Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La víctima de La Manada recibe el apoyo del movimiento #MeToo

Las actrices Jessica Chastain y Roose Macgowan, dos de sus principales impulsoras, muestran su indignación ante el fallo del tribunal de Navarra

Jessica Chastain durante la presentación de la película 'Molly's Game' en Australia.
Jessica Chastain durante la presentación de la película 'Molly's Game' en Australia. GETTY

El pasado jueves a las 13.30 de la tarde el juez José Francisco Cobo leía, ante la atenta mirada de los presentes en la sala y de media España, el fallo del juicio a los cinco miembros de La Manada, acusados de violar a una mujer durante los San Fermines de 2016. La resolución final de los magistrados que conformaban el tribunal fue una condena de nueve años de prisión por el cargo de abuso sexual continuado (y no de violación como pedía la Fiscalía). Al conocer este dictamen cientos de personas mostraron su indignación tanto en las calles como en redes sociales, haciendo de los lemas “No es no”, “Hermana yo si te creo” y "No es abuso, es violación" el grito unánime contra la disposición del juzgado de Navarra encargado del caso.

Tal ha sido la indignación generada por esta sentencia que la resolución ha traspasado las fronteras españolas y algunos de los rostros más conocidos de Hollywood no han permanecido callados ante lo que califican de injusticia. Jessica Chastain, una de las actrices que más ha luchado a favor del feminismo, no ha querido desaprovechar la oportunidad para mostrar su disconformidad con la calificación penal que ha realizado el tribunal español. “Cinco extraños le dijeron a una adolescente ebria que la acompañarían a su coche. En lugar de hacerlo, eligieron otra localización donde filmaron al grupo violándola. Que no te muevas y que estés con los ojos cerrados no significa consentimiento. No es abuso, es violación”, aseguraba en su cuenta de Twitter junto al enlace de la noticia que el diario británico The Guardian publicaba sobre el tema.

De esta manera, comenzaba en el otro lado del Atlántico la discusión que copó casi todas las tertulias informativas y conversaciones privadas el pasado jueves: ¿Cómo puede ser solo abuso y no una violación? La explicación que dan algunos juristas para esta resolución es que, en la interpretación del jurado, no existieron ni violencia ni intimidación hacia la víctima, por lo que lo que sucedió no puede considerarse como agresión sexual. Una diferencia que reduce considerablemente la pena.

A la luz de estas explicaciones la propia Chastain tuiteaba de nuevo. “Bajo la ley española, el abuso sexual es menos punitivo que la violación si no hay violencia o intimidación. ¿Sin intimidación? Cinco desconocidos engañando a una mujer borracha hacia una localización desconocida es terrorífico e intimidante. ¿A cuántas mujeres se mata cada año?”, se preguntaba la intérprete.

Rose Mcgowan en la presentación de una película en Londres.
Rose Mcgowan en la presentación de una película en Londres. getty

En el último año Chastain se ha erigido como una de las principales defensoras de los derechos de las mujeres en Hollywood, y ha encabezado movimientos como Time’s Up (se acabó el tiempo). Pero la actriz no solo lucha por una igualdad efectiva, sino que también educa a aquellos que todavía no tienen claro el concepto de feminismo. Por ejemplo, durante una de sus visitas a España la protagonista de Sola contra el poder le explicó a Pablo Motos, conductor de  El Hormiguero que se emite en Antena 3, que el feminismo no es una lucha de sexos. “No somos rivales”, le aseguró durante su estancia en el programa.

Otra de las mujeres que no ha querido desaprovechar la oportunidad para dar visibilidad a la sentencia ha sido la también actriz Rose Mcgowan. Aunque mucho más escueta que Chastain, Mcgowan ha compartido el hahstag #YoSiTeCreo junto a un artículo en el que se comentaban las manifestaciones que poblaron las calles el jueves. Mcgowan también es una reconocida representante de la lucha feminista, fue la primera en denunciar los abusos sexuales del productor Harvey Weintein y una de las principales promotoras del movimiento #MeToo.