Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mujeres que no harán huelga el próximo día 8 de marzo de 2018.
Mujeres que no harán huelga el próximo día 8 de marzo de 2018.
8 fotos

Ocho mujeres que no harán huelga el 8M

No todas las mujeres pueden ni quieren secundar la huelga feminista del Día de la Mujer. Algunas de ellas nos cuentan sus motivos

  • Eva María López tiene 25 años y lleva dos contratada en una administración de lotería en Sevilla. No va a hacer huelga porque piensa que no arreglan nada. "Es una pena que se tenga que recurrir a una huelga o a celebrar el Día de la Mujer porque eso significa que no existe igualdad entre hombres y mujeres, señal de que algo está fallando", explica.
    1Eva María López tiene 25 años y lleva dos contratada en una administración de lotería en Sevilla. No va a hacer huelga porque piensa que no arreglan nada. "Es una pena que se tenga que recurrir a una huelga o a celebrar el Día de la Mujer porque eso significa que no existe igualdad entre hombres y mujeres, señal de que algo está fallando", explica.
  • Adela Martín tiene 55 años, es autónoma y propietaria de una pescadería en el mercado de la Encarnación en Sevilla. No va a hacer huelga porque tiene que atender su propio negocio. "El 8 de marzo es un día de trabajo como otro cualquiera, no cerramos ni en agosto" afirma. Desea la igualdad entre los hombres y las mujeres, pero "este problema debe arreglarse de otra forma, con el trabajo de todos y todas", concluye.
    2Adela Martín tiene 55 años, es autónoma y propietaria de una pescadería en el mercado de la Encarnación en Sevilla. No va a hacer huelga porque tiene que atender su propio negocio. "El 8 de marzo es un día de trabajo como otro cualquiera, no cerramos ni en agosto" afirma. Desea la igualdad entre los hombres y las mujeres, pero "este problema debe arreglarse de otra forma, con el trabajo de todos y todas", concluye.
  • María Padilla, 38 años, es correctora editorial en Sevilla, autónoma desde hace 6 años y no hará huelga precisamente por ello, "aunque si estuviera contratada tampoco la haría" explica. "El problema está en la educación, hay que luchar por una educación igualitaria" reivindica. María trabajó dos años en la Universidad Maria Curie-Skłodowska de Lublin, en Polonia como profesora de castellano. "Allí los jefes de departamento siempre eran hombres y los estudiantes respetaban más a los profesores que a las profesoras" comenta.
    3María Padilla, 38 años, es correctora editorial en Sevilla, autónoma desde hace 6 años y no hará huelga precisamente por ello, "aunque si estuviera contratada tampoco la haría" explica. "El problema está en la educación, hay que luchar por una educación igualitaria" reivindica. María trabajó dos años en la Universidad Maria Curie-Skłodowska de Lublin, en Polonia como profesora de castellano. "Allí los jefes de departamento siempre eran hombres y los estudiantes respetaban más a los profesores que a las profesoras" comenta.
  • Juana Sánchez tiene 63 años y lleva 30 como autónoma. Regenta un negocio de comida a domicilio en el mercado de El Arenal en Sevilla. Tampoco hará huelga porque tiene clientes, sobre todo personas mayores que acuden a diario. "Deseo que las mujeres tengan las mismas oportunidades que los hombres y pienso que las huelgas son las que han movido a los Gobiernos a hacer cosas por la gente. Si fuese empleada por cuenta ajena haría huelga" explica.
    4Juana Sánchez tiene 63 años y lleva 30 como autónoma. Regenta un negocio de comida a domicilio en el mercado de El Arenal en Sevilla. Tampoco hará huelga porque tiene clientes, sobre todo personas mayores que acuden a diario. "Deseo que las mujeres tengan las mismas oportunidades que los hombres y pienso que las huelgas son las que han movido a los Gobiernos a hacer cosas por la gente. Si fuese empleada por cuenta ajena haría huelga" explica.
  • Tamara Arroyo, de 30 años, es camarera en un bar desde hace 11 años en Sevilla. No irá a la huelga porque "no es la forma de arreglar un problema". En su empresa no hay discriminación salarial por sexo, "a igual categoría igual salario", afirma Arroyo.
    5Tamara Arroyo, de 30 años, es camarera en un bar desde hace 11 años en Sevilla. No irá a la huelga porque "no es la forma de arreglar un problema". En su empresa no hay discriminación salarial por sexo, "a igual categoría igual salario", afirma Arroyo.
  • Uliana Osmanova, de 33 años y de nacionalidad rusa, es dependienta en una zapatería desde hace cuatro años. No hará huelga en el trabajo por responsabilidad con sus jefes para mantener el negocio abierto, pero sí la hará en casa.
    6Uliana Osmanova, de 33 años y de nacionalidad rusa, es dependienta en una zapatería desde hace cuatro años. No hará huelga en el trabajo por responsabilidad con sus jefes para mantener el negocio abierto, pero sí la hará en casa.
  • Esperanza Jiménez, de 55 años, es propietaria de un comercio de espartería y cestería en Sevilla. Lleva más de 15 años como autónoma por lo que no hará huelga debido a que tiene que atender su negocio. "Lo primero es trabajar, la desigualdad entre hombres y mujeres debe arreglarse de otra forma", asegura.
    7Esperanza Jiménez, de 55 años, es propietaria de un comercio de espartería y cestería en Sevilla. Lleva más de 15 años como autónoma por lo que no hará huelga debido a que tiene que atender su negocio. "Lo primero es trabajar, la desigualdad entre hombres y mujeres debe arreglarse de otra forma", asegura.
  • Reyes Vázquez (33) lleva 10 años trabajando en un estanco de Sevilla. No hará huelga porque su marido está en paro y su sueldo es el único que entra en casa. Cada euro es importante para su familia y si hace huelga le descontarían esa jornada. Vázquez, sin embargo, cree que los paros son "importantes" porque es una manera "de pedir la equiparación salarial entre el hombre y la mujer", concluye.
    8Reyes Vázquez (33) lleva 10 años trabajando en un estanco de Sevilla. No hará huelga porque su marido está en paro y su sueldo es el único que entra en casa. Cada euro es importante para su familia y si hace huelga le descontarían esa jornada. Vázquez, sin embargo, cree que los paros son "importantes" porque es una manera "de pedir la equiparación salarial entre el hombre y la mujer", concluye.