Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las mujeres de América Latina quieren unir su voz a la reivindicación global por la igualdad

El gran reto del colectivo en esta parte del mundo sigue siendo el temor a denunciar a sus agresores y su situación de vulnerabilidad

Las mujeres de América Latina participarán en distintos eventos.
Las mujeres de América Latina participarán en distintos eventos. EFE

Diversas organizaciones en América Latina se sumarán a las marchas convocadas este 8 de marzo para reivindicar la igualdad de derechos y oportunidades. No obstante, pese al impulso que este año tomó la causa feminista con movimientos como #MeToo y #TimesUp, según un análisis de la Thomson Reuters Foundation, no ha calado de igual manera en algunos lugares de África, América Latina y Asia, donde las mujeres todavía continúan teniendo miedo a habar y a denunciar a sus agresores.

Con el precedente de las mujeres que pararon en 1975 en Islandia para concienciar sobre cómo sería un día sin mujeres o el ejemplo más cercano de los paros en Polonia y en Argentina en 2016 —para oponerse a una restrictiva ley del aborto y protestar contra la violencia machista—, este año la organización del Paro Internacional de Mujeres ha convocado eventos en 50 países, incluidos una docena en América Latina (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, México Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay).

Aunque bajo un mismo paraguas reivindicativo, las demandas serán diferentes en cada país. También el entusiasmo en el seguimiento de la convocatoria. En España cientos de organizaciones y colectivos de diversos ámbitos laborales se han sumado a una huelga feminista sin precedentes de 24 horas, que cuenta con el apoyo de los sindicatos y de algunos partidos políticos. Bajo el lema Sin nosotras, se para el mundo, se ha convocado a las mujeres a parar para protestar contra la brecha salarial, denunciar las dificultades para avanzar en la carrera profesional y repudiar la violencia de género. La principal concentración se dará en Madrid, la capital, donde se ha convocado a las siete de la tarde una marcha que recorrerá el centro de la ciudad desde la estación de Atocha hasta la Plaza de España, donde se leerá un manifiesto. Otras ciudades españolas como Barcelona, Bilbao, Valencia, también tendrán sus propias concentraciones.

En Argentina hay convocada una huelga total o parcial de mujeres según el sector. Las centrales obreras apoyan el paro, pero no lo han convocado oficialmente y han dejado a cada sindicato que decida las medidas de fuerzas que considere oportunas. Así, el mayor sindicato de empleados estatales, ATE, con 300.000 afiliados, de los que el 56% son mujeres, va por la huelga de 24 horas, mientras que otros, como los que representan a judiciales y periodistas, han convocado a asambleas y un ruidazo a las once de la mañana y cese de tareas por la tarde. A las cinco y media se espera una manifestación multitudinaria hacia la plaza del Congreso. Entre las principales reivindicaciones está el derecho al aborto legal, seguro y gratuito —cuya ley se debatirá este año en el Congreso—, exigir el fin de los feminicidios —hubo 295 el año pasado, según la ONG La Casa del Encuentro—, paridad salarial y de tareas domésticas y cuidados.

En Honduras el movimiento Somos Muchas se suma a la iniciativa #NosotrasParamos para reclamar “la libertad y la vida de las mujeres”. Por eso, su reivindicación hace una referencia a su lucha continua para exigir al Gobierno la despenalización del aborto “para que las mujeres, adolescentes y niñas tengan más opciones que ir presas por abortar o morir en el intento”, señalan en un mensaje en las redes sociales. Una petición que recientemente llevaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La respuesta de Ecuador al fulgor importado desde España por el movimiento feminista este 8 de marzo ha recaído en organizaciones y asociaciones. Se ha puesto de manifiesto "la deuda de Ecuador con las mujeres" en ruedas de prensa, se han convocado plantones en las universidades y en la Asamblea Nacional para este jueves y se han organizado foros y sesiones de cine, pero la voz ciudadana no se ha contagiado del entusiasmo manifestado en otros países. La discriminación de la mujer suena a debate recurrente, pese al trabajo asociativo, en un país donde seis de cada diez mujeres han sufrido algún tipo de violencia, según las últimas cifras oficiales de 2012.

Bajo el lema #TodasXJusticia, en Perú habrá una manifestación en Lima, que se iniciará a las cuatro de la tarde en el campo de Marte de la capital. En un país en el que se cometen 10 feminicidios al mes, según datos del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, el colectivo de organizaciones feministas que anualmente organiza la marcha del 8 de marzo pide a los poderes del Estado "cambios reales frente a los innumerables casos de feminicidio, agresiones sexuales, y desapariciones que las mujeres y niñas" están viviendo. En la movilización participarán víctimas de esterilización forzada durante el Gobierno de Alberto Fujimori; Lady Guillén, una mujer que sobrevivió a un ataque de su pareja, y familiares de víctimas de feminicidios y otras agresiones.

En México será la iniciativa #AhoraEsElMomento la campaña para visibilizar la violencia contra las mujeres. Habrá una instalación artística para llamar la atención sobre los feminicidios en el país en el que mueren siete mujeres asesinadas a diario, según datos de 2016 de un informe de la ONU Mujeres y la Secretaría de Gobernación de México.

En Venezuela, país sumido en una fuerte crisis económica y política, no ha habido grandes pronunciamientos, sin embargo, varios grupos pequeños de activistas han querido llamar la atención sobre esta jornada. La organización independiente Red Naranja, comprometida en la lucha contra la violencia de género, ha convocado una concentración en la Plaza Brión de Chacaíto en Caracas (este de la ciudad). A manera simbólica han pedido a las mujeres vestirse con prendas color morado. Otras activistas partidarias del Gobierno piden unirse al paro y defender “revolución" chavista.

A la movilización global también se sumará Colombia. Las centrales sindicales CTC, CUT y CGT instan a secundar paros y movilizaciones, pero no han convocado formalmente la huelga. “Este 8 de marzo las mujeres de Colombia y del mundo nos unimos en una sola voz. Este 8 de marzo paramos por el derecho a un trabajo digno”, proclamó la Confederación de Trabajadores de Colombia, un país donde la brecha laboral sigue siendo profunda, y la desigualdad domina la vida pública. Las trabajadoras ganan un 7,05% menos y solo el 59,6% consigue un empleo formal. Después de unos años de mejoras, en 2014 los ingresos de las mujeres volvieron a disminuir, según un estudio de la Universidad Jorge Tadeo Lozano de Bogotá. Este jueves las colombianas reclamarán “equidad e igualdad” en el mundo laboral en distintas ciudades del país. La manifestación central discurrirá por la capital a partir de las cuatro de la tarde, aunque las convocantes organizaron actividades a lo largo de todo el día.

Con información de Francesco Manetto, Mar Centenera, Maolis Castro, Sara España y Jaqueline Fowks.

Más información