Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Carta abierta a Zapatero sobre Venezuela

El régimen ha organizado unas elecciones fraudulentas para pasar de la dictadura actual a una de partido único, estilo cubano

José Luis Rodríguez Zapatero, expresidente de España y mediador en la crisis venezolana. En vídeo, declaraciones de Zapatero.Vídeo: RICARDO ROJAS (REUTERS) / QUALITY-REUTERS

Señor Rodríguez Zapatero:

Otros artículos de la autora

He leído con indignación la carta que ha hecho llegar a la oposición venezolana después de que sus representantes rechazaran el chantaje del régimen venezolano, un chantaje al que usted llama “acuerdo”. En su carta usted carga con el peso de la responsabilidad por el fracaso del proceso de diálogo a los dirigentes opositores, mientras exonera al chavismo. Concede usted credibilidad a un régimen que la ha dilapidado mientras se muestra exigente con una oposición perseguida, encarcelada, exiliada, asesinada. Asesinada, señor Zapatero.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

No tengo que hacerle el repaso de la situación en Venezuela, señor Zapatero, usted la conoce muy bien. Hace tiempo que dejó de ser una democracia, solo hay represión, encarcelamiento, inhabilitaciones y vulneración de las leyes y de la Constitución, todo ello rodeado de incompetencia y corrupción. Resultado: una crisis social y económica que hiela la sangre de quienes amamos a Venezuela.

En lugar de dar un paso atrás, el régimen organiza unas elecciones fraudulentas para pasar de la dictadura actual a una de partido único, estilo cubano. Y usted, señor expresidente, le da cobertura, le da una plataforma aparentemente digna, se presta a lavarle la cara. Usted no es un mediador: trabaja para una de las partes, para un Gobierno que, le recuerdo, acaba de retirar a su embajador de España creando una crisis diplomática con nuestro país, con el suyo, señor Zapatero, del que usted fue presidente. ¿Cómo llamar a esto, al hecho de ignorar el conflicto de un régimen dictatorial con su propio país?

Que usted se permita hablar de sanciones “contra Venezuela” es la prueba definitiva de que está al servicio del régimen

Sus años de presidencia dejaron como legado inolvidable un uso del lenguaje que a usted y a unos pocos les parecía creativo, imaginativo, y a otros —entre los que me cuento— nos parecía falaz. Nunca cayó mas bajo la palabra “diálogo” que en los años en los que usted gobernó España, y todavía no se ha recuperado. Creo en el diálogo y lo practico cada día. Y por eso sé que no hay diálogo cuando una parte tiene toda la fuerza y la otra solo la autoridad moral (que es mucho, pero no basta). ¿Sabe por qué ha fracasado, señor expresidente? Porque usted mismo se ha creído que lo que estaba teniendo lugar en la República Dominicana era un diálogo. La oposición lo ha intentado lealmente, pero como es natural no se ha dejado pisotear, no ha cedido al chantaje ni aceptado un acuerdo ridículo y sin garantías de aplicación. Asuma usted su propio fracaso, no culpe a los demócratas venezolanos.

Una cuestión concreta de su carta me interpela especialmente: la mención a “las sanciones contra Venezuela”. No sé de qué sanciones habla. Desde luego, espero que no de las que dictaminó recientemente el Consejo Europeo tras la aprobación del Parlamento, en el cual represento a los ciudadanos. Porque usted debería saber que no ha habido ninguna sanción contra Venezuela, sino contra siete jerarcas, siete elementos del régimen de corrupción, violencia y represión totalmente probadas. Que usted se permita hablar de sanciones “contra Venezuela” es la prueba definitiva de que está al servicio del régimen. Deje de avergonzar a España y a la Unión Europea.

Beatriz Becerra es vicepresidenta de la subcomisión de Derechos Humanos en el Parlamento Europeo y eurodiputada del Grupo de la Alianza de Liberales y Demócratas por Europa (ALDE).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS