Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una sonrisa borrada

Qué pasará por la cabeza de un “ser humano” que se cree con el derecho de borrar sonrisas. La sonrisa de un niño da fuerza, da alegría, transmite paz, nos inunda de buenos sentimientos a quienes las vemos. El miedo que haya pasado, la impotencia que haya sufrido, la frustración que haya sentido sólo él lo sabe; son demasiados sentimientos negativos que un niño no debería afrontar. Ha muerto un trocito de cada uno de nosotros, porque somos partícipes de crear mundos donde esto existe. Pececito, sigue nadando, ahora entre las estrellas, sé feliz. Porque tú lo único que querías y merecías era ser feliz y no te han dejado. Ojalá, allá donde estés, tengas todo el amor que te mereces y puedas seguir regalando sonrisas a otros niños que tampoco deberían estar allí. Sonreíros unos a otros, divertíos, quereros, jugad... eso es lo que os toca, nada más.— Laura Garrote García.


Estoy conmovida por la triste noticia del pequeño Gabriel. No existe motivo para hacerle semejante atrocidad a una criatura. Que caiga sobre los hombros de la culpable la pena máxima posible. Descansa en paz, pequeño pececillo.— Laura Crespo Vicente.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.