Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Michelle Williams: “Sufro por las víctimas de la tiranía de Kevin Spacey”

La actriz, gran defensora de la igualdad de la mujer en Hollywood, vive un año de grandes éxitos profesionales y de duros enfrentamientos por los casos de acoso en la industria

Michelle Williams en el estreno de 'Todo el dinero del mundo' en Los Ángeles.
Michelle Williams en el estreno de 'Todo el dinero del mundo' en Los Ángeles. Getty Images

Hace 10 años Michelle Williams era poco más que la ex de Heath Ledger. La mujer que enamoró al intérprete australiano en el rodaje de En terreno vedado (2005) y trajo al mundo a su única hija, Matilda. La pequeña Ledger ahora tiene 12 años y es casi tan alta como su madre, aunque su rostro devuelve a la vida la sonrisa de su padre, fallecido en 2008 de una sobredosis accidental con tan solo 28 años y una gran carrera por delante. Muchas más cosas han pasado en la vida de Williams, a sus 37 años una de las actrices más buscadas de Hollywood.

“Pocas son capaces de comunicar como ella en la pantalla y cooperar de tal forma fuera de ella”, dijo sobre la actriz Ridley Scott tras trabajar juntos en Todo el dinero del mundo. El filme, un thriller basado en el secuestro de John Paul Getty III, es el centro de otro drama. Scott, junto con Williams y el resto del reparto, tomaron una decisión sin precedentes, rodando de nuevo las escenas de Kevin Spacey para eliminar de la cinta al actor acusado de abusos sexuales. La película también se convirtió en el último ejemplo de la discriminación salarial de género en Hollywood cuando dejó al descubierto que Mark Wahlberg cobró mil veces más que Williams por los mismos días de rodaje. Una diferencia que el actor quiso eliminar donando su salario al movimiento Time's Up del que la actriz se ha convertido en una de sus principales voces.

Michelle Williams, embarazada, y Heath Ledger, en un estreno en 2005. ampliar foto
Michelle Williams, embarazada, y Heath Ledger, en un estreno en 2005.

Pregunta. Su éxito de los últimos meses, con dos estrenos como Todo el dinero del mundo y El gran showman además de su nominación al Globo de Oro, llega acompañado de momentos más amargos.

Respuesta. Es curioso que el cambio siempre llega acompañado de un gran sufrimiento. No hablo solo de mí cuando digo que los últimos meses han sido increíblemente provocadores, traumáticos, desconcertantes y dolorosos porque todas tenemos historias que contar. Pero tampoco se me escapa que le entregaré a mi hija un mundo mejor, más seguro. Con todo lo duro que es este momento, el optimismo me puede.

P. ¿Está enfadada con Kevin Spacey?

Michelle Williams y su hija Matilda, el pasado verano.
Michelle Williams y su hija Matilda, el pasado verano.

R. Estoy enfadada por la gente a la que ha hecho daño. Mi corazón sufre por las víctimas de su tiranía. Eso es más importante que la película. Pero no podíamos dejar que ganaran los malos, que las víctimas de sus abusos vieran su rostro por todos lados. Mi hija fue la primera en decirme que no podía permitirlo. Y yo la primera en ofrecer mi trabajo incluso gratis si era necesario. "Podéis quedaros con mi sueldo", les dije. De todas maneras no es tanto —dice entre risas—.

P. Como madre soltera y trabajadora, ¿cómo de complicado fue arreglar su vuelta a los rodajes?

R. ¡Encima la semana de Acción de Gracias! Pero para eso están la familia y los amigos. A Matilda le llovieron las ofertas. Y yo me fui a Italia con nueve tarjetas con dedicatorias de mi hija para darme ánimos los nueve días que estuve fuera. Tarjetas que me recordaban que no todos los días uno tiene la oportunidad de plantarle cara a un bully (matón).

P ¿En qué se apoyó?

R. La amistad es fundamental. El lugar en el que te sientes escuchada y notas un apoyo incondicional. Como dicen, los amantes van y vienen. El amor es combustible pero la amistad es eterna. Aunque es una pena que me suele quedar poco tiempo para cultivar la de mis amigos.

P. ¿En qué gastaría todo el dinero del mundo?

R. En comida y en el colegio de mi hija. Y si pudiera, en dormir más.

Michelle Williams con Natalie Portman, America Ferrera, Jessica Chastain, Amy Poehler y Meryl Streep con otras activistas en los últimos Globos de Oro.
Michelle Williams con Natalie Portman, America Ferrera, Jessica Chastain, Amy Poehler y Meryl Streep con otras activistas en los últimos Globos de Oro. Cordon Press

P. ¿Le gusta el color negro?

R. No está mal, es un color básico. Pega con todo. En serio, soy consciente de las divisiones que llegan con el comienzo de cualquier movimiento. Son muchos los sentimientos y las pasiones que acompañan al proceso. Es equiparable a la interpretación. Como dice Meryl Streep, no hay nada peor que los ensayos pero lo importante es lo que consigues. No podemos perder de vista la meta. Los últimos meses se han sentido como un terremoto que ha hecho temblar todo a nuestro alrededor. A algunas hasta nos ha caído un ladrillo en la cabeza. Y hace daño. Pero me alegro del coscorrón porque solo así podremos empezar a reconstruir.