Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos explican por qué lo del Fortnite se nos ha ido de las manos

El videojuego de ‘Battle Royale’ ha enganchado a cientos de miles de personas y se ha convertido en la nueva fiebre post Pokémon GO

Lo del Fortnite se nos ha ido de las manos. El videojuego en modo Battle Royale tiene enganchados por igual a millennials, centennials y algún que otro baby boomer rezagado. Su éxito responde a un modelo básico del marketing: lo simple vende. En un modelo de negocio abusivo en el que los clientes se veían obligados a comprar complementos para ser mínimamente competitivos, este juego ha apostado por lo contrario, las mejoras son meramente estéticas. Y el órdago les ha servido para ganar la partida de calle. Además, a diferencia de Pokémon Go, no solo consigue más jugadores, también los retiene.

Solo durante el pasado febrero se embolsaron 105 millones de euros en ingresos y ya se ofrece una beca de estudios completa por este videojuego en la universidad de Ashland (Ohio). Fortnite ha superado a su rival, PLAYERUNKNOWN'S BATTLEGROUNDS, inspirado a su vez en la novela del japonés Koushun Takami, Battle Royale, publicada en 1999. Si eres de los pocos que aún no conoce en qué consiste este juego que tiene enganchado al personal, no te preocupes, es muy sencillo: 100 personas caen a un tablero y compiten entre ellos. Hay diferentes modos de juego, se puede ir solo, en pareja o en escuadrones de hasta cuatro personas.

“Esta especie de juegos del hambre donde tienes que irte abasteciendo cuenta con muchas armas y también con construcción. Los jugadores van looteando [recoger el loot o botín que deja un enemigo al ser eliminado] para acabar unos con otros”, explica el experto de videojuegos de MeriStation, Sergio González. Para él, una de las claves reside en que Fortnite entra por los ojos, y también es muy accesible: Epic Games, que es la desarrolladora del título, apostó por un motor gráfico muy visual y colorido. De manera que pueda llamar la atención a chavales de 12 años que empiezan a jugar, otros de 16 que quieren hacerlo en su tiempo libre, e incluso para veinteañeros y treintañeros, que no ven en este juego una barrera que pueden encontrar en otros videojuegos que podemos considerar más de nicho”.

Para González, el modelo gratuito de Fortnite, que se puede disfrutar en consolas, PC y en plataformas móviles, no corre ningún riesgo. Además, Fortnite está muy orientado a su comunidad, en crecimiento constante. Las posibilidades creativas de este juego, que mezcla los reflejos de una batalla con la capacidad de construir son casi infinitas. Esta es una de las principales atracciones que han llamado la atención de los principales influencers y estrellas de este universo, los youtubers. “Creo que ha influido mucho en su éxito el hecho de que incluyan skins, que son distintos trajes para los personajes y los gestos cuando ganas. Ha jugadores que se están haciendo muy famosos ya no solo por cómo juegan, sino por la habilidad que tienen para construir”, dice ViTuber, un youtuber español con más de 250.000 suscriptores que ha dejado algo más de lado clásicos del mundillo como el EA Sports FIFA.

¿La nueva esperanza de los eSports?

Que Fortnite se convierta en la próxima gran sensación de los eSports ya no está tan claro, y nuestros expertos difieren: “Si hacen un modo de juego competitivo, yo creo que podríamos hablar de un nuevo fenómeno. Es un juego muy aceptado socialmente. Lo juegan profesionales y puede marcar una época pero tienen que hacer algo para que sea más visual”. Por su lado, González matiza: “Si se logra crear una comunidad profesional que se vea bien diferenciada de la comunidad de a pie puede llegar a quedarse, porque todo apunta que el título va a ser todo un fenómeno social, si no lo es ya”.

Para su masiva difusión no han necesitado ni siquiera una gran campaña de promoción, sus embajadores son los propios gamers y al carro se han subido varias estrellas del mundo del deporte. El francés Antoine Griezmann ya ha realizado el aclamado baile de Take the L para celebrar sus goles con el Atlético en la final de la Europa League y ante su gran rival, el Real Madrid. Las estrellas de la NBA Ben Simmons (Philadelphia 76ers) y Karl-Anthony Towns (Minnesota Timberwoles), también han compartido partidas en público durante la pasada temporada regular. Incluso Drake jugó una partida junto a la estrella de Twitch Tyler Ninja Blevins, el rapero Travis Scott y el jugador de la NFL Juju Smith-Schuster (Pittsburgh Steelers).

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información