Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Divorciarse como una estrella

Laura Wasser, abogada de Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow o Britney Spears, lanza una web para separarse rápido y barato

La abogada especialista en divorcios Laura Wasser durante su intervención en un programa de televisión.
La abogada especialista en divorcios Laura Wasser durante su intervención en un programa de televisión. Getty Images

Los divorcios no siempre son amistosos. Cuando incluyen fama y fortunas, menos aún. Pero tampoco tienen que acabar tirándose literalmente los trastos a la cabeza como La guerra de los Rose. Eso es lo que cree Laura Wasser, la abogada experta en divorcios más mediática de EE UU (y, probablemente, del mundo). La mujer que ha representado en sus separaciones a Angelina Jolie, Amber Heard, Kim Kardashian o Britney Spears, es una gran defensora de las separaciones amistosas. “Te ahorran dinero y te dejan controlar la situación”, dice. Por eso la contratan las celebrities. A Angelina Jolie y Brad Pitt lleva más de un año divociándolos. Y exponiendo las razones y trucos de su experiencia profesional y personal (es una madre divorciada) en su libro It Doesn't Have to Be That Way: How to Divorce Without Destroying Your Family or Bankrupting Yourself (No tiene que ser así: Cómo divorciarse sin destrozar a tu familia y sin arruinarte) se dio cuenta, además, de que podía llevar sus métodos más allá de los famosos de Hollywood o los ricos.

Con las respuestas que recibió de sus lectores, observó que había un factor más: los divorcios pueden ser amistosos o dañinos, pero en EE UU siempre son carísimos. Pueden costar una media de entre 12.000 y más de 16.000 euros. Los buenos mediadores empiezan cobrando 4.000 euros. Así, Wasser decidió crear una plataforma online y llevar su experiencia a cualquier persona. It's Over Easy (Se acabó fácil) es el nombre que le ha dado a su web de divorcios exprés. La lanzó en California y Nueva York el 25 de enero, con planes de extenderla a Nevada, Oregón, Florida y Texas a lo largo de este año, y ofrece un “proceso de divorcio rápido y simple, gracias a la inteligencia artificial, enseñanza sobre las leyes de cada estado a través de vídeos, y mediación”, explica.

Angelina Jolie y Brad Pitt llegando a una gala en Los Ángeles en 2015.
Angelina Jolie y Brad Pitt llegando a una gala en Los Ángeles en 2015. Getty Images

Laura Wasser juega con la ventaja de su nombre, hija de abogado de divorcios y 23 años de ejercicio profesional; y, sobre todo, con la del nombre de sus clientes. En los divorcios tradicionales que ha llevado, ella era la abogada que asustaba. “Siempre existe el temor a que el abogado de tu pareja sea mejor que el tuyo”, admitía estos días en la extensa promoción que ha hecho de It's Over Easy. Wasser dice que su plataforma quiere “democratizar y civilizar” los divorcios. Reconoce que no es para parejas en las que ha habido maltratos, sino para gente que puede llegar a un acuerdo sobre cómo dividir lo que han ganado juntos y dispuestos a poner a sus hijos primero. “Así lo hicieron Chris Martin y Gwyneth Paltrow. Todo el mundo dice que va a hacerlo, pero ellos sí lo hicieron”, explica.

La web ofrece una prueba gratuita y tres tipos de tarifas según los activos de cada pareja. La versión básica cuesta 750 dólares y permite descargar los formularios y propone un calendario de reparto de los hijos. La Pro (de 1.500 dólares) la recomienda para calcular la pensión compensatoria e incluye 30 minutos al teléfono con un experto en Derecho de familia. Y, por último, la Premium (por 2.500 dólares), es la mejor si hay negocios en común, quieres que ellos te tramiten los papeles y puedes tener 90 minutos de consulta telefónica y correos electrónicos ilimitados. Lo que ha hecho Wasser es sustituir al mediador, “una persona imparcial que te explica la ley”, por la inteligencia artificial. Según se van añadiendo datos, la máquina da las mejores opciones. Rápido y barato e indoloro, promete. “Aunque los divorcios son el fin de una parte de una relación y es triste, la parte legal no debería ser difícil”, dice Wasser.