Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

GAIKA: cuando la tecnología se convirtió en cultura popular

Hablamos con el artista menos convencional de la música electrónica tras su paso por Barcelona

GAIKA: cuando la tecnología se convirtió en cultura popular

Hoy hace frío, me dice la voz metálica de GAIKA desde el otro extremo del fono. Está saliendo de tatuarse en el barrio de Gracia a las 11 de la noche. Se trata de un estudio de tatuaje que conoce por la sede que tiene también en Berlín, me explica entre las interferencias y la mala señal de la línea.

GAIKA es un artista poco convencional dentro de la electrónica. También lo es dentro de la música urbana. Su sonido es una mezcla absolutamente personal de sonidos electrónicos y dispersos, y por eso mismo tiene un sitio ganado en el prestigioso sello Warp: su capacidad creativa y su forma de utilizar recursos sonoros de aquí y de allá para narrar la película de su propio mundo.

No es la primera vez que GAIKA anda las calles de Barcelona. “He estado muchas veces aquí”, me explica. “Solía venir mucho. Hace unos 10 años que empecé a venir a Barcelona y se ha convertido en uno de mis sitios favoritos”.

¿Ah sí? ¿Y conoces algo de la escena musical de la ciudad?

Agh... No. La verdad es que no. Conocí a un tipo que hacía grime en Madrid hace algunos años. Tengo un amigo que tenía un local aquí y siempre me pasaba cosas para que las escuchara. Pero cuando voy de vacaciones a un sitio, me gusta desconectar, en general. Pero bueno, dime tú. ¿Qué se está cociendo en Barcelona? ¿Qué hay de bueno?

"Cuando hago mi propia música... me siento un poco triste (risas). Me gusta sacar lo que tengo dentro, sentirme liberado"

Aquí la escena musical más alternativa ha tenido bastantes problemas... Pero bueno, con Internet y demás, cada vez hay más artistas presentando su música de una forma independiente. En la música urbana sobre todo parece que están empezando a abrirse un espacio, a ver un poco de dinero... Cuando estuve en el Sónar el año pasado, te vi en el concierto de Yung Beef.

(Risas) ¡Yung Beef! Sí, ¡me gusta Yung Beef! Estaba intentando procesar lo que hacía, ¡pero a la vez me gustaba! Además, joder, se llama Yung Beef, ¡claro que me gusta! (Risas). Pero bueno, la música es buena. Se expresa de una forma muy suya y no hace falta que hable de nada. Siempre intento no juzgar la música pensando en ella. Hay sonidos, y me gustan. Cuando escucho música, siento si los sonidos me gustan. Es después cuando pienso por qué me gusta.

¿Y qué sientes cuando haces tu propia música?

Cuando hago mi propia música... me siento un poco triste (risas). Me gusta sacar lo que tengo dentro, sentirme liberado. A la vez pienso en hacer algo nuevo. Hacer algo que no haya hecho antes. No se trata de hacer imitaciones de mí mismo. Creo que la gente debe intentar ser singular. Coger lo que tienen en el corazón y no fijarse en lo que el otro está haciendo. No estoy interesado en hacer lo que ya hace otro, porque no lo siento real. Dejé de interesarme en los géneros hace mucho tiempo.

En tu música siempre hay una atmósfera constante, pero su forma siempre varía.

Mi música es innegablemente GAIKA music 100%. Pero esto solo es porque viene del mismo sitio. A mí me gustan muchas cosas diferentes, pero mi música es mi forma de hacer, o de intentar hacer sonidos que me gustan, mi forma de intentar expresar emociones. Soy una persona emocional. Y tengo más de una cosa que decir. Por lo tanto me gusta hacer música que la gente pueda coger y escuchar entera. Discos que se puedan escuchar enteros. No soy el típico artista que hace singles. En mi música siempre hay una narrativa y una historia que se explica. Podría centrarme en hacerlo de otra forma y hacer más dinero, pero no me interesa esa mierda. No estoy nada interesado en eso.

A veces le quiero enseñar tu música a amigos, y no sé qué decirles para que la escuchen (risas). ¿Cómo debería presentarles tu música para que la escuchen?

¡Tú solo diles que escuchen esta música! (Risas) No tengo una categoría. No sueno como ningún otro artista. Diles que escuchen esto, que es bueno.

Pero tendría que decirles algo con lo que se sintieran identificados, si no me dirán que es música rara de la mía (risas). ¿Qué les dirías?

Listen to this good music here. Póntela en el teléfono y no te la sacarás más (risas). Cuando alguien te dice “prueba esta comida, que está buena”, no le dices... “¿por qué debería comerla?” Pero sí es verdad que no estoy interesado en hacer música easy digestable, easy understandable... Creo que soy más valioso que eso. Valoro a la gente que tiene propuestas que desafían al oyente sonoramente. Lo mío no está pensado para que se empaquete, porque se trata de todo un mundo que hay en mi cabeza. Mi música es anti fake news. Es demasiado real. Porque solo trata de la experiencia.

¿Crees que es importante que se haga música que desafíe a la gente?

Sí, sin duda. Porque todo lo que nos rodea es fácil. Ya tenemos suficiente mierda vacía. Yo estoy en una misión de desacomodar con mi música.

De hecho, el sonido que creas toma la forma de las ciudades. De las grandes ciudades globales.

Porque así es como vivo. Y como he vivido durante mucho tiempo. No vivo en un solo lugar. Vivir en distintas ciudades, desplazarse a muchos puntos... Al final acababa mirando las similitudes entre ellas. Y eso es lo que hay en común.

"Todo lo que nos rodea es fácil. Ya tenemos suficiente mierda vacía. Yo estoy en una misión de desacomodar con mi música"

Escuchando tu música, puedo relacionarla con la experiencia de Londres, pero aun así, también puede ser un espejo de todas esas otras megapolis del mundo.

Obviamente es mi experiencia. Ámsterdam, Berlín, México... Cuando viajo a estos sitios veo lo mismo. La gente vive de la misma forma y bajo las mismas condiciones. Y quiero hacer algo que refleje eso. Es como si hablas de la música negra: el sonido de la gente africana viviendo en un ambiente no africano. Es lo mismo. Es por eso que intento reflejarlo y tomar influencia de las cosas que están a mí alrededor y escucharlas.

¿Crees que el crecimiento de todas estas ciudades nos afecta?

Sí, sin duda. Creo que la experiencia y el conocimiento que tenemos disponibles como seres humanos está disponible en nuestro mundo. Así que si éste cambia…

Te lo preguntaba porque leyendo sobre esto, tu música me venía a la cabeza.

¿Por qué mi música te viene a la cabeza cuando piensas en gente joven viviendo en una megaciudad? Yo creo que es porque mi sonido se crea en ese mismo ambiente y se mueve de forma transnacional. Está dirigido por la tecnología, está dirigido por las mismas políticas gubernamentales del mundo. Y son las mismas que te afectan a ti. Cuando yo hago una llamada, el teléfono procesa mi voz. ¿Cuantas conversaciones has tenido a través de aparatos electrónicos, a través de una pantalla? Son cosas que automáticamente cambian la naturaleza de la voz. Antes era sonar como un Alien, o raro, o futurista… Ahora la tecnología se ha convertido en cultura.

De cara al show de mañana, ¿qué habéis preparado?

Con Mykki Blanco vamos a cantar algunas canciones que no se han escuchado. Canciones que todavía no hemos llevado al directo. El concierto gira en torno al espacio, es más conceptual. Estoy contento de colaborar con él. Hace música increíble y sin miedo.

Hablando de material nuevo. Estás preparando un nuevo álbum... ¿Cómo va?

Acabado.

¿Y cuándo lo escucharemos?

Pronto (risas).

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información