulta que la izquierda española tiene una oportunidad. A ver si esta vez la aprovechamos.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.