Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
arquitectura
Es 1974 y Richard Rogers, Renzo Piano y Peter Rice se lo pasan de cine en las obras del Centro Pompidou de París. La pesadilla llegaría a la hora de limpiarlo. Getty Images
7 fotos

Siete chapuzas del mundo perpetradas por genios de la arquitectura

Desde que Dios fue descrito como el "gran arquitecto del Universo", los arquitectos se creen dioses. Pero se equivocan, vaya si se equivocan. Como los tres de la foto, tomada en 1974: Richard Rogers, Renzo Piano y Peter Rice se lo pasan de cine en las obras del Centro Pompidou de París. La pesadilla llegaría después

  • 'La Casa de la Cascada', de Frank Lloyd Wright (Wisconsin, EE UU, 1867- Arizona, EE UU, 1959), levantada en Bear Run, Pensilvania, es uno de los edificios más fotografiados del siglo XX. Sin embargo, la estructura presentaba problemas y la construcción era pésima. La inconmensurable visión del arquitecto sobrepasó con creces la competencia técnica de quienes la erigieron. 'La Casa de la Cascada' tenía muchas goteras, algo poco sorprendente puesto que se construyó sobre el lecho de un río. Pero Wright consideraba que esta intrusión demostraba su genio. Desde el punto de vista creativo, la ausencia de goteras habría revelado poco empeño por su parte. Wright creía que los fallos estructurales constituían una orgullosa prueba de su talento imaginativo y que demostraban lo adelantado que estaba respecto de la aletargada tecnología constructiva. ¡Expande los límites hasta que se formen goteras!
    1Goteras en 'La Casa de la Cascada' (Pensilvania, EE UU), de Frank Lloyd Wright 'La Casa de la Cascada', de Frank Lloyd Wright (Wisconsin, EE UU, 1867- Arizona, EE UU, 1959), levantada en Bear Run, Pensilvania, es uno de los edificios más fotografiados del siglo XX. Sin embargo, la estructura presentaba problemas y la construcción era pésima. La inconmensurable visión del arquitecto sobrepasó con creces la competencia técnica de quienes la erigieron. 'La Casa de la Cascada' tenía muchas goteras, algo poco sorprendente puesto que se construyó sobre el lecho de un río. Pero Wright consideraba que esta intrusión demostraba su genio. Desde el punto de vista creativo, la ausencia de goteras habría revelado poco empeño por su parte. Wright creía que los fallos estructurales constituían una orgullosa prueba de su talento imaginativo y que demostraban lo adelantado que estaba respecto de la aletargada tecnología constructiva. ¡Expande los límites hasta que se formen goteras! Getty images
  • Frank Gehry (Toronto, Canadá, 1929) es seguramente el más pródigo a la hora de infringir los principios de utilidad, firmeza y belleza que acuñó Vitruvio. En 2007, el MIT (Massachusetts Institute of Technology) demandó al arquitecto porque en el Centro Ray y Maria Stata, finalizado tres años antes en el mismo instituto, habían aparecido grietas y manchas de moho en las paredes y en invierno se formaban carámbanos en los salientes. La contratista Skanska ya había alertado sobre los problemas que su construcción conllevaría. ¿Por qué? Gehry había proyectado la forma sin pensar en el funcionamiento. Lo mejor llegó con el Walt Disney Concert Hall de Los Ángeles (en la foto). Al sol de California, los reflejos del metal que lo cubría elevaban 15ºC la temperatura de la acera. Si la temperatura en verano en Los Ángeles puede llegar a los 30ºC, estamos hablando que se alcanzarían los 45ºC en el perímetro del edificio. Los visitantes que esperaban cola fuera y los vecinos protestaron, y se tuvo que llevar a cabo un lijado del metal para reducir el reflejo.
    2Frank Gehry convierte en un horno el 'Walt Disney Concert Hall' (Los Ángeles, EE UU) Frank Gehry (Toronto, Canadá, 1929) es seguramente el más pródigo a la hora de infringir los principios de utilidad, firmeza y belleza que acuñó Vitruvio. En 2007, el MIT (Massachusetts Institute of Technology) demandó al arquitecto porque en el Centro Ray y Maria Stata, finalizado tres años antes en el mismo instituto, habían aparecido grietas y manchas de moho en las paredes y en invierno se formaban carámbanos en los salientes. La contratista Skanska ya había alertado sobre los problemas que su construcción conllevaría. ¿Por qué? Gehry había proyectado la forma sin pensar en el funcionamiento. Lo mejor llegó con el Walt Disney Concert Hall de Los Ángeles (en la foto). Al sol de California, los reflejos del metal que lo cubría elevaban 15ºC la temperatura de la acera. Si la temperatura en verano en Los Ángeles puede llegar a los 30ºC, estamos hablando que se alcanzarían los 45ºC en el perímetro del edificio. Los visitantes que esperaban cola fuera y los vecinos protestaron, y se tuvo que llevar a cabo un lijado del metal para reducir el reflejo. Cordon
  • Cuanto más ilustre el nombre, mayor la ofensa. La piscina de Zaha Hadid (Bagdad, Irak 1950- Miami, EE UU, 2016) para los Juegos Olímpicos de Londres de 2012, sencillamente, no podía construirse tal como estaba diseñada: la cubierta con forma redondeada bloqueaba las vistas de las últimas filas sobre el trampolín; además, los asientos de los espectadores estaban mal diseñados. Los contratistas estaban desesperados. Una de las últimas obras de Hadid (falleció en 2016) fue el estadio de Qatar para el Mundial de Fútbol de 2022. Muchos observaron que, a vista de pájaro, el estadio parecía una vagina abierta. Y Hadid respondió: “Si crees que cualquier cosa con un agujero es una vagina, es tu problema”.
    3La piscina olímpica sin visibilidad de Londres, por Zaha Hadid Cuanto más ilustre el nombre, mayor la ofensa. La piscina de Zaha Hadid (Bagdad, Irak 1950- Miami, EE UU, 2016) para los Juegos Olímpicos de Londres de 2012, sencillamente, no podía construirse tal como estaba diseñada: la cubierta con forma redondeada bloqueaba las vistas de las últimas filas sobre el trampolín; además, los asientos de los espectadores estaban mal diseñados. Los contratistas estaban desesperados. Una de las últimas obras de Hadid (falleció en 2016) fue el estadio de Qatar para el Mundial de Fútbol de 2022. Muchos observaron que, a vista de pájaro, el estadio parecía una vagina abierta. Y Hadid respondió: “Si crees que cualquier cosa con un agujero es una vagina, es tu problema”. Cordon
  • Hace poco, en Londres, se sufrió un choque térmico de proveniencia arquitectónica en la Torre Fenchurch 20 o el “walkie-talkie” –como se le conoce popularmente–, del arquitecto Rafael Viñoly (Montevideo, Uruguay, 1944). La banalidad conceptual de este edificio salta a la vista por su parecido a un transmisor-receptor. Pero los defectos eran funcionales además de artísticos: su curvatura actuaba como espejo cóncavo que concentraba la inusual luz solar londinense en un feroz rayo que derritió, literalmente, el Jaguar de un ejecutivo. Hubo que instalar carísimos deflectores, añadiendo el despilfarro a los cargos estéticos contra Viñoly.
    4Londres: el 'walkie-talkie' asesino de coches, de Rafael Viñoly Hace poco, en Londres, se sufrió un choque térmico de proveniencia arquitectónica en la Torre Fenchurch 20 o el “walkie-talkie” –como se le conoce popularmente–, del arquitecto Rafael Viñoly (Montevideo, Uruguay, 1944). La banalidad conceptual de este edificio salta a la vista por su parecido a un transmisor-receptor. Pero los defectos eran funcionales además de artísticos: su curvatura actuaba como espejo cóncavo que concentraba la inusual luz solar londinense en un feroz rayo que derritió, literalmente, el Jaguar de un ejecutivo. Hubo que instalar carísimos deflectores, añadiendo el despilfarro a los cargos estéticos contra Viñoly. Cordon
  • Los errores arquitectónicos de Le Corbusier (Suiza, 1887- Francia, 1965) eran de una naturaleza especial. Algunos se construyeron, otros no. En su Plan Voisin de 1925 pedía nada menos que la demolición total del centro urbano de París para reemplazar sus bellos bulevares por autopistas urbanas y bloques de pisos. Nunca llegó a realizarse. Las que sí se construyeron fueron las viviendas que proyectó Le Corbusier para los trabajadores de los viñedos de Pessac, en Burdeos (en la foto). Los empleados renegaron de su estilo limpio, níveo y racionalista y, en cuanto se dio media vuelta Le Corbusier, adornaron sus blancos y austeros edificios cúbicos con tejas de barro, contraventanas, ruedas de carro y lámparas de farol. Un momento antes de morir en 1965, un escarmentado Le Corbusier dijo: “La vida tiene razón y el arquitecto se equivoca”.
    5Le Corbusier: de su plan para demoler el centro de París a las casas para trabajadores que estos no aceptaron Los errores arquitectónicos de Le Corbusier (Suiza, 1887- Francia, 1965) eran de una naturaleza especial. Algunos se construyeron, otros no. En su Plan Voisin de 1925 pedía nada menos que la demolición total del centro urbano de París para reemplazar sus bellos bulevares por autopistas urbanas y bloques de pisos. Nunca llegó a realizarse. Las que sí se construyeron fueron las viviendas que proyectó Le Corbusier para los trabajadores de los viñedos de Pessac, en Burdeos (en la foto). Los empleados renegaron de su estilo limpio, níveo y racionalista y, en cuanto se dio media vuelta Le Corbusier, adornaron sus blancos y austeros edificios cúbicos con tejas de barro, contraventanas, ruedas de carro y lámparas de farol. Un momento antes de morir en 1965, un escarmentado Le Corbusier dijo: “La vida tiene razón y el arquitecto se equivoca”. Corno.fulgur75 / Visualhunt.com
  • En España también tenemos arquitectos estrella que han terminado estrellados. Los puentes expresionistas de Santiago Calatrava (Valencia, 1951) se asocian a un irresponsable derroche municipal, además de a una tendencia a las goteras. Los ha construido, y casi siempre con problemas, en Bilbao, Murcia, Jerusalén, Venecia... Su última obra, el Oculus del World Trade Center de Nueva York, considerada la estación de tren más cara del mundo con un coste de 4.000 millones de dólares (unos 3.300 millones de euros), recibió la llegada de goteras el mes de mayo de 2017, apenas un año después de su inauguración.
    6Goteras en la estación de tren más cara del mundo (Nueva York), de Santiago Calatrava En España también tenemos arquitectos estrella que han terminado estrellados. Los puentes expresionistas de Santiago Calatrava (Valencia, 1951) se asocian a un irresponsable derroche municipal, además de a una tendencia a las goteras. Los ha construido, y casi siempre con problemas, en Bilbao, Murcia, Jerusalén, Venecia... Su última obra, el Oculus del World Trade Center de Nueva York, considerada la estación de tren más cara del mundo con un coste de 4.000 millones de dólares (unos 3.300 millones de euros), recibió la llegada de goteras el mes de mayo de 2017, apenas un año después de su inauguración.
  • El arquitecto británico Richard Rogers (nacido en 1933) bebió mucho de Le Corbusier. Su Centro Pompidou de París, construido entre 1970 y 1977, fue la materialización de la visión mecánica que Le Corbusier tenía de los edificios. La fijación de Rogers era colocar la climatización y la instalación electromecánica en el exterior del edificio, de modo que los intestinos colgaran por fuera del esqueleto. Pero el espacio ganado en el interior no servía, como estaba previsto, para exposiciones y fue necesario crear nuevas divisiones. Lejos de ser funcional, el edificio de Rogers acarreó al cliente problemas de limpieza y mantenimiento de inusitada dificultad –el hecho de que las instalaciones del edificio vayan en el exterior, y casi sin cubrir, es el principal atractivo y el máximo problema, pese a que están identificadas cada una con un color (rojo para ascensores y escaleras, azul para climatización, verde para el agua, la electricidad está en amarillo y las extracciones de aire en blanco), su mantenimiento en altura era muy complicado y siempre surgían problemas. Cuando hubo que realizar reformas de calado, no le volvieron a invitar: llamaron a otros arquitectos.
    7Problemas con la limpieza en el Centro Pompidou (París), de Richard Rogers El arquitecto británico Richard Rogers (nacido en 1933) bebió mucho de Le Corbusier. Su Centro Pompidou de París, construido entre 1970 y 1977, fue la materialización de la visión mecánica que Le Corbusier tenía de los edificios. La fijación de Rogers era colocar la climatización y la instalación electromecánica en el exterior del edificio, de modo que los intestinos colgaran por fuera del esqueleto. Pero el espacio ganado en el interior no servía, como estaba previsto, para exposiciones y fue necesario crear nuevas divisiones. Lejos de ser funcional, el edificio de Rogers acarreó al cliente problemas de limpieza y mantenimiento de inusitada dificultad –el hecho de que las instalaciones del edificio vayan en el exterior, y casi sin cubrir, es el principal atractivo y el máximo problema, pese a que están identificadas cada una con un color (rojo para ascensores y escaleras, azul para climatización, verde para el agua, la electricidad está en amarillo y las extracciones de aire en blanco), su mantenimiento en altura era muy complicado y siempre surgían problemas. Cuando hubo que realizar reformas de calado, no le volvieron a invitar: llamaron a otros arquitectos.