Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miguel Ángel Muñoz: “Me sometí a terapia. Fue el momento más triste de mi vida”

El actor y ganador de 'Master Chef Celebrity', participó en 'Planeta Calleja' y confesó que estuvo locamente enamorado de Elsa Pataky cuando tenía ¡14 años!

Miguel Ángel Muñoz y Jesús Calleja, en un momento de su viaje a Bolivia.
Miguel Ángel Muñoz y Jesús Calleja, en un momento de su viaje a Bolivia.

El que todavía tuviera dudas respecto al actor Miguel Ángel Muñoz, su participación en el programa Planeta Calleja le habrá despejado alguna de ellas; porque Jesús Calleja consigue con sus aventuras al límite que los invitados se sientan como en casa, al lado de un amigo con el que pueden charlar con franqueza aunque las cámaras no pierdan detalle. El actor precoz y el joven sobrado, han quedado a atrás y ahora además de intérprete y cocinero aficionado, ganador de la primera edición de Máster Chef Celebrity, Muñoz es un hombre sonriente que parece no tener miedo a ningún reto que le pongan por delante.

Así, al menos lo demostró en el programa de Calleja, cuya hazaña final consistió en escalar el Pico Tarija, en Bolivia, a 5.350 metros de altura. Una empresa que el equipo consiguió en condiciones climáticas muy complicadas, con nieve, ventisca y grietas de vértigo en el “glaciar más bestia que hemos cruzado nunca con un invitado”, en palabras del propio conductor del programa. Muñoz mientras tanto daba ánimos en voz alta: “¡Hasta la cima y más allá!”; se reía de sus propios límites: ”Reconozco que no puedo ni con mis huevos ahora mismo”; y levantaba los brazos en la cima además de abrazarse al presentador del programa mientras le decía: “¡Me has hecho pensar mucho y me has inspirado mucho”.

El actor, que batió el record de altura de un invitado en el programa que hasta el momento ostentaba la también actriz Elsa Pataky, reconoció riéndose de sí mismo que cuanto él tenía 14 años y eran compañeros en la serie Al salir de clase, “estaba localmente enamorado de Elsa. Un día me presenté con un ramo de flores y ella sonrió y me dio un beso en la frente. Ahora somos buenos amigos”, dijo recordando la anécdota.

Miguel Ángel Muñoz, de azul, y Jesús Calleja, en la cima del Pico Tarija, en Bolivia.
Miguel Ángel Muñoz, de azul, y Jesús Calleja, en la cima del Pico Tarija, en Bolivia.

A los 15 llegó su estreno sexual. “Fue muy especial, con la mujer que quería y a quien estuve esperando. De lo mejor que me ha pasado en la vida”, descubrió Miguel Ángel Muñoz. “Lo más gracioso”, explicó riéndose, “es que al día siguiente mi padre entró en mi habitación, me miró y me dijo ‘¡tú has follado! Y yo pensé que aquello se notaba en la cara”. Tampoco faltó un recuerdo hacia Mónica Cruz, con quien se le ha relacionado últimamente aunque ambos lo han desmentido. Muñoz reconoció que la actriz ha sido uno de sus grandes amores: “Con el paso de los años me ha confirmado que es una maravillosa mujer, una maravillosa mamá y una de mis mejores amigas”, afirmó.

También habló sin pudor de su paso por la serie Un paso adelante y del grupo de música que formó después junto a varios de sus compañeros, UPA Dance: “Yo era el peor con diferencia. Para mí era un calvario cantar y bailar. Gran parte de la personalidad del personaje –que iba de sobrado– lo utilizaba en el escenario porque si no, no salía. Pero un minuto antes y un minuto después de actuar, me sentía una cucaracha”, llegó a confesar.

Quizá el momento más íntimo ocurrió cuando Calleja le dijo al finalizar la aventura: “Lo mejor de ti es que todo el día te estás riendo y no dices que no a nada, no protestas por nada”. Y Muñoz contó su pequeño secreto: “Hace unos años me di cuenta que me hacía muy bien la risa y la sonrisa, a mí y a mi entorno. Lo convertí en una manera de vivir. Hice un proceso terapéutico en el que trabajas de una manera muy fuerte la infancia. Es un proceso para el que hay que estar preparado porque si no es muy bestia. Ha sido el momento más triste de mi vida, pero se convirtió en la experiencia más maravillosa de mi vida. Me permitió mirarme a mí con mucha más compasión, a mi familia y a la gente de mí alrededor. Significó un antes y un después con mis padres”.