Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Héroes de la Antártida

La exploración de las regiones polares ha sido posible gracias a legendarios personajes, algunos de los cuáles nos los acerca el científico y escritor Javier Cacho en sus libros

'Un caballero muy valiente', de John Charles Dollman (1913).
'Un caballero muy valiente', de John Charles Dollman (1913).

Tomo prestado el título de esta nueva entrada del blog de un conocido tema musical del grupo Mecano, dedicado al Capitán Scott y a los cuatro hombres (Wilson, Evans, Bowers y Oates) que le acompañaron en su intento frustrado de volver con vida tras alcanzar el polo sur. Llegaron allí el 17 de enero de 1912, un mes después de hacerlo el explorador noruego Roald Admunsen. Ver instalada allí una tienda de campaña con la bandera noruega fue un duro golpe para los británicos, que emprendieron el viaje de vuelta abatidos y a merced de unas durísimas condiciones meteorológicas, lo que terminó costándoles la vida.

Por cierto, volviendo al tema de Mecano, en la letra se comete un error de bulto, al identificar el polo sur con el punto de latitud cero, en lugar de con los 90 grados de latitud geográfica, como corresponde a cada uno de los polos terrestres.

Javier Cacho mirando al horizonte durante una de sus campañas antárticas.
Javier Cacho mirando al horizonte durante una de sus campañas antárticas.

La historia de las regiones polares está salpicada de grandes gestas, llevadas a cabo por legendarios personajes que han escrito algunas de las páginas más bellas de la exploración de la Tierra. Gracias a uno de nuestros científicos antárticos, el físico Javier Cacho —reconvertido en escritor de éxito—, disponemos en las librerías de tres atractivos libros en los que se cuentan con gran detalle los avatares de algunos de aquellos primeros exploradores polares.

El interés de Javier Cacho por la historia de las exploraciones polares se remonta a sus inicios como investigador antártico. Antes de que se desvelara la presencia del agujero de ozono en la Antártida, se había empezado a interesar por el importante papel que desempeña ese gas en la estratosfera. Comenzó a estudiar el asunto a finales de los setenta y siguió con ello durante su etapa en el INTA, que inició en 1985 y donde dirigió el Laboratorio de Estudios de la Atmósfera. Saltaron entonces las alarmas sobre la destrucción de ozono que estaba teniendo lugar en la Antártida, lo que propició, en 1986, su participación en la primera expedición científica española a territorio antártico. Volvería allí varias campañas más, algunas de ellas como Jefe de la BAE Juan Carlos I.

Módulo iglú de la BAE Juan Carlos I, en la isla Livingston.
Módulo iglú de la BAE Juan Carlos I, en la isla Livingston.

Paralelamente a sus investigaciones antárticas del ozono, Javier se fue convirtiendo en un estudioso de la vida de los personajes que pusieron su punto de mira en las regiones polares. En 2011, publicó en la editorial Fórcola Admunsen-Scott: Duelo en la Antártida, primer libro de la trilogía, dedicado a dos de los exploradores polares sobre los que más se ha escrito –particularmente de Scott–. Este ensayo tuvo una buena acogida, consagrando a Javier Cacho como escritor de estas temáticas.

Dos años después –en 2013– le tocó el turno a Ernest Shackelton, uno de los más grandes personajes polares de todos los tiempos. Un líder que antepuso la seguridad de sus hombres a cualquier otra cosa, incluida la gloria de ser el primero en alcanzar el polo sur. Shackelton, el indomable fue el expresivo título elegido por Javier Cacho en este segundo libro de su trilogía. A este título se sumó a finales del año pasado otro no menos sugerente, dedicado a otro de los grandes exploradores polares. “Nansen, maestro de la exploración polar” (Fórcola, 2017). Las lecturas de los libros de Cacho no defraudan, más bien cautivan y permiten conocer multitud de detalles de la primera etapa de la exploración polar, y conocer a fondo a aquellos legendarios héroes y su inmenso legado.