Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inmunoterapia contra el cáncer: un nuevo paradigma

Una combinación de dos estimulantes del sistema inmune cura cinco tipos de cáncer en ratones modelo

Cualquier cosa que tenga un acelerador debe llevar también un freno, y el sistema inmune es un ejemplo exquisito de ello. Su principal función es destruir a los agentes invasores –virus, bacterias, hongos, parásitos—, pero eso requiere disponer de un arsenal armamentístico que, en las manos del general incorrecto, o simplemente salido de madre por error u omisión, se convierte en un riesgo letal para su propietario. La artritis, el lupus, la diabetes de tipo I y otra cincuentena de enfermedades autoinmunes se deben que el sistema inmune del paciente se excede en sus funciones y reacciona contra sus propias células. Y al revés, las inmunodeficiencias que nos desprotegen de la infección y el cáncer se deben a que el sistema tiene demasiado pisado el freno. Jugar con ese delicado balance es una de las líneas de investigación más prometedoras contra el cáncer, la inmunoterapia, como puedes leer en Materia.

Las inmunoterapias convencionales (es decir, las que tienen más de una semana de viejas) intentan, y consiguen a veces, emular la asombrosa especificidad del sistema inmune, personalizando la terapia para cada tumor y cada paciente. La nueva estrategia no emula, sino que aprovecha con descaro la especificidad del sistema inmune. La combinación de dos moléculas estimuladoras del sistema inmune se inyecta directamente en el tumor, donde ya estaban infiltradas las células inmunológicas específicas para ese tumor. Al estimular a esas células específicas, el cóctel de dos fármacos consigue que la inmunidad natural destruya el tumor primario (donde se ha inyectado el cóctel), y de paso los secundarios que pudiera haber en cualquier otro órgano.

Son ratones modelo, diseñados para que sus tumores sean una auténtica réplica de un tumor humano de mama, colon, piel o sangre

La investigación es en ratones, pero fíjate en tres cosas: primera, son ratones modelo, diseñados para que sus tumores sean una auténtica réplica de un tumor humano de mama, colon, piel o sangre. Segunda, que el trabajo se publica en Science Translational Medicine, justo la revista de referencia en medicina traslacional, la que centra su lupa en los avances de investigación básica que prometen una aplicación a la clínica a corto plazo. Y tercera, que los científicos ya están reclutando a 15 pacientes pioneros que quieran someterse al cóctel, en su propia ayuda o en la de los que vengan después. Los dos componentes del cóctel ya están en ensayos clínicos por separado, de modo que probar su combinación puede ahorrarse un montón de papeleo. Y lo más probable, en cualquier caso, es que los 15 pacientes que se apunten no tengan nada que perder.

La inmunoterapia, en realidad, se inventó hace 500 millones de años, cuando el sistema inmune evolucionó a partir de un transposón, un virus que ha perdido la capacidad de infectar a las células vecinas, pero que sigue moviéndose por el genoma como un espíritu inquieto. Nuestro sistema inmune está todo el rato destruyendo los tumores incipientes que inevitablemente surgen en cualquier parte de nuestro cuerpo a lo largo de la vida. El gran reto es estimularlo cuando no puede con el tumor. La idea parece buena, y cada vez mejor.

 

LA CIENCIA DE LA SEMANA es un espacio en el que Javier Sampedro analiza la actualidad científica. Suscríbete a la newsletter de Materia y lo recibirás cada sábado en tu correo, junto con una selección de nuestras mejores noticias de la semana.

Más información