Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brad Pitt, Angelina Jolie y otros divorcios interminables

Algunos medios han asegurado que la expareja ha paralizado su proceso de separación sin embargo, el retraso se debe a que ambos desean proteger a sus seis hijos

Brad Pitt y Angelina Jolie, en diciembre de 2010.
Brad Pitt y Angelina Jolie, en diciembre de 2010. Cordon Press

Esta semana Angelina Jolie y Brad Pitt sorprendieron una vez más a sus seguidores con la noticia de su posible reconciliación. La información, divulgada en el semanario USWeekly, corrió como la espuma teniendo por todo fundamento lo mucho que se está alargando su divorcio. Pero según indicó el jueves el programa ET, también sin citar fuentes, la única pausa que existe en este proceso se debe a que desde el primer día Pitt y Jolie hicieron de sus hijos su única prioridad. “Pero en su relación nada de importancia ha cambiado”, citó la misma fuente al programa empañando cualquier sombra de reconciliación.

No hay divorcio fácil y menos en Hollywood. En ocasiones el proceso va rápido, como fue el caso de Tom Cruise y Katie Holmes, que en 2012 firmaron los papeles en 10 días. Y en otras, como el de Ben Affleck y Jennifer Garner, se alarga dando pie a esa rumoreada reconciliación que casi nunca llega. Son muchas las razones. Por ejemplo en el caso de Cruise, el intérprete quiso evitar cualquier sombra de escándalo aunque según la prensa del corazón él fue el primer sorprendido de que su matrimonio con Holmes llegara a su fin tras 5 años y el nacimiento de Suri. Sin embargo, en el caso de Affleck y Garner, su prioridad como comentan las fuentes allegadas a Pitt y Jolie, fueron sus tres hijos. De esa forma aunque su separación fue anunciada en septiembre de 2015 la pareja no comenzó a tramitar su divorcio hasta el pasado abril. Y mucho de este tiempo Affleck permaneció viviendo en la casa familiar para estar más cerca de sus hijos.

Los actores Ben Affleck y Jennifer Garner, en marzo de 2014.
Los actores Ben Affleck y Jennifer Garner, en marzo de 2014. cordon press

Otra de las razones que puede estar en el centro de un largo divorcio son los acuerdos prenupciales o mejor dicho la falta de ellos. Eso le costó a Paul McCartney más de 41 millones de euros cuando quiso poner fin a su matrimonio con la modelo y activista Heather Mills, con quien tuvo una hija, Beatriz. El exBeatle nunca firmó un acuerdo con su última esposa, un olvido que le causó lo que define ahora como la peor experiencia de su vida. Michael Douglas aprendió esta lección cuando se separó de su primera esposa, Diandra Douglas, a quien tuvo que pagar 38 millones de euros por su divorcio. Sin embargo su segundo matrimonio, con la también actriz Catherine Zeta-Jones, se ha convertido en la excepción que confirma la regla. Padres de dos hijos, la pareja comenzó los tramites de su separación en 2013 tras 13 años de matrimonio, pero nunca terminaron de concretarlo. Siguen juntos y mantienen su residencia en Nueva York.