Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Qué es eso de 'shippear' y por qué todo el mundo lo dice ahora

Los fans de ‘Operación Triunfo’ o los locos de los cómics tienen algo en común: emparejan a personas o personajes de ficción. Las redes sociales cuentan con un término para ello

Aitana y Cepeda, concursantes de 'OT'. Foto: RTVE.es
Aitana y Cepeda, concursantes de 'OT'. Foto: RTVE.es

Por mucho que Fernando de Rojas creara la figura de la Celestina a finales del siglo XV, la esencia de aquella alcahueta vive inherente dentro de todos nosotros aún en nuestros días. Inevitablemente, cualquiera que esté enganchado a un 'reality' o una serie siempre encuentra posibles parejas amorosas. Que se materialicen o no es una cuestión secundaria, ya que aquí prima la imaginación del espectador por encima de cualquier atisbo de realidad. Aunque lo mejor del asunto es cómo un deporte nacional de este calibre, el emparejar a personas por motivaciones estrictamente subjetivas, cuenta con su propia terminología en Twitter y demás redes sociales: el 'shipping' (o shippear en su versión españolizada).

El verdadero origen del término, actualmente muy instaurado en el lenguaje internauta y entre los adolescentes, es muy complicado de trazar. Se sabe que los fans de Expediente X ya shippeaban en los primigenios foros de la serie acerca de una posible relación entre los agentes Fox Mulder y Dana Scully. Pero si echamos la vista aún más atrás, hasta los mismísimos años 70, sin necesidad de Internet los trekkies de Star Trek ya construían cábalas acerca de un hipotético romance entre Spock y Kirk, sentando las bases de lo que acabaría llamándose 'slash' (o lo que es lo mismo: shippear una imaginaria relación homosexual). Aunque Leonard Nimoy y William Shatner nunca se comieron la boca, a nadie le amarga un jugoso shippeo.

"Emparejar a personas por motivaciones estrictamente subjetivas, cuenta con su propia terminología en Twitter y demás redes sociales: el 'shipping' (o shippear en su versión españolizada)"

Actualmente el trending topic del shipping lo encontramos en la mismísima Academia de Operación Triunfo. Los espectadores del programa desde hace días apuestan por un futuro romance entre los triunfitos Cepeda y Aitana, a pesar de tener ambos sus respectivas parejas fuera; idea que se vio reforzada cuando ambos concursantes en la primera gala cantaron a dúo No puedo vivir sin ti, de Los Ronaldos impostando una interpretación de lo más intensita que guarda paralelismos con aquel Escondidos que Chenoa y David Bisbal se marcaron en 2001 antes de que la dichosa cobra hiciera acto de presencia.

Está por ver en qué queda esto, pero por lo pronto Cepeda está nominado esta semana y ya ha confesado sobre su chica a la directora de la Academia, Noemí Galera, que “no sé si sigue siendo mi novia o no, o que haya podido malinterpretar cualquier cosa”. El salseo está garantizado, y más cuando todo apunta a que más pronto que tarde se puede materializar algo entre los dos aspirantes a cantante. Que ocurra dentro del 'talent show' o fuera es una cuestión que debemos dejar a los especialistas del tarot.

"Las posibilidades del 'shipping' son infinitas y tanto pueden tocar de lleno a dos sudorosos luchadores de la WWE como a personajes literarios de la talla de Harry Potter y Hermione que nunca consumaron absolutamente nada"

Más allá del shipping televisivo o en la vida real (¿cuántas veces hemos querido que dos amigos que no se conocen entre sí acaben liándose porque les hemos visto potencial erótico-amoroso?), lo que está claro es que los cómics en particular, y la animación en general, siempre se ha prestado a ello: desde aquellos que anhelaban que fueran algo más que amigos Goku y Bulma de Dragon Ball, hasta aquellos que daban por hecho que Batman y Robin podrían acabar dándose el lote en una noche de frenesí etílica. Las posibilidades del shipping son infinitas y tanto pueden tocar de lleno a dos sudorosos luchadores de la WWE como a personajes literarios de la talla de Harry Potter y Hermione que nunca consumaron absolutamente nada. Por pedir que no quede. En la era del 'shipping' todo y todos son susceptibles de acabar en la cama para ojos del ingenioso internauta.

 


Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.