Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así vivimos el ensayo general de la gira de OT (sin 'spoilers')

Un adelanto de lo que van a ofrecer los chicos en el concierto de hoy en el concierto del Palau Sant Jordi. Lo que muchos esperan y lo que otros nos temíamos

Unas entradas cayeron en mis manos para ver el ensayo general de OT -como mucha gente se quedó sin ellas para el concierto de hoy en el Palau Sant Jordi, decidieron sacar entradas para ver el ensayo- y como fan, no podía rechazarlas. Aunque el titular también podría haber sido Crónica de una muerte anunciada...

Aquí una seguidora del formato y del programa, que conste. De las que han bloqueado Instagram Stories durante el concurso y se vuelve loca cada vez que suena Lo malo de #aitanawar. Pues bien, ayer lo volví a hacer. Freí a stories a mis menos de 500 followers, aunque previamente les avisé de lo que iba a pasar, tanto por los fans que querían evitar spoilers, como por los detractores que están ya hartitos. Pero no fue lo mismo.

Al llegar al recinto, volví a tener doce años. Todo me recordaba a aquel momento en que mis padres me acompañaron al concierto de OT1. La situación era la misma, jóvenes y adolescentes en una cola eterna - muchos acompañados por adultos - con creativos slogans y nombres de los concursantes tatuados con ceras Manley en sus pieles. La perspectiva era distinta, miraba y analizaba todo esto desde un punto de vista más maduro, con unas cuantas cervezas encima y la petaca que había rellenado con Jägermeister, vacía.

Así vivimos el ensayo general de la gira de OT (sin 'spoilers')

No voy a spoilear el setlist porque a mí me molestaría que lo hicieran, pero ya os aviso que lo que van a ofrecer estos chicos en la gira es lo que muchos esperan y lo que otros nos temíamos. Si queréis sorpresas, fuegos artificiales, miradas, pasión… recuperar en vuestras pantallas los vídeos que os den más morbillo y solucionamos el problema, porque lo de anoche fue una versión edulcorada de lo que podría ser un conciertazo. Ensalzamiento y demasiado protagonismo a los finalistas, que ya cansa (*Nota: ayer no se cantaron todas las canciones del repertorio de la gira); una apuesta segura y certera de un concierto en el que todos sabemos lo que va a pasar: Alfred con Amaia, Amaia con Aitana, Aitana con Cepeda, Amaia con Ana Guerra, Raúl con Agoney, Roi y Amaia (sí, Amaia de nuevo) y así la quiniela que todo “otfan” acertaría.

Duetos aburridos que bien podrían haberse convertido en tríos para innovar un poco, fueron los protagonistas. Mira que ahí está OT1 como referente… qué les costaba tomar nota del Lady Marmalade, un hit de tres que luego corearon todas las chicas juntas durante la gira. Pero en lugar de eso, van a conseguir que Marina y Alfred acaben hartos de cantar juntos Don’t Dream It’s Over de Crowded House. Un encaje de bolillos para que la primera cante y no se luzca, cuando debe y puede hacerlo más que de sobra -sí, me he mojado- ofreciendo como resultado una actuación aburrida incluso para ellos.

"Lamentablemente todo recordó a esa innecesaria última gala, que parecía más un 'remember' para ellos que un 'show' para la gente"

Lamentablemente todo recordó a esa innecesaria última gala -tras la final y con el concurso ya acabado-, que parecía más un remember para ellos que un show para la gente. Pero como en ese caso, el concierto lo salvó el público que estaba entregado y coreaban la letra entera de cada una de las canciones como si se la hubieran estudiado. En la vida La revolución sexual o Con las ganas fueron cantadas por tanta gente al mismo tiempo en un recinto tan grande. Eso que se llevan Guille Milkyway y Zahara.

Decidí unirme a esa entrega y lo hice sin problema y no gracias al alcohol, porque un momento histórico como el de ayer había que vivirlo intensamente. Tanto que cuando fui a pedir más cerveza en lo que yo creía una pausa, me di la vuelta y volví corriendo a mi sitio al escuchar las primeras notas de Shake it Out. Sin duda éramos los más animados de la grada, porque aunque roces los 30 no impide que te pongas de pie -lo digo por los que teníamos alrededor, porque mi amigo y yo estábamos on fire- y bailes un poquito. Disfruté y mi afonía de hoy lo dice todo, pero me dormí decepcionada, feliz, excitada, emocionada y algo borracha. Ojalá ser como esas niñas de doce años que no analizaron tanto todo esto y simplemente durmieron felices.

Así vivimos el ensayo general de la gira de OT (sin 'spoilers')

Lo que quedó claro anoche es que no todos están hechos para triunfar al mismo nivel y que lamentablemente para muchos esta será la última vez que canten en un recinto tan grande, porque mira que es difícil llenar el Palau como solista o grupo. Ayer se pudo entrever quién vale sobre un escenario o quién tiene soltura para dirigirse a un público tan grande (Ana Guerra, Ricky, Miriam) y hacer que se venga arriba. Porque muy pocos de los 16 están preparados para esta gira que, para mi gusto, ha empezado demasiado pronto. Otro error de un formato que amenaza con segunda edición, lo que tiene living a unos y horrorizados a otros por eso de “es que no va a ser como la primera”. Pero amigos, esto es televisión y hay que aprovechar el momento para explotar y saturar el formato, que lo de quemar programas hasta matarlos es un estilo muy nuestro. Y para qué nos vamos a engañar, necesitamos un poquito de detox de OT hasta la segunda edición, así que mantengamos la esperanza en la vuelta de Fama a Bailar. Hasta entonces, me despido de OT con este artículo. Palabrita.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información