Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Leticia Dolera: “Hay que acabar con el mito del macho alfa”

La primera actriz española en contar que fue víctima de abusos debuta como escritora en 'Morder la manzana', en el que mezcla vivencias personales con teoría feminista

Leticia Dolera en el Café Comercial.
Leticia Dolera en el Café Comercial.

Antes de que empezase todo el movimiento #MeToo, Leticia Dolera (Barcelona, 1981) ya estaba metida en un proyecto vinculado al feminismo: “Llevo mucho tiempo denunciando el machismo y hablando de estos temas con compañeros y compañeras; reflexionando sobre la parte de responsabilidad que el mundo de la cultura tiene en este tema. Para mí forma parte del día a día”. Esa inquietud acaba de tomar forma de libro; su primer libro, titulado Morder la manzana (Editorial Planeta), en el que realiza un acercamiento al feminismo “de forma amena, pero sin olvidar el contenido”. “Hay una parte de teoría feminista y de historia del feminismo que se va entroncando a través de una serie de experiencias personales. Algunas son mías; otras, de amigas”, resume la directora, guionista, actriz y ahora escritora.

“Empecé la escritura antes de que los conceptos feminismo, machismo o heteropatriarcado estuvieran tan presentes”, explica Dolera, “no esperaba que el libro coincidiera con esta cuarta ola que estamos viviendo, pero creo que está muy bien porque significa que tocamos un tema que interesa; algo que hacía falta airear”. Habla tranquila, modulando su suave voz, abriendo mucho sus ojos azules y enfatizando con fuerza sus argumentos, que resuenan en el Café Comercial de Madrid. Ahí, dentro del Madrid Design Festival, y en colaboración con Johnnie Walker, organiza un afterwork para hablar de su libro: “Hace unos días lo he podido tocar, oler y ver. Estoy contenta, pero reconozco que tengo cierto vértigo”.

Aunque no es la primera vez que lo hace, Dolera siente que se desnuda en esta publicación: “Lo personal es político y con este tema más”. Fue la primera actriz española en contar sendos casos de abusos sufridos a lo largo de su carrera; también la que puso los puntos sobre las íes en la última ceremonia de los Goya con su mención al “precioso campo de nabos feminista", y la que hizo un alegato en defensa de todas las mujeres en los pasados premios Feroz: “Soy blanca, delgada y estoy en edad de procrear. Si no cumpliera con ese canon, no estaría aquí dando este premio. Decido usar como altavoz el privilegio que me da encajar en ese marco”. En esa ocasión denunció los estrictos referentes femeninos, “eternamente perfectos e inalcanzables”, frente a los masculinos “más diversos y realistas, tanto con respecto a la edad –nos dicen que las canas en un hombre son sexys mientras que en una mujer son de vieja- como a la fisionomía (la barriga)”.

“Son conceptos que están tan interiorizados que atraviesan nuestra propia mirada. La de todos y todas. Eso también lo tenemos que cambiar; eso también es violencia”, dice. A continuación, cita a la escritora Naomi Wolf, una de las representantes de la tercera ola del feminismo gracias a su libro El mito de la belleza: “Por culpa del mito de la belleza, las feministas entre manifestación y manifestación estaremos preocupadas de si estamos monas. Cuando estemos seguras de nuestro físico, sea el que sea, nos podremos preocupar por otras cosas”, resume Dolera.

Portada del libro que ha escrito Dolera.
Portada del libro que ha escrito Dolera.

Cada alegato feminista que Dolera ha realizado, ha sido recibido con críticas. Sobre todo en las redes, donde ha habido saña. “No me importa demasiado. Lo llevo bien porque creo que el feminismo es una causa necesaria y urgente”, explica. Demuestra esa urgencia citando el número de víctimas por violencia machista (53 el año pasado); el hecho de que en España se denuncie una violación cada 8 horas; que las mujeres cobren, de media, un 30% menos que los hombres; el acoso verbal en las calles; el miedo a volver sola a casa de noche… “También llevo mejor los ataques porque tengo las menciones en redes desactivadas”, añade con una amplia sonrisa.

Esa defensa de los derechos de las mujeres han convertido a Leticia Dolera en un icono del movimiento: “Muchas mujeres me dan las gracias por lo que digo. Y eso es muy bonito. A la vez, yo les estoy agradecida a todas ellas porque estar en el foco por un tema que es personal –el acoso- y que incomoda a mucha gente, da susto. En una sociedad patriarcal, las mujeres nos llevamos la peor parte. Por eso, las mujeres que me paran por la calle me hacen tener menos miedo”.

Isabel frente a Daniela (@amaiasalamanca) antes de que @inesdeleon cante acción. Foto de @borjafilms #quetejuegas

Una publicación compartida de LeticiaDolera (@leticiadoleraoficial) el

Pero si el patriarcado hace que ellas sufran la violencia, para Dolera nosotros vivimos confinados en la jaula de la masculinidad. “También hay que acabar con el mito del macho alfa que es una construcción –o una imposición- cultural. Hay que romperlo. El feminismo viene a hacer una sociedad más justa para todos. Por un lado, a revelarnos a las mujeres que lo que nos pasa es habitual, pero no natural. Por otro, viene a despertar a los hombres: queremos a los hombres en nuestra lucha”. A pesar de ese mensaje inclusivo, la actriz, que acaba de rodar ¿Qué te juegas? con la directora Inés de León, reconoce que algunos hombres se muestran reacios al feminismo: “Creo que es porque erróneamente se sienten acusados por el movimiento. Somos parte de un sistema patriarcal que lo atraviesa todo -la educación, la cultura, el trabajo…- y por lo tanto, inevitablemente, somos cómplices. Lo que hay que atacar es al sistema, no a las personas”.

Justamente para cuestionar el sistema, va a participar en la huelga feminista del 8 de marzo, que invita al parón laboral, estudiantil, de consumo y de los cuidados: “La huelga de cuidados no significa que las mujeres abandonemos a nuestras familias sino que los hombres también se tiene que hacer cargo de ellos. Los cuidados no son una tarea ni femenina ni masculina sino que es algo humano”. Dolera ese día no consumirá, no fregará un plato ni trabajará aunque justo el 8 de marzo estaba convocada a presentar la Muestra SyFy de cine fantástico en Madrid: “No voy a ir y estoy muy contenta porque desde la organización me han apoyado y muchos de sus responsables [del canal temático de ciencia ficción que da nombre al evento] son hombres”. 

Leticia Dolera durante el afterwork de presentación de su libro, organizado por Johnnie Walker House.
Leticia Dolera durante el afterwork de presentación de su libro, organizado por Johnnie Walker House.