_
_
_
_
El no ya lo tienes
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Las chorradas del Círculo Tontuny

El presidente de la organización pide a la RAE modificar la definición de la palabra "chorrada"

La definición de chorrada en la RAE.
La definición de chorrada en la RAE.Luis Sevillano

El Círculo Tontuny, asociación española representante de empresas e industrias dedicadas a la astracanada y al humor de trazo grueso, ha pedido a la Real Academia Española (RAE) que modifique la definición de la palabra chorrada ya que la que existe “curiosamente, es bastante negativa” y se puede “mejorar”.

El presidente del Círculo Tontuny, Joaquín Reyes, conde del Ventorrillo del Partuso, ha explicado, a voces y con la boca llena de altramuces, que en el diccionario la palabra chorrada tiene que ver con “algo reservado a los necios y que no sirve para nada”.

“Yo creo que cabe una definición más chachi piruli, Juan pelotilla”, ha señalado Joaquín Reyes, que se ha referido a las tres acepciones de esta palabra que existen en el diccionario de la RAE. La primera hace referencia a la “porción de líquido que se suele echar de propina después de dar la medida”. La segunda es “necedad”. Y la tercera, “tontería”.

El asunto se trató en una reunión que celebró el comité del Círculo Tontuny en un gallinero y que desembocó en una guerra de globos de agua, pero antes llegaron a la siguiente conclusión: la primera acepción está bien. La segunda y la tercera, mal.

Aunque el Círculo Tontuny considera que “hay que dejar que los expertos de la RAE trabajen, con sus rebequitas y sus americanas de ojo de perdiz”, para Reyes la chorrada tiene que ver más, por ejemplo, con una experiencia que vivió con su primo Juanfran, al que hacia un tiempo que no veía y con quien, en un día de perros, cruzó la Gran Vía de lado a lado, entrando y saliendo de los coches que permanecían parados en un atasco.

Joaquín Reyes considera que la palabra chorrada debería estar relacionada con “algo singular, donde participe la emoción” que “busque de alguna manera, aunque sea de soslayo, la cultura y que dé la sensación de que sea algo irrepetible”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_