Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gucci "dinamita" la Berlinale

Nos colamos en la fiesta privada que la firma Gucci celebró junto a la revista 032c durante de la 68 Edición del Festival de Cine de Berlín

No todo es cine de culto y búsquedas de financiaciones. La Berlinale también hace honor a la ciudad que la cobija y cuando cierran los teatros que proyectan su estimulante cartelera alberga algunas de las mejores fiestas del año. La firma de moda Gucci, en su sexto año consecutivo, dio el primer paso en esta nocturna tarea en la 68 Edición del Festival de Cine de Berlín con un evento privado que ya sonaba a épico antes de su comienzo. El pasado viernes, la marca que sustenta el diseñador Alessandro Michele, sacó su lado más underground y vanguardista congregando a 250 personas en el céntrico Bar Tausend, una de esas salas de difícil descripción pero de inagotable magnetismo. Con el tintineo de las vías de la estación de Friedrichstrasse resonando de fondo, solo resulta accesible a través de una entrada que exige plena atención si no quieres que pase de largo. Ya en su interior, la extravagancia está servida: un espejo lumínico con forma de ojo da la bienvenida a sus invitados mientras luces de neón con tintes de salón de tatuaje invitan a bailar a su pista de baile.

Pero todo a su debido tiempo; Gucci no hace una fiesta con alcohol y DJs sin más. La troupe que reclutó para un fin de semana completo de música, arte y moda, se congregaría primero en un restaurante “clandestino” al que se accedía por la extensa barra del bar. Todo muy berlinés, cómo no. Entre sus asistentes, se podían atisbar los mejores cuarenta compradores de la marca, haciendo gala a su título y como buenos fans de la firma uniformados de la doble G de pies a cabeza; prensa de tendencias –TENTACIONES y 032c, la revista colaboradora del evento-, y celebrities como la performancer María Forqué, el diseñador de Chromosome, Rafa Bodgar, o ex director creativo de Brioni, Justin ‘Oshea.

TODAS LAS FOTOS DE LA FIESTA DE GUCCI

Gucci "dinamita" la Berlinale

La sucesión de prendas con el sello de Michele era infinita e hipnotizante. Los objetivos de los fotógrafos Matías Uris y Paul Aidan Perry fueron los encargados de retratar el vestido “Guccy” de la actriz Alicia von Rittberg, la –ya- clásica mochila graffiteada por GucciGhost o la más reciente colaboración de calado surrealista entre el artista español Ignasi Monreal y la firma milanesa. Clara Deshayes, más conocida como Clara 3000, una de las DJ francesas del momento e integrante del núcleo duro de Vetements (firma para la que también ha desfilado), se encargó de poner música como es habitual en la cabina de los shows de Sies Marjan o Jacquemus. En un set que se alargó hasta altas horas de la madrugada, mezcló sin remilgos techno con post punk y hard-core rock.

Gucci "dinamita" la Berlinale

Entre los invitados, nos topamos con Karen Boros, marchante de arte que junto a su marido Christian transformaron en 2002 el búnker de Berlín en una de las galerías de arte contemporáneo mas influyentes de la ciudad, la Salummlung Boros. El equipo de Gucci y sus invitados se encargarían de descubrir al día siguiente su colección privada con artistas internacionales desde 1990 hasta la actualidad. En este periplo de arte y moda, no podía faltar el cine, con el visionado horas más tarde de Transit (2018) en su premiere. La última película del director alemán Christian Petzold fue uno de los rótulos más esperados del certamen, y un fin de fiesta con una unánime reflexión. Gucci, ¿cómo se puede entrar en este selecto club?

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información