Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Sexo BLOGS Coordinado por CELIA BLANCO

AVISO: CONTENIDO PARA ADULTOS

Este contenido es para adultos.
Si no tienes la edad legal para acceder
o lo consideras inapropiado puedes salir ahora.

Salir

Coincidencia sexual

La de cosas que suceden a la vez si buscamos la cama apropiada para juntarlas

Coincidencia sexual

Esta semana todo el mundo hablando de la luna y de las cosas mágicas que podían pasarnos.Yo he llenado mis fantasías sexuales de fútbol, sexo y apocalipsis varios.

Gianluigi Buffon cumple años el día que yo hago 13 años con mi último marido, ese con el que no me quiero casar. Lo que es una simple casualidad, a mí me da por conferirle una importancia sobrehumana. Lo que es una mera coincidencia lo vivo como la señal. ¡Por fin! se han escuchado mis ruegos. Ambos son enormes y les gusta el juego. Al primero le salpicó toda la mierda de los partidos amañados del Calcio, pero acompañó a su equipo por la serie B y no quiso fichar ni por los grandes que lo tentaron. El otro, desde que es chaval, le tiene ley al 856. Desde que su madre salvara el culo de toda la familia jugándose las últimas perras que le quedaban a un cuponcito de los que eran troquelados. Encima son porteros. Con lo bien que me he llevado siempre con ellos, ya fueran los de la Sala el Sol o el de mi domicilio. No solo por ser mujer; a Ernesto el de mi edificio, no lo conquistaba ni la Schieffer por muy buena que estuviera. Porteros. Uno en la Juventus de Turín y en la selección italiana y el otro en la pachanga de la Chopera. Cancerberos de enormes manazas, muestrarios de pollas, les recuerdo. ¿Saben por qué me llaman la atención las manos inmensas? Porque con esos dedos se hace justo lo que imaginan: Ahondar entre nuestras piernas emulando a todos esos amantes con los que, por supuesto, podríamos acostarnos. A la vez, me refiero.

Quizás presupusieron que, como soy la del sexo, no tenía los mismos problemas que el resto de los mortales. Pero no. Me pasa lo mismo que a ese grueso de mujeres que, por más que insisten, no convencen a sus mariditos de hacer un trío con otro tío. Eso sí, si invito a una amiga, todos dispuestos. Sé que los más jóvenes lo tienen superadísimo, pero los de mi generación demuestran su masculinidad negándose a descubrir un placer desconocido por el simple hecho de su localización. No tengo el gusto de calzar próstata pero hablan de sensaciones absolutamente desconocidas. Solo por eso merece la pena. Científicamente no se ha confirmado que sea más intenso, pero oye, algo tendrá el agua cuando la bendicen.

También acabo de estrenarme sexualmente en Canarias. Nunca tuve amante insular, así que Inspíreme ha confirmado todas mis sospechas. No sé por qué a los canarios siempre les presupuse un arte amatorio que no se lo presupongo, por ejemplo, a los zamoranos. Prejuicios idiotas. El caso es que Inspíreme (lo peta) fue muy inspirador... Dos iluminados (Paula y Darius) se inventaron una cita inconcebible argumentando la necesidad vital por hablar de lo que no se habla: "La gente piensa que no nos importa nada, que estamos todo el día con los móviles o de fiesta, pero no han entendido que el problema está en que no saben comunicarse con nosotros y ni siquiera hacen un esfuerzo por entendernos". Y este año entraba la sexualidad en todas sus posibilidades, incluida yo.

El presentador y creador, Darius Cozma, quien lee el cue al nivel de Carme Chaparro. ¡Madre mía como lo descubran en Telecinco! Une copresentadores, Álex Mercurio, deléitense, cuyo lenguaje inclusivo debería estudiarse en los colegios. Veinte años después de la hecatombe política, musical y social que supuso Dana Internacional, se calzó sus once centímetros de taconazo para pasear un tremendo bigote germano.

Puto Chino Maricón encantado de haberse conocido y de haberse reinventado después de ser despreciado por ejercer de lo que es. Pagaría por ver las caras de los que pegaban en el instituto a Chenta Tsai, que así se llama el puto chino maricón, si se enteraran que no solo es "el artista pop más corrosivo de la red", también se ríe de su propio sufrimiento firmando proyectos como arquitecto, que es de lo que come.

Filip Custic, con su falda, sus pendientes, reliquias e imágenes convertidas en escapularios. Fotógrafo y pedazo de artista responsable de la campaña de aniversario de Camper por los treinta años de Twins, la legendaria colección de iguales dispares. Multidisciplinar hasta decir basta. Y encima tímido. Un lujo. 

Chenta Tsai, Puto Chino Maricón para los enemigos

Diana Aller arrancando su discurso con el número de mujeres asesinadas el año pasado por hombres: casi cien, 98 para ser exactos y obligando a los presentes a que reconociesen hasta qué punto se despatarran y ocupan hasta el espacio vital femenino. Guionista fabulosa que ojalá inundara con sus reflexiones todas las series de ficción posible para que los referentes femeninos se parezcan en algo a ella.

Ms Nina, más de 82.000 seguidores en Instagram, una cordobesa de la otra Córdoba, la de Argentina que reivindica el reguetón "feminista, libre y un poco cani" pero que arrasa con canciones, "con una rima facilísima", como ella misma dijo. Será fácil pero efectiva. Tanto como para tener vídeos en YouTube con más de un millón de visitas.

Y una Súper, de nombre Paula, que no apareció en escena pero manejó todo el cotarro desde su talla XS.

Ms Nina, la cordobesa del reguetón feminista

Jamás había tenido el más mínimo contacto sexual en las Canarias y salí a reventar de allí. Inspíreme (lo peta) fue un chute de adrenalina y todo un ejercicio divulgativo. Una apuesta gloriosa de información, motivación, diversidad sexual y artística a niveles insospechados. Por eso, al terminar todo, cuando aquella mujer se empeñó en conocerme, accedí inmediatamente. Lo primero que me dijo es que éramos de la misma edad "aunque no lo parezca". Me agradeció el discurso "por hablar de cosas que jamás me planteé" y después sacó de su bolso su libro preferido. Quería regalármelo. Me suplicó que intentara entender todo el amor que aquel libro emanaba. Y me pidió, por favor, que si el protagonismo del mismo anidaba en mi interior, lo incluyera como argumento en mis puestas en escena. Acepté.

Lo mismo me encuentro todas mis perversiones una detrás de otra. ¿Contemplará la Biblia el trío como pecado?