Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ben Affleck y Jennifer Garner piden el divorcio dos años después de su separación

La expareja de actores, que no firmó ningún acuerdo prenupcial, quiere resolver su matrimonio de manera amigable

Ben Affleck
Los actores Ben Affleck y Jennifer Garner, en marzo de 2014.

Toda posibilidad de reconciliación entre Ben Affleck y Jennifer Garner se ha esfumado. Desde que la pareja de actores anunciara su separación en junio de 2015, los rumores sobre el estado de su relación siempre les han perseguido, sobre todo porque desde el principio se han dejado ver en público junto a sus hijos manteniendo la tranquilidad familiar y el actor y director nunca dejó el hogar conyugal. Ahora parece que las cosas están a punto de cambiar, pues han presentado oficialmente los papeles del divorcio en el tribunal Superior de Los Ángeles (EE UU).

Casi dos años después de que la pareja hiciera pública su ruptura, ambos presentaron este jueves, y a la vez, los papeles de divorcio. En ellos, tanto Affleck como Garner, ambos de 44 años, solicitan la custodia de las tres hijos que tienen en común (Violet Anne, de 11 años, Seraphina Rose Elisabeth, de 8, y Samuel, de 5). La división de sus bienes así como también si alguno de los dos debe recibir una pensión mensual están aún por decidir, pero, según informa TMZ —el portal, por ejemplo, que gracias a su red de colaboradores publicó los papeles de divorcio de Antonio Banderas y Melanie Griffith—, la pareja no firmó un acuerdo prenupcial antes de su boda en 2005. Ello significa que las ganancias que hayan generado durante los años de su matrimonio van a ser repartidas al 50%, a no ser que decidan algo distinto pues el actor ha generado mucho más dinero que la actriz gracias a películas como Argo. El proceso, según TMZ, podría quedar resuelto en seis meses.

Según ha informado una fuente a la revista People, el proceso va a ser “superamigable”. Es más, la publicación —a la que los actores mandaron el comunicado conjunto de su ruptura tras 10 años de matrimonio— asegura que en los documentos legales para el divorcio ambos se han puesto como sus propios representantes, lo que significa que, al menos por ahora, no va a haber abogados de por medio. Incluso el caso se podría resolver sin un juez y a través de un mediador —el mismo sistema, por ejemplo, que están utilizando Angelina Jolie y Brad Pitt en el proceso de su separación—.

Ben Affleck y Jennifer Garner, con sus tres hijos, a finales del mes de marzo.
Ben Affleck y Jennifer Garner, con sus tres hijos, a finales del mes de marzo.

“Ellos siempre tuvieron en mente el divorcio a pesar de lo que la gente podía decir. Si te fijas en su primer comunicado, decía divorcio, no separación. Solo lo han hecho de la manera en que han querido y lo que ha sido mejor para sus hijos. Este ha sido el momento. Nada ha cambiado, y siguen queriendo poner a sus niños en primer lugar”, asegura otra fuente cercana a la pareja a la misma revista. Desde que anunciaron su ruptura, ambos han realizado declaraciones públicas alabándose mutuamente, sobre todo en sus respectivos papeles como padres.

La noticia sobre su divorcio oficial llega después de que el pasado mes de marzo Affleck anunciara en un comunicado que se había sometido a un proceso de rehabilitación para superar su adicción al alcohol. Justo un día después de su revelación, Garner y Affleck siguieron con su rutina, y fueron fotografiados llevando juntos a sus tres hijos a la escuela. Según han actuado en el pasado, es probable que a pesar de su divorcio oficial esa imagen no tarde en volver a verse.

Más información