Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Un progresista denunciando a unos inmigrantes?

Un activista hispanosuizo difunde imágenes de subsaharianos vendiendo droga a escolares

Lausana se ha convertido en una ciudad tristemente célebre en Suiza por la inseguridad.rn rn
Lausana se ha convertido en una ciudad tristemente célebre en Suiza por la inseguridad. Universal Images Group via Getty Images

La bola de nieve fue creciendo a lo largo de la semana pasada. Primero fueron un par de columnas de opinión y luego una serie de posts en Facebook que desataron la tormenta mediática que seguiría. En ellos se veían fotos a cara descubierta de algunos subsaharianos apostados a la salida de escuelas de Lausana, supuestamente vendiendo droga a los adolescentes. La polémica no se hizo esperar, y el post fue redistribuido miles de veces en menos de 48 horas. Tal fue el clamor que el autor de las fotos fue entrevistado en horario central por el presentador estrella de los informativos de la televisión suiza.

Pero lo interesante es que el fotógrafo de los supuestos traficantes no es un vecino desconocido, ni un militante de derechas. Se trata del documentalista Fernand Melgar, realizador suizo de origen español cuyas películas han sido premiadas mundialmente. Reconocido militante por los derechos de los migrantes y con credenciales progresistas, la denuncia del hispano-suizo provocó escándalo entre los de su propio grupo ideológico. Mientras que la izquierda le acusa de “racismo”, de “mostrar fotos de personas sin respetar sus derechos” o le reprochan “alentar la amalgama entre refugiado y criminal”, la mayoría de sus conciudadanos aplauden su coraje. Por su parte, Melgar alega que su ciudad está “gangrenada” por el tráfico de drogas y argumenta que “el ínfimo porcentaje de demandantes de asilo que trafican con drogas y se dedican al crimen ensucia a la inmensa mayoría”.

Lausana se ha convertido en una ciudad tristemente célebre en Suiza por la inseguridad, los robos al tirón o el acoso sexual a mujeres en la calle. A lo que se suma la venta de droga a la salida de los colegios. Todo ante la impotencia de las autoridades municipales y la policía, incapaces de reprimir el tráfico y la violencia creciente. Ahora, los ciudadanos se plantean manifestaciones siguiendo la “revolución” iniciada por Fernand Melgar, y esperan una respuesta política.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.